Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

José Mujica en sus palabras, de Darío Klein y Enrique J. Morás

viernes 20 de noviembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!

¿Acaso el propio autor no lo anunció un día como voluntad o entendimiento?: “Soy un poeta frustrado. Siempre me gustó trabajar con las palabras”.

La palabra sencilla es la más difícil de decir, pues exige compromiso y actitud interiores para ser formulada con verdad, con sinceridad, y eso lo percibe el lector de inmediato. Es lo que los clásicos solicitaban del buen decir, de la función del lenguaje.

“José Mujica en sus palabras”, de Darío Klein y Enrique J. Morás
José Mujica en sus palabras, de Darío Klein y Enrique J. Morás (Debate, 2020). Disponible en Amazon

José Mujica en sus palabras
Darío Klein y Enrique J. Morás
Entrevistas y testimonios
Debate
Barcelona (España), 2020
ISBN: 978-8417636753
208 páginas

Pues bien, podríamos decir que un libro como el presente “le viene dado” al crítico, y ello por dos razones:

  • de una parte por la fuente. José Mujica es poseedor de un lenguaje llano y directo, didáctico y sencillo hasta el punto que quien le escucha aminora el esfuerzo de escuchar (o leer) por cuanto es bien fácil entenderle (incluso con su aquel de ritmo musical, que se deriva del propio lenguaje). Su decir de escuela primaria en el mejor sentido, lleno de sensatez y de llamada al equilibrio y la concordia, consiguen transmitir el argumento sin esfuerzo y además, y por ello, le dota de sinceridad, esto es, el oyente-lector tiende de primeras a otorgarle su confianza. En política, se aproxima mucho a un ejemplo de democracia;
  • de otra porque facilita la labor del crítico. Si éste ha de tener como fin fundamental el invitar a la lectura, señalando aquellos bienes en el argumento y la lengua que den valor al discurso, aquí los ejemplos se desgranan solos como uvas nutritivas de un racimo jugoso y madura. Sean:

Soy de los que piensan que algún día la humanidad construirá esas sociedades, pero mucho antes tendrá que haber multiplicado mucha riqueza, mucho conocimiento y mucha cultura, porque es inútil querer igualar de arriba hacia abajo: la gente clama por lo inverso.


La historia la cambian los colectivos. No hay grandes hombres que cambien el rumbo de la sociedad, sino que se cambia con gigantescas correntadas de pueblo que tengan fuerza para torcerlo. Necesitamos del conjunto, en soledad no somos nada.


Para mí, el primer requisito de la política es la honradez intelectual. Si no existe honradez intelectual todo lo demás es inútil. A la larga no hay mejor lenguaje que la verdad de lo que las cosas son. Si es fracaso es fracaso, y se debe asumir.


Para mí los bichos son fundamentales. Hay que aprender a quererlos porque son los compañeros de la vida.


Nada vale más que la vida, ¡luchen por la felicidad! Y la felicidad es darle contenido a la vida y rumbo a la vida, y no dejar que te la roben. Para eso no hay receta, está acá, en la conciencia.

Pues eso: sea, lector. A tu tarea provechosa.

 

Nota bene

¿Acaso el propio autor no lo anunció un día como voluntad o entendimiento?: “Soy un poeta frustrado. Siempre me gustó trabajar con las palabras”. Poesía como verdad, como esa “arma cargada de futuro”.

Jordi Évole, una vez más y oportunamente, da buena prueba en el breve prólogo de su conciencia crítica.

Ricardo Martínez-Conde
Últimas entradas de Ricardo Martínez-Conde (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo