XXXIV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE • Hasta el 24 de junio de 2021
Saltar al contenido

Nietzsche, de Friedrich Georg Jünger

miércoles 22 de noviembre de 2017
¡Compártelo en tus redes!

Nietzsche
Friedrich Georg Jünger
Herder
Barcelona (sp), 2017
ISBN: 9788425437151
248 páginas

La figura de Nietzsche habrá de perdurar, necesariamente, como verdadero discurso humano —hacia adentro, hacia lo vivido con preocupación, no como elaborada y sonora narración frívola de cuanto ahora se estila como comportamiento—, y ello por razón de cuánto su inteligencia ha destinado a indagar en el silencio significativo, en la soledad del hombre nuevo (siempre nuevo en la medida en que cada cual actualiza en sí el destino propio y la duda), en esa soledad frente a sí y, sobre todo, frente al poder, sea ello los dioses o los actos dominantes de los poderosos.

Perdurará, creo, porque en él el lector atento hallará consuelo en la comprensión de sus preocupaciones, sosiego en la solvencia y brillantez de su pensamiento, vías de existir en la percepción sagaz de lo observado. En algún sentido su obra ha constituido formalmente una guía, una referencia necesaria de pensamiento, de adopción de la realidad en la cultura contemporánea.

El libro constituye, sin duda, un acercamiento —interior, reflexivo— al hombre atribulado de hoy.

Hay un ejemplo alusivo que considero relevante en el análisis —detallado, delicadamente estudiado— de Jünger a propósito de una de las expresiones —el comportamiento social, la necesidad casi enfermiza de protagonismo— más visiblemente vigentes en lo que podríamos llamar el hombre nuevo. Dice el biógrafo: “La figura del actor es crucial en relación con el problema del nihilismo”, y añade, un poco más adelante: “El actor es el único capaz de arrojar luz acerca del nihilismo (que, añado, es el resultado moral del comportamiento consciente, mas denuncia a la vez del comportamiento fingido). La primera pregunta que tenemos que hacernos es: ¿quién es este actor? Nietzsche define el nihilismo en La voluntad de poder, donde escribe que el nihilismo es el hombre que, respecto del mundo tal como es, juzga que no debería ser, y, respecto del mundo tal como debería ser, juzga que no existe”. Y, al poco, continúa Jünger: “Es imposible imaginarse una interpretación más acertada de la figura del actor; podríamos extrapolarla así: el actor es el hombre que representa lo que no es, y que es lo que no representa”.

¿Se habla aquí del político? ¿Tal vez del hombre común vencido, ganado por las necesidades? El libro constituye, sin duda, un acercamiento —interior, reflexivo— al hombre atribulado de hoy, más, por extensión, tal vez al hombre de siempre, consciente y, a la vez, elector de algún tipo de fingimiento como actitud social.

Ricardo Martínez-Conde
Últimas entradas de Ricardo Martínez-Conde (ver todo)

El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio