Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Clorodiaxepóxido, de Jorge Etcheverry
(extractos)

lunes 29 de marzo de 2021
¡Compártelo en tus redes!
“Clorodiaxepóxido”, de Jorge Etcheverry
Clorodiaxepóxido, de Jorge Etcheverry (Montecristo Cartonero, 2017).

Clorodiaxepóxido
Jorge Etcheverry
Poesía
Montecristo Cartonero
Chillán Viejo (Chile), 2017
108 páginas

Cornucopia

Cornucopia todavía pero hasta cuándo
Serán los mismos tesoros en tu seno
Los que nos ahogarán
La imagen que liga la tierra a la mujer
No es tan exacta
Hasta cuándo va a parir
Será su fruto veneno o vida
Las olas negras del petróleo nos anegan
Nos dan la vida y nos la quitan
Más bien como un aborto a futuro
En una clínica de barrio
En que ambas mueren
La madre y la hija
Mientras médicos y enfermeras
Discuten partidos de fútbol
La última película
taquillera

 

De la risa y la sangre

Eran otros tiempos
Otra ciudad
la de diarios matutinos con espacios en blanco
por los recortes a última hora
que ordenaban los militares
Desaparecían los periodistas
junto a sus reportajes
Pero la gente se contaba en las fiestas
chistes sobre el pinocho
Le imitaba esa voz gangosa
tan chilena
Aunque los comentaristas radiales
fueran hechos callar para siempre
y sus comentarios reemplazados
por el hit más a la moda
Otro continente, claro
Los espacios y sujetos
han cambiado
pero el humor puede seguir siendo
arma de combate
sinó pregúntenselo a Parra
Eso sí
Van a tener que andarse con cuidado
No sea que la interpretación torcida
de algún libro sagrado
O algún oficial de civil
o de uniforme
—ya más al viejo estilo—
Encarnando al poder que sea
Los borre de esta tira cómica
Del mundo

 

Desaventurero

Que deambula
Desoyendo los mitos
Minimizando la historia
Tratando de alargar sus días
Aplicando un sano ejercicio proveniente de la física
A mayor extensión menor concentración
“Así al limitar el mundo a mis cuatro esquinas
El número de mis anécdotas a las esenciales y repetidas
Haré que me dure más la cuerda del reloj
Ese que llevamos a cuestas
Desde que nacemos
Como el pistilo único de una flor perenne
Se estirará mi vida hacia lo alto
Mientras las demás se expanden a paso rápido
Hasta la delgadez desapareciente”
Me dijo
Fumando su cigarrillo electrónico
Saboreando su descafeinado

 

Danzarinoma

Flores como vaginas
¿Es la imaginación un don universal?
A veces
Así parece
(Se acaricia cuidadosamente la barba)
¡Vuelve a tus libros!

 

Murciélagos pardos
En lontananza

Era el signo que ella insinuaba
En los gestos de su danza
Que se petrificaba a veces
Como oyendo un llamado
—O mejor
Una nota musical
—clásica
De harpa o más moderna
La trompeta con sordina del Night Club
Lo que me hace frente a un trago
De vago color verde
Volar como otro murciélago

 

El pequeño dios de Huidobro piensa en su posible santidad

Para la canonización
Se exige que el candidato o candidata
Haya efectuado milagros
Y que haya testigos
Mis dos únicas instancias testificadas
Han sido dos disoluciones de tormenta
Por medio del soplido
Separadas por un intervalo de varios meses
La testigo principal sin embargo
Alega que se trata de simples coincidencias
Tengo que reconocer que ambas ocasiones
Salía del café medio curado
Más relevante me parece
Que un cuadro mío
Hace dos o tres años
haya desencadenado la primavera árabe
Esa pintura figura como portada de un libro
Que no quiero nombrar
Desgraciadamente carezco de testigos

 

Alimentología

De la mano a la boca
De la tierra salen las plantas
Crecen los árboles frutales y de los otros
Las nubes atraviesan el cielo, algunas estallan en aguaceros
Después desaparecen, dejan paso al sol
Que calienta la tierra, hace brotar semillas
Que crecen en frondas y tallos
En ramas, flores, apéndices, hojas, frutos
Hacia abajo en raíces
Nosotros vemos todo esto
Con los ojos con que contamos
Más o menos entre el metro cincuenta y los dos
Por encima de la tierra
Otros seres verán desde diversa perspectiva
En otra gama de colores
Quizás
O múltiples imágenes que se recombinan
En radios de más de 180 o menos
Entonces a lo que vamos
Las manos ahuecadas, el agua
Hacia la boca
El alimento que a la postre viene de lo natural
También a la boca
La inevitable adición de la ingestión
Que se siente frente a todo otro ente natural
Que le decimos
Ya sea volando alto o bajo
Reptando, caminando a cuatro patas
Deslizándose
Frente a todo matorral
Bosque o planta
El romántico paisajista que instala su caballete
Frente a un paisaje del tipo que sea
El trotador para quien el entorno es una pista
El científico naturalista o astrónomo
Quienes toman muestras varias
Desde diversas especialidades
O uno simple mortal
Deambulador de calles de ciudades
Ocasional visitante o vidente de lo que llamamos el campo
Aún con el estómago lleno
Ven o presupuestan ahí quiéranlo o nó
De manera implícita o explícita
La fuente, la variedad sensorial
La saciedad y el hambre
El alimento
Y no es despreciable o degradante
Es
Y por eso quizás bueno
Como ocurre en general en el plano de las cosas
Y no desgraciadamente en el orden de cosas
Que secretan las personas

 

La paz que se busca

Que se agazapa en todos los libros sagrados
En todos los programas políticos
Que se extendería a todos todas
Como un gran pájaro sus alas cubriéndonos
La que no se busca la mentada
Paz de los cementerios
Ambas se enlazan como cadenas cromosómicas
En los genes de la historia
Esa mujer ambigua
Como todas

Jorge Etcheverry
Últimas entradas de Jorge Etcheverry (ver todo)