Voy volver a ver la película, sin duda se me han escapado detalles que este interesante ensayo me ha hecho notar y siento que me invita a transitar de nuevo por los canales de Venecia, esa ciudad que es imposible no amar cuando uno se pierde entre sus “vicolos” y extravía el tiempo.

0
0
Responder