Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
La fiebre del oro. King y Sábato inauguran la última fiebre de Internet.

Material especial
Letralia surte de información cultural a Todito.com. Un acuerdo mutuo entre nuestra revista y el portal mexicano para compartir visitantes.

Noticias
Rulfo enamorado. 81 cartas de amor que le escribiera el autor de Pedro Páramo a su esposa Clara Aparicio son reunidas en Aire de las colinas.
La feria olvida. La Feria del Libro de Madrid se desarrolla sin problemas mayores por aquello de las listas.
El Gabo no es cursi. Gabriel García Márquez niega haber escrito "La marioneta", poema que se le atribuye en diversos medios de comunicación.
Murió el rey del mambo. Tito Puente falleció en Nueva York después de una operación de 17 horas.
Monterroso premiado. El escritor guatemalteco Augusto Monterroso se convirtió en el vigésimo premio Príncipe de Asturias.
Sábato electrónico. El diario argentino El Clarín publica en Internet el libro de reflexiones La resistencia, de Ernesto Sábato.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
E-Libro.net. El libro electrónico no sólo es una realidad: usted podría ganar dinero con ello.

Artículos y reportajes
Darío, Mallarmé et alt: la revolución finisecular. El ensayista argentino Jorge Ariel Madrazo analiza la sociedad en la que surgió el modernismo.
La escritura literaria: ¿cómo nace la palabra poética? Para el crítico venezolano Rafael Rattia, la palabra perfecta tiene un tempo exacto.
El Año del Dragón: Chinatown, La Habana. Los chinos de Cuba han sufrido, según el periodista Arnoldo Varona, tantas vicisitudes como los naturales.

Sala de ensayo
La hora del arte. ¿Cuál es el arte que nos interesa? La investigadora española Elisa Rosales explica cuál es, al menos, el que le interesa a ella.
La imagen de la mujer en Diana Cazadora. La escritora colombiana Nubia Amparo Ortiz Guerrero analiza la novela de Clímaco Soto.

Letras de la
Tierra de Letras

Amantes
Triunfo Arciniegas
Poemas
Sergi Puertas
Cubanitos de papel
Ángel González
Poemas
Jacqueline Sokolovic
El honrado Yago
Adrián Rodríguez Solórzano
Dos poemas
Claudio Nervi
Adán Lara ama a Amanda Carla Mazza (drama)
Carlos Alberto Nacher
El bolsillo
Antonia Núñez
Cinco relatos breves
Guillermo González Ruiz
Un poema
Francisco Sanmartín Moreno
Sinatra y el Soya
Arianna Castañeda
Tres poemas
Mónica Reveles Ramírez
El sargento Menéndez
Evelyn Aixalà Pozas

El buzón de la
Tierra de Letras

Niños leyendo clásicos
Literatura contemporánea

El regreso del caracol
La sed de los cadáveres, Armando González Torres
La camena, Mario Mele
Gente del mundo, Alberto Chimal
Aguaje, Carmen Váscones
Pedro Emilio Coll, un excéntrico del Hamlet Club, María Narea


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Año V • Nº 89
5 de junio de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Sala de Ensayo

Comparte este contenido con tus amigos
Dana y Calixto La imagen de la mujer en Diana Cazadora

Nubia Amparo Ortiz Guerrero

Podemos decir que en Diana Cazadora, la obra del colombiano Clímaco Soto, la imagen de la mujer como que no es demasiado importante o vital para su obra. Esto debido a que la misma narración de los hechos se inicia con situaciones diferentes y nada concernientes a la relación hombre-mujer.

Hay una descripción del lugar donde se van a desarrollar los hechos. Sólo en la 3ª secuencia de 7 que presenta la obra se menciona a la mujer. Pero esta simple conjetura no puede valorar que la imagen de la mujer tenga un alto o bajo valor para el autor. Creemos que esta técnica es para iniciar la etapa de ruptura que la obra nos va a presentar.

A diferencia de otras obras que llevan título de mujeres, Diana Cazadora no inicia su narración sobre la mencionada Diana. Las tradicionales obras que se han escrito hasta esta fecha, de entrada nos presentan a la protagonista y el mundo que las rodea. En Diana Cazadora no sucede así, aquí un primer punto de ruptura narrativa que producirá la obra de Soto.

El ideologema mujer construido en Diana Cazadora, podemos decir, no es el reflejo de un acontecer acaecido al autor, es más bien el reflejo de toda una sociedad, en especial la bogotana de finales y comienzo de siglo. De una sociedad que marcaría a todos por ser diferente en todos sus aspectos: sociales, políticos, culturales, económicos, religiosos, etc. De ahí que la mujer no pudiere ser la misma romántica, enfermiza, soñadora y valiente que se enfrenta a un mundo tan pasivo como ella. Diana Cazadora como mujer en la obra es diferente y es igual a ese cambio de la sociedad. Volvemos a que es rupturadora hasta en su condición de mujer como tal con respecto a todas las tradicionales.


¿Quién fue Diana Cazadora?

La narrativa colombiana manejaba nombres como María, Tránsito, Manuela, Dolores, Teresa la Limeña, etc., como homenaje a la mujer cautiva, romántica de la época. Si la obra del chato Soto iba a ser de ruptura, su nombre debía empezar por ello. El mismo Soto decía al respecto: "Los nombres deben ser recordados y disidentes. Que al leerlos nos den una idea precisa de la persona. Diana Cazadora fue por su concepción mitológica alguien que no quiso ser corriente sino especial" (La Gruta Simbólica).

En la mitología romana Diana Cazadora, en la mitología griega Artemis. Artemis forma la contrapartida femenina de su hermano gemelo Apolo, con el cual coincide enteramente en cuanto a su significación natural, pues, lo mismo que él, es una deidad de la luz que dispensa bendiciones, pero también envía la muerte y la perdición. Maneja con destreza el arco, cuando se enfrenta animosamente con monstruos y gigantes como cuando se ve en la precisión de doblegar la soberbia de los hombres. Siempre va acompañada de un séquito de ninfas. Se conoce de dos hombres que osaron desafiarla y uno fue convertido en constelación gracias al apoyo de Júpiter, era Calixto. Otro fue Acteón, a quien lo metamorfoseó en ciervo y luego lo hizo despedazar por sus propios perros.


¿Por qué Diana Cazadora?

Según la mitología griega se llama Artemis y Diana Cazadora en la romana. Creo que esa chispa, ese humor del cachaco Soto, lo hizo pensar en esa dualidad que posee este nombre y da lugar a que la mujer protagonista de su obra tenga esos mismos poderes.

Diana Cazadora nombre de batalla y el verdadero Adriana Mortero. De acuerdo a los especialistas, Adriana viene del griego Artem o Artemis y Montero, es relativo al campo, al amor del campo. Y si vemos las cualidades y los defectos en espacios diferentes y situaciones parecidas. Todas relacionadas con hombres, terminan funestamente para ellos.

Los hombres como Calixto, Acteón, corren igual suerte que Fernando, mueren o son destruidos por los poderes de Diana Cazadora.

Acteón como Fernando mueren destruidos por la misma pasión que sienten por ella. Diana los hace rebajar hasta el punto de ver una total degradación del ser humano que los lleva a la muerte, sin importarle a nada de esto.


Diana Cazadora, ¿reflejo de una sociedad?

Diana como mujer representa en la obra a la sociedad bogotana de principios de siglo. Nos da una visión de los intereses mezquinos del gobierno de la época. Recordemos que en esta etapa denominada de la Regeneración, el país se ve abocado a una serie de fallas que invaden todos los campos. Hay cierta preferencia por aquellos políticos y dirigentes que apoyan al gobierno y hay cierto rechazo a quienes están en contra.

Se puede decir que Fernando Acosta es la población que, al verse atraída por Diana, pierde todo, hasta su integridad por ella, y cae en lo más bajo hasta el punto de desfallecer. Algo parecido le sucede al pueblo por el sistema de gobierno. Es pisoteado, no hay benevolencia y termina siendo un adicto al poder o en contra del mismo, llevando consigo la destrucción y el caos a cuestas.

Diana es admirada con cierto rechazo, las demás mujeres ven con malos ojos la actuación de ella, pero es tema de conversación. Igual sucede en la política, el pueblo lo está viviendo y soportando pero todos bajo cuerda no comulgan con esas ideas del gobierno.

Diana Cazadora de Soto nos ofrece un análisis interesante de la política de finales y comienzos de siglo, tan es así su importancia que historiadores franceses han encontrado en esta obra una rica fuente documental de tales hechos. Invitamos a hacer una lectura intertextual para mirar qué aportó Soto al análisis de la política colombiana del siglo XIX y XX.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras