Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
La fiebre del oro. King y Sábato inauguran la última fiebre de Internet.

Material especial
Letralia surte de información cultural a Todito.com. Un acuerdo mutuo entre nuestra revista y el portal mexicano para compartir visitantes.

Noticias
Rulfo enamorado. 81 cartas de amor que le escribiera el autor de Pedro Páramo a su esposa Clara Aparicio son reunidas en Aire de las colinas.
La feria olvida. La Feria del Libro de Madrid se desarrolla sin problemas mayores por aquello de las listas.
El Gabo no es cursi. Gabriel García Márquez niega haber escrito "La marioneta", poema que se le atribuye en diversos medios de comunicación.
Murió el rey del mambo. Tito Puente falleció en Nueva York después de una operación de 17 horas.
Monterroso premiado. El escritor guatemalteco Augusto Monterroso se convirtió en el vigésimo premio Príncipe de Asturias.
Sábato electrónico. El diario argentino El Clarín publica en Internet el libro de reflexiones La resistencia, de Ernesto Sábato.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
E-Libro.net. El libro electrónico no sólo es una realidad: usted podría ganar dinero con ello.

Artículos y reportajes
Darío, Mallarmé et alt: la revolución finisecular. El ensayista argentino Jorge Ariel Madrazo analiza la sociedad en la que surgió el modernismo.
La escritura literaria: ¿cómo nace la palabra poética? Para el crítico venezolano Rafael Rattia, la palabra perfecta tiene un tempo exacto.
El Año del Dragón: Chinatown, La Habana. Los chinos de Cuba han sufrido, según el periodista Arnoldo Varona, tantas vicisitudes como los naturales.

Sala de ensayo
La hora del arte. ¿Cuál es el arte que nos interesa? La investigadora española Elisa Rosales explica cuál es, al menos, el que le interesa a ella.
La imagen de la mujer en Diana Cazadora. La escritora colombiana Nubia Amparo Ortiz Guerrero analiza la novela de Clímaco Soto.

Letras de la
Tierra de Letras

Amantes
Triunfo Arciniegas
Poemas
Sergi Puertas
Cubanitos de papel
Ángel González
Poemas
Jacqueline Sokolovic
El honrado Yago
Adrián Rodríguez Solórzano
Dos poemas
Claudio Nervi
Adán Lara ama a Amanda Carla Mazza (drama)
Carlos Alberto Nacher
El bolsillo
Antonia Núñez
Cinco relatos breves
Guillermo González Ruiz
Un poema
Francisco Sanmartín Moreno
Sinatra y el Soya
Arianna Castañeda
Tres poemas
Mónica Reveles Ramírez
El sargento Menéndez
Evelyn Aixalà Pozas

El buzón de la
Tierra de Letras

Niños leyendo clásicos
Literatura contemporánea

El regreso del caracol
La sed de los cadáveres, Armando González Torres
La camena, Mario Mele
Gente del mundo, Alberto Chimal
Aguaje, Carmen Váscones
Pedro Emilio Coll, un excéntrico del Hamlet Club, María Narea


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Año V • Nº 89
5 de junio de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Sinatra y el Soya

Arianna Castañeda

De pronto me di cuenta de que Lima, mi ciudad luz, podía ser bonita.

Salí de casa. Hacía frío; la densa lluvia se estrellaba contra mi rostro. Una, dos, tres cuadras y tomé un taxi amarillo. A Barranco, le dije sin detenerme en regateos.

 
 

Todo parecía quedar atrás, mi casa, el seis que saqué en Judicial incluso hasta la bulla de los micros (a la que nunca podré acostumbrarme) y recordé las palabras sabias de un amigo cusqueño que estudia en mi universidad el día que le preguntaron "¿Qué mes te gusta más?". Y él, el cusqueño deportado a Lima que años atrás dejó la universidad para irse con los hippies, respondió: "Depende, huevón, si estoy en Cusco, junio, y si estoy en Lima, nunca ...and say no more".

Vargas Llosa escribió "¿En qué momento se jodió el Perú?". Y yo me pregunto si alguna vez no estuvo jodido. Parece ser que siempre estuvo así y que cada joda es peor que la anterior y mira pues hijo, y resulta que al fin y al cabo, a pesar de la inmensidad del universo, justamente estamos aquí inmersos y sumergidos en una gran y reverenda joda magistral que, jodida y magistralmente, se ríe en nuestras narices.

 
 

Llegué a Barranco y entre joda y joda ya estoy cantando "La flor de la canela" mientras busco mi hueco favorito, el Soya. Sí, pucha cáete de risa si quieres, pero a mí me gusta venir al Soya, aunque suene a Soyandina y la Soyandina te suene a la nieta de la Pastorcita Huaracina, claro tontín, porque era tu vecina y todas las noches mientras se desnudaba inocentemente frente a la ventana, tus ojos sólo eran poto y tetas y tetitas y culito, yum, yum, porque, la ancashina ésa, estaba (según tú, que no tienes complejos racistas) bien ricotona y porque según tú, el que no tiene de inca debe tener de mandinga (y resulta siendo más pariente de Kunta Kinte que de su padre), pero yo estoy ya pensando seriamente en tus raíces étnicas.

 
 

¡Qué triste mi vida! (Y eso que hoy forzosamente Lima tiene que ser una ciudad linda). Estoy solita en una mesa, con un trago de colores y a mi costado hay un grupo de tíos: uno blanco y calvo, otro trigueño y el más joven, debe tener treinta y tantos años, es simplemente un digno representante de la cultura peruana.

El tipo blanco abraza al autóctono, que dicho sea de paso se llama Charly Huapaya y le habla de una hacienda suya, en la sierra de Lima, llamada Cocachacra y de una resistencia a dejar Lima por Cocachacra y Cocachacra por Celendín (la tierra de sus padres), pero que Celendín es el "Peróu profunde" y que no se diga más, porque ahorita le dedicamos un valsecito a la tierra de mis padres, que en la Planicie descansan, y tú cholo, cholito Huapaya, toca la guitarra carajo, si no no te pago los cinco meses (sin gratificación por Fiestas Patrias) que te debo.

 
 

Y todo ese provincianismo majestuoso puede irse a visitar a Mefistófeles cuando imaginas a Sinatra cantando "Let's get away from it all" en un pub barranquino, pero yo lo hago todo a my way ¿ok? y a my way me olvidaré de ti porque hoy Lima será mi Lima.

¿Qué eres? ¿Quién? ¿Qué te dio derecho a meterte en mi tranquilo mundito interior, maldito trovador?

Eres una carta que nunca leerás y mi diario es una bitácora donde tu nombre es una especie de bustrófedon y mi vida es una bustroexistencia que se ha consagrado secretamente a ti y ríete si quieres porque Sinatra canta y sigue cantando en un pub barranquino llamado Soya y le dedica una canción a mi bustroadicción a ti.

 
 

Pongámonos bohemios y filosóficos porque el tío blanco (acompañado de la guitarra de Huapaya) ha dicho algo muy profundo, muy lindo, muy bello: "¿Qué es la distancia si lo que está lejos es lo que no sabes mirar?". Y Sinatra, cool, nuevamente "Nice n' easy" and "Come dance with me"... y sorry Huapaya, porque aunque parezcas un perro pobre de sangre y estampa y tengas ideas medio comunistas porque siempre creíste que la hacienda era de tu viejo y cuando te enteraste de la dura realidad, ay la verdad cómo duele, creciste más renegado que tu pariente Gabrielín Condorcanqui, a pesar de eso te digo que tengo que reconocer que tocas muy bien la guitarra y, aquí entre nos, somos cómplices de que planeas matar al blanco jijunón para hacer tu imperio Huapaya ¿no?

 
 

But wake up to reality porque Sinatra ha muerto y los únicos que cantan en un pub barranquino son unos tíos, que (acompañados de una guitarra y mil tragos, además) cantan una canción donde había un lobo bueno al que todos los borregos odiaban y un príncipe malo que mató a una bruja hermosa, porque todo lo conocido un día se invirtió y ahora estoy de cabeza porque más tarde te olvidaré y porque hoy te quiero, loco trovador, pero pasado seguramente ya no porque el mundo está al revés.

 
 

He vuelto al Soya después de unos meses y me he encontrado con Huapaya, que ahora viene solo pero con la misma guitarra. Sus ojos brillan, me mira y sonríe culpable porque todo ha cambiado y para dicha de Mariátegui, el problema del indio se ha solucionado, sin embargo yo sigo igual y me niego a aceptar que, después de todo, Huapaya fue el único Paco Yunque que terminó ganando.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras