Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
La fiebre del oro. King y Sábato inauguran la última fiebre de Internet.

Material especial
Letralia surte de información cultural a Todito.com. Un acuerdo mutuo entre nuestra revista y el portal mexicano para compartir visitantes.

Noticias
Rulfo enamorado. 81 cartas de amor que le escribiera el autor de Pedro Páramo a su esposa Clara Aparicio son reunidas en Aire de las colinas.
La feria olvida. La Feria del Libro de Madrid se desarrolla sin problemas mayores por aquello de las listas.
El Gabo no es cursi. Gabriel García Márquez niega haber escrito "La marioneta", poema que se le atribuye en diversos medios de comunicación.
Murió el rey del mambo. Tito Puente falleció en Nueva York después de una operación de 17 horas.
Monterroso premiado. El escritor guatemalteco Augusto Monterroso se convirtió en el vigésimo premio Príncipe de Asturias.
Sábato electrónico. El diario argentino El Clarín publica en Internet el libro de reflexiones La resistencia, de Ernesto Sábato.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
E-Libro.net. El libro electrónico no sólo es una realidad: usted podría ganar dinero con ello.

Artículos y reportajes
Darío, Mallarmé et alt: la revolución finisecular. El ensayista argentino Jorge Ariel Madrazo analiza la sociedad en la que surgió el modernismo.
La escritura literaria: ¿cómo nace la palabra poética? Para el crítico venezolano Rafael Rattia, la palabra perfecta tiene un tempo exacto.
El Año del Dragón: Chinatown, La Habana. Los chinos de Cuba han sufrido, según el periodista Arnoldo Varona, tantas vicisitudes como los naturales.

Sala de ensayo
La hora del arte. ¿Cuál es el arte que nos interesa? La investigadora española Elisa Rosales explica cuál es, al menos, el que le interesa a ella.
La imagen de la mujer en Diana Cazadora. La escritora colombiana Nubia Amparo Ortiz Guerrero analiza la novela de Clímaco Soto.

Letras de la
Tierra de Letras

Amantes
Triunfo Arciniegas
Poemas
Sergi Puertas
Cubanitos de papel
Ángel González
Poemas
Jacqueline Sokolovic
El honrado Yago
Adrián Rodríguez Solórzano
Dos poemas
Claudio Nervi
Adán Lara ama a Amanda Carla Mazza (drama)
Carlos Alberto Nacher
El bolsillo
Antonia Núñez
Cinco relatos breves
Guillermo González Ruiz
Un poema
Francisco Sanmartín Moreno
Sinatra y el Soya
Arianna Castañeda
Tres poemas
Mónica Reveles Ramírez
El sargento Menéndez
Evelyn Aixalà Pozas

El buzón de la
Tierra de Letras

Niños leyendo clásicos
Literatura contemporánea

El regreso del caracol
La sed de los cadáveres, Armando González Torres
La camena, Mario Mele
Gente del mundo, Alberto Chimal
Aguaje, Carmen Váscones
Pedro Emilio Coll, un excéntrico del Hamlet Club, María Narea


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ©JGJ Binaria

Jorge Gómez Jiménez
Editor

Letralia, Tierra de Letras Año V • Nº 89
5 de junio de 2000
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Amantes

Triunfo Arciniegas

Amantes

El hombre y la mujer, enloquecidos, se devoraron en la oscuridad. Poco antes del mediodía, distraída y sin prisa, la camarera corrió las cortinas, recogió las prendas desparramadas por el cuarto y las depositó en el bote de los desperdicios. Luego cambió las sábanas.


Pequeño mío

Al afeitarse esa mañana descubrió que tenía cara de gato: se erizó. La espantosa imagen lo persiguió durante el día, en cada pausa del trabajo: los ojos claros de dilatadas pupilas, los bigotes enhiestos, las orejas puntiagudas, y su grito, su propio grito, que le descubrió un par de pequeños y finos colmillos. En la noche, sobre el cuerpo jadeante de la mujer, maulló: tuvo sueños horribles con ratas y perros y otras bestias. Al despertar se deslizó entre las sábanas, lamió los tobillos blancos y dulces y luego, perezoso, mientras los dedos de sangrientas uñas le recorrían el lomo, bebió la leche que la mujer le trajo en el platito.


En tinta verde

El hombre terminó de escribir la tarjeta y sonrió ante la belleza y la precisión de las frases. Imaginó que la mujer sería muy feliz leyéndola. Saldría del baño con la toalla en la cabeza, descalza, sonaría el timbre y sin prisa se colgaría la bata para abrir la puerta: nunca tiene prisa, es bella. Sin duda reconocería a primera vista los garabatos y la tinta verde, pero postergaría la lectura con el propósito del goce perfecto. O no, se quitaría la bata y así, desnuda como es ella, bebiéndose el café, leería la tarjeta una y otra vez, se reiría, sería muy feliz. Entonces, sin perder la sonrisa, el hombre destrozó la tarjeta y arrimó un fósforo a uno de los pedacitos, que se encendió como el rostro de una muchacha avergonzada para terminar encendiendo el pedacito contiguo, y todos se hicieron ceniza. Vio la mujer metiéndose en la bata, triste, llorando la tarjeta sin leer, el timbre sin sonar, el café sin tomar.


La mujer del comeclavos

La mujer del comeclavos no se lamenta del oficio de su marido, al fin y al cabo de algo tienen que vivir, sino de su insistencia en penetrar cada noche sus heridas. Durante el amor, los clavos tragados asoman por toda la piel del hombre y se acomodan en los orificios antiguos y recientes del cuerpo de la mujer, que debe recibirlos entre gemidos, y entregárselos temprano, con un beso, cuando el hombre sale al trabajo.


El callejón de los ciegos

Una pareja de ciegos hace el amor de pie en el callejón. El hombre se afana detrás de la mujer, como si tratara de coronar una montaña, sus dedos resbalan en la tierra del deseo. Paso en silencio. Tropiezo con un bulto, tal vez su equipaje de vagabundos. Los ciegos se detienen un instante, giran la cabeza como pájaros y en mi delirio creo que sus ojos alumbran como tizones. Luego reanudan su asunto. Acosado por los gemidos, me alejo.


Mientras mamá lava su cuerpo

Como todos los domingos, como todas las mañanas a las nueve, el niño patea la pelota de colores en la calle con sus zapatos blancos. La pelota de colores se desliza sobre el cemento mientras mamá hace el amor, sube al andén como una babosa mientras mamá toma la bata y corre a lavarse, se ríe entre las hojas secas mientras el agua envuelve a mamá desnuda y dichosa. El niño la llama, la grita, la mima, y la pelota de colores se niega desde la sombra de los árboles mientras mamá cierra la llave y se embadurna de jabón, entre las hojas secas mientras el agua se lleva el jabón del cuerpo desnudo de mamá. Cuando el niño atraviesa la calle corriendo y mamá sale del baño despacio, el auto ciego lo golpea, mamá deja la bata sobre la cama mientras papá enciende otro cigarrillo, lo avienta descalzo hasta los árboles, mamá escoge su vestido más hermoso para este domingo plácido mientras papá fabrica volutas de humo con dedicación de artesano, hasta un montón de hojas secas que se quiebran a la sombra, mamá peina perezosamente sus sedosos cabellos mientras papá recuerda los senos de otra recién vista en el cine, hasta una pelota de colores que disfruta la sombra de los árboles sobre un montón de hojas secas que se quiebran con el cuerpo muerto sin zapatos blancos, mamá tararea esa linda canción hasta que papá arroja la colilla y la atrapa por la cintura, mamá olvida la canción.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras