Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Poemas de Sueños eróticos de un adolescente empedernido

viernes 21 de octubre de 2016
¡Compártelo en tus redes!

“Sueños eróticos de un adolescente empedernido”, de Antonio María Flórez

Nota del editor

El jueves 27 de octubre será presentado en la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías, en Madrid, el más reciente poemario del escritor hispano-colombiano Antonio María Flórez. Sueños eróticos de un adolescente empedernido es el número 28 de la colección de Poesía del sello Ákaba y ha sido definido como “una crónica emocional de nuestro tiempo”. Hoy ofrecemos a los ojos de la Tierra de Letras algunos textos de este trabajo.

Fulge

……….Todo lo que ella es,
fulge.
Todo lo que de ella veo,
………………………….. se transparenta;
ella es así,
como un sol que nace con el sueño.
La luz de su cuerpo
me ciega.

……….Arde su piel,
……………….. y me quema.

 

Tarde

……….Es una tarde
muy lenta:
……………….. biomecánica del bostezo.
El sueño tira
………. de mis párpados
………………………………..y el sol juega
sobre la hierba verde.
Súbito,
………………me sonríes,
………………………………………. como la última vez.
Recursos del recuerdo.
Lógicamente,
…………………… la tarde se detiene
ante tu cuerpo desnudo y transparente
………………………. que se fuga
en hilillos de luz
…………………………………. hacia el olvido.

 

Tercos amantes

……….Quisieran recobrar
la noche de sus truncados besos.
Ella se mece al ritmo de sus espumados dedos
y él agita sus banderas desde lo alto de los acantilados.
Sobre el horizonte
se difumina el flujo de sus embates.
La nostalgia se sabe inútil,
el tiempo chirría en la obsesa maquinaria del deseo
y la soledad se empecina en la noria
………………………………..de los amantes tercos.
Un cuerpo y otro cuerpo
no son dos,
……..no suman uno,
………………….no son nada,
es la lluvia que colma,
…………….asombro enfebrecido,
…………………… el vasto paisaje de sus recuerdos idos.

 

A ella no le gusta

…….. A ella no le gusta meterse a la cocina
cuando viene a mi casa:
sus manos son blancas y tersas y huelen a lavanda.
Prefiere que yo la atienda,
porque para eso la invité esta noche.
Hasta tendrá razón.
Si algún día voy a la suya,
preferiría que me atendiera
como yo me lo merezco:
ajiaco de almuerzo
y de postre sus carnosos
……………………………… labios de melocotón.

 

Varias veces le dije

……..Varias veces le dije que antes de irse
apagara la luz. Pero no lo hizo.
Ahora me debato ante la duda y la impotencia.
No sé si levantarme a buscar el interruptor para cerrarlo
y alcanzar la oscuridad necesaria para poderme dormir,
o quedarme quietecito entre las sábanas,
navegando en los efluvios mareantes
que ella ha dejado en mi piel todavía caliente;
esta que anhela y ya extraña su cuerpo desnudo
que ha huido de mi lado con las primeras luces del alba,
porque una chica decente y que se respete,
debe desayunar con el marido en su propia casa.

 

Lamo

……….Lamo tu nuca en silencio
mientras el mar refresca tu piel ardiente.
El horizonte es azul pero muy lejano.
En el albero de la playa,
……………………………. perros y resplandores.
En mi memoria
………………………… tus ojos miraban a lo alto,
……..no sé si a los míos
o al sueño que anhelabas
………………………………de embates y espadas.
Era invierno,
…………….no eras libre,
……………………………………pero danzabas en la arena,
y soñabas.

Antonio María Flórez
Últimas entradas de Antonio María Flórez (ver todo)