correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Aginecia I: el largo camino de la acefalia

lunes 14 de febrero de 2022

Aginecia: neologismo formado a partir de la a– privativa y la raíz gynek– (fémina), del griego, significa escasez o falta de mujeres. En una época de heterofobia e ingeniería social de género (más acentuada aún si vivida en Barcelona), el concepto nos lleva a los márgenes de la civilización, como el mito de Rómulo o el de Enkidu y la hieródula Shamat. / Acefalia: aquí, posición supina total, sin almohada.

Como los Selos de Dodona,1
Intérpretes de Zeus, los Olímpicos descansan
En duro,
Sobre marmóreos lechos sin almohada,
Como acéfalos.
Es así como se eternizan, interatómicos,
Y no tanto de los ágapes en que sirvió Pélope.2
Por no ajustar el dicotelema3 conveniente
(Ascética escisión entre la voluntad propia y las ajenas),
Muere el sapo, muere el hombre.
La aginecia se abate sobre él,
Ceres tornasoladas, verdes moscas.
El Morbo4 acucia, la
Masturbación picotea, la
Prostitución aceza
Por su pupilo, fiel acólito,
Para que vuelva como entonces a untar voluntades
Con óbolos,
Voluntades de cuneta
O bajo techo.
La práctica acefálica debería ya desvanecerse
Durante estos días desorientados en que zozobro
Como hoja de chopo en algún campo de asfódelos.5
¿Nunca más la acefalia guiará el trote
De este potro atrófico, de este hígado?
Desbocada ya, aginecia tenaz, te amo tanto,
Como ama el eremita sus anhelos inconfesados,
Más virtuosos que sus cilicios.
…………………………………………La única virtud.
Bajo tu estrella oscura sirenas cibernéticas,
Que encubrían masculinos escollos proteicos,
Piratas fenicios,
Registraron mis expansiones más íntimas,
Agarrado a mi mástil enhiesto,
Y amenazaron con pregonarlas por las redes de mis marineros,
A cambio de un rescate.
Sonreí atroz y burlado con rictus de inexistencia:
El dios de las circunstancias sopla reciamente,
Contra quien no valen quejas a un Padre.
No es divino tampoco el de este
Accattone fracasado,
Sino igualmente un Sísifo deslomado y menor.6
Amujer, líbrame sí entonces de la mezquina Dignidad,
Ese tul purulento sobre la piel del Hombre.
En tu regazo babeo satisfecho.
Y sin embargo,
…………………….Sin embargo,
La acefalia es compañera que no falla
A un buhonero seco, hendido, infame,
Que malvendía oquedades alambicadas
A cambio de un adarme de placer tantálico.
Acefalia, dame lo ente exacto de las cosas,
Que tu ejercicio sea
………………………………La cosa misma.
7
Déjame adorarte
Como el romano el robigo.8
¿Con qué preces te retengo, con qué
Bramido te llamo? Dime.
Sálvame del deseo reptil y rosado9
Que tácito nimba los contornos, respira la materia, lame la dinámica
De mis alumnas,
Víctimas imperfectas de la aginecia,
Ifigenias.
Mata el Morbo a vacíos, a tierra, a nada,
Inanición batiente, sé
La sofrosine10 que atempera el paso,
El fiel de la belleza.
No necesites el dicotelema, busca un numen
Que te haga autónoma, que te huelle nuda,
Que te folle toda.
Déjame ser ese trasgo
Que lleves entre los brazos.
11
Pero…
………….No…
……………………Pero…                
No…
Rompamos ya,
Muere,
Patalea
Las últimas boqueadas de ti misma.
La sinusitis incipiente que sedimentas
En mis ideas
Es un cáliz demasiado incómodo.
El dicotelema espera aún más serenamente
Que tú:
La frónesis aparejada a la andreia,
La justicia del fuego-arché,12
El compás de foliculinas-piernas que equilibran
El mundo de un Truffaut donjuanesco
Poco trasnochado, pero saludable.
En cualquier caso, me agosto.
Qué empeño miserable en fraccionarme
A través de la Red, en llamadas exhibicionistas
Sazonadas
Con Ednas, Monas, nombres verdaderamente inanes,13
Burlas de uno mismo.
O uno mismo es burla de ellas.
Pero utilizaré la carta del diablo
A la postre, qué remedio.
No se traiciona impunemente el dicotelema
De espuma.
Me emborrono día a día.
El dios de las circunstancias me ha puesto hoy
Con igual aplomo un delicado holograma
Quizá tangible,
Fontana oriental en Barcelona,
Prímula,
Con tubo para planos y maqueta,
En la puerta contraria del rellano
Del metro,
Y a Sara erizada de crueldades de
Niña anterior a cualquier tiempo,
Ganándose la invitación a abandonar cena y casa
Entre móviles comunicaciones, ajenas promesas
De orgásmica felicidad,
La mitad llenas de noche
La mitad llenas de algo aún cuasi mío.
Acefalia, dame lo ente exacto de las cosas.
14
Límpiame de apatías.
Secarse de día en día es tan seguro
Como haber estado muerto durante siglos antes de nacer.
Esta idea no es mía por supuesto.
Y escribir deshuesado por la falta de belleza
Es la entelequia mayor y más doliente.
Nadie puede con manos estriadas poner gota
De ingenio o gracia alguna, charis,15 sobre las mónadas
Del papel electrónico.
Variations sur Marilou es el lenitivo
Repetitivo, dulce y evasivo que marea y varía
La mente apelmazada y la dilata.
Para nada.
En cualquier parte siempre,
Insinuación (poroso
Fingimiento de civilización),
Te tengo metida en un riñón que me pellizca.
Vives en mensajes huérfanos y descascarillados
De la pared de la impotencia,
En chats o conversaciones interlingüísticas humedecidas
Con mojitos,
En miradas de metro o bar de noche en que sé que no estás,
Pero aletargada alientas
Al pairo de más comunicación, como un mal virus.
La aginecia y tú vais de la mano.
Me vejáis como ciudadano paria, conculcando mi derecho a la palabra,
Ciudadanas respetables.
Me dejaría caer ahora mismo de la vida
Sin meditarlo, a menos que tuviera la brisa
Que titila barroca en los versos de Barral16
Al rozar iridiscente las líneas
Del sexo débil y autosuficiente:
Imprimiría entonces entre las teclas una ciudad anegada.
Saber que en ella es tan posible transmudarse
Y perder el propio reflejo, convertirse en mil hombres prescindibles
Para cada uno de sus habitantes.
Como soplo entre los mundos,
Cruzar chaflanes y avenidas,
Atisbar
La epidermis solar que viste con precisión fractal
Noches y días, ocios y ocupaciones
Tras un rostro cualquiera femenino,
Al margen de los cuales he muerto ya cada hora, el repliegue justo
De las aletas nasales entre medias del jugoso animal
Que llaman pómulos, y sus dos luces de seda que me enfilan
Sólo alguna vez declarativas frente
A la cristalera opaca de la larva suburbana,
Entre estaciones.
Sólo este poema de mierda me tiene erecto.
No quiero tesis, no quiero trabajos, no quiero prosas prosaicas:
Sólo literatura.
Sólo al pobre Catulo dolido como una Hécuba
Sin saliva ya… deseoso y temeroso
De la autocastración de un sacerdote de Cibeles.17
Esa hondura del vacío nos hermana.
Ciudadanos quizá, sin resonancia en ninguna parte, lagartos
Desconocidos, hambrientos.

 

Otros textos de esta serie

Daniel Buzón

Aginecia IV: Kairós

Daniel Buzón

Aginecia II: Transesencia

Últimas entradas de Daniel Buzón (ver todo)

Notas

  1. Selos de Dodona: sacerdotes griegos del culto a Zeus en el santuario de Dodona, que dormían supinos sobre el suelo (vid. Ilíada).
  2. Interatómicos: aunque no sea exactamente lo mismo, según Epicuro los dioses habitan en los intermundos, perfectamente desentendidos de los mortales. / Pélope: fue copero de los dioses, en que se servía la ambrosía, manjar que confería inmortalidad.
  3. Dicotelema: derivación de las voces griegas dicho– (prefijo que significa división) y –thélema (voluntad), cuya definición viene entre paréntesis en el siguiente verso. Habría varias formas físicas de cultivarlo, como, por ejemplo, el decúbito supino sobre el suelo o la misma “acefalia”, ya comentada, normalmente en la cama.
  4. Morbo: denominación moderna de la clásica lujuria, llamada de muchos modos a lo largo de la historia (por ejemplo, en la lírica de los neotéricos se vino a llamar nequitia).
  5. Referencia a los prados asfódelos del Infierno.
  6. Dios de las circunstancias: especie de Poseidón, denominación de una divinidad inaprensible, como la rastreada por Dionisio el Areopagita y la teología inversa. / Accattone: en italiano, vagabundo o mendigo. Pero hay que considerar el carácter de la película pasoliniana del mismo nombre. / Sísifo: según el mito, otro posible padre del viajero Ulises.
  7. Paráfrasis de Juan Ramón Jiménez y su intelijencia.
  8. Robigo: roya, enfermedad de los campos, según la nomenclatura latina.
  9. El rosy desire de Allen Ginsberg.
  10. Sofrosine: templanza en griego, es una de las cuatro virtudes cardinales estoicas.
  11. Paráfrasis de Quevedo.
  12. Frónesis y andreia: latinización del nombre griego de otras dos de las virtudes cardinales estoicas, la prudencia y la valentía (fortitudo). La justicia es la cuarta virtud. / Fuego-arché: evidente referencia a la arché presocrática y, en concreto, heraclitiana.
  13. Mona, Edna, Sara, Yone, Pere, Débora, Arismeidis, Aida, Nasim, Gabi, Esmerarda, Nieves, María, Élahe, Alba, son, en otro orden, una procesión atemporal de amigos, meretrices, ligues consumados o fallidos, parejas estables o pasajeras, alumnas, que pueblan estos versos.
  14. Paráfrasis consecutivas de Lorca (primeros dos versos) y de Juan Ramón Jiménez (último).
  15. Charis: transcripción del término griego para gracia.
  16. Por supuesto, Carlos Barral.
  17. Evidente referencia al poema de Catulo correspondiente.