Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Patria, patria querida

viernes 3 de febrero de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!

I

El tiempo es el guía
para conocer de memoria
las calles de la ciudad donde resides
las cuales no tienen nada que ver
con el pueblo donde naciste,
con sus vías angostas y relieves ondulados.
Ahora todo es tan familiar
que resulta fácil reinventar un pasado.

 

II

Los rayos del sol traen desde el oriente
fragmentos mínimos de una tierra plena de pasado.
Las nubes ignoran tantos murmullos y pasan de largo.
Una vez convertidos en unos y ceros lo vivo quedará libre
de cualquier panacea. Sin embargo todos ignoran
por qué cambia su apariencia tras el paso de incontables lunas.

 

III

El árbol de la ciudad
recibe a diario
rumores que traen vientos lejanos,
lo mantienen al tanto
de filas de humanos que atraviesan
la selva espesa como un tren de hormigas
y de otros que cruzan el río, unos victoriosos,
y los menos afortunados naufragando en sus aguas turbias.

 

IV

De aquel que escribió los poemas en el pasado
sólo quedan hebras sueltas en versos no leídos.
Ahora piensa en el niño aferrado al pecho de su madre
y en el anciano enfermo que se esfuerza en mantenerse unido al grupo.
Sus huellas aún siguen marcadas en el barro más espeso.

 

V

La distancia enseña a manejar los silencios
como los niños de la clase ante el maestro entusiasta.
Son 916.445 km2 que se desprenden del suelo firme
y naufragan en el cosmos.
Desde la ventanilla del avión
se pueden ver las cabezas de los migrantes
como arbustos florecidos,
con cientos de colibríes revoloteando
como muones fugitivos.

 

VI

Cuando un país pierde sus fronteras
su gente se expande por todo el mundo.
Un país infinito
un país fundido
inmenso para sus habitantes
que sufren al despedir a un ser querido
olvidan los colores de su bandera
y viven como una mascota que se cree un ser humano.

 

VII

Los gitanos saben que su patria es la familia.
No conocen linderos con alambres de púas llamadas fronteras.
El cielo con sus astros brillantes
los hace volver sus ojos a las danzas y las lecturas del porvenir.
Los exiliados van aprendiendo de ellos
y en un acto de rebeldía parten a lo desconocido.

Al amanecer, con la desazón de la familia dispersa por el mundo
se funden con un rebaño cada vez más cercano
hasta mimetizarse y desaparecer en la espesura del concreto.

 

VIII

No ha sido suficiente
con migrar entre ciudades y países
y ahora mi otro yo
huye de una bruja en Sincelejo
en la mente de Nadim Marmolejo Sevilla.

Interpreto a mi manera,
supongo muchas cosas.

Dejo las palabras en remojo
hasta verlas arrugadas y descoloridas.

 

IX

Cuando el hombre que migra
con el morral a cuestas
se entera, en medio de los arbustos
de una plantación en Nicaragua,
de que las puertas de su destino las han cerrado,
se ve absorbido por una tierra joven,
un planeta que recién enfría su corteza,
un planeta en el que los días son idénticos durante infinidad de ciclos
sin la luz de las luciérnagas
ni el croar de los sapos,
sólo unas nubes, párvulas y espesas.
Un planeta sin incertidumbre por tanto tedio
pero el hombre cae en cuenta de su realidad
y se desploma.

 

X

El sol en su declive
marca una despedida monótona
y a fuerza de nostalgia
los números de los ya fallecidos
brotan desde la agenda del teléfono celular.
Se intenta recordar
la última vez que se habló con ellos.
Las voces resuenan tanto
y la sensación es tan similar
como el eco de Chester Bennington
y el resonar de Ricardo Silva con su Chala-Head-Chalá

Nesfran Antonio González Suárez
Últimas entradas de Nesfran Antonio González Suárez (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio