Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Lírica del dolor en la poesía de Rubén Darío Carrero

martes 30 de marzo de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Rubén Darío Carrero
Rubén Darío Carrero quiere expresarse, busca la palabra. Cree en la eternidad del lenguaje lírico.

La página en blanco se estremece al convertirse en el espacio sin límites para la incertidumbre que envuelve los versos del poeta venezolano Rubén Darío Carrero.

Los sonidos, las resonancias, la sensible susceptibilidad del hoy pandémico, nos llevan a compartir la temporalidad del poeta. Y nos producen cierta angustia, y un desconocido escozor, que mimetizamos con nuestro día a día.

Rubén Darío, siempre en busca de la palabra redentora sin saber si logrará encontrarla, dice en Otro futuro o nada:

Mejor es recordar, creer y hablar con los muertos
con sus ojos cerrados
esperando el milagro y se levanten
en el templo ridículo de la imaginación.

El poeta va descubriendo, a través de los versos, la máscara tormentosa de su mundo. Así vive una comedia humana que, desde el sufrimiento, forma parte de su memoria remota. Agotamiento, catarsis, lo liberan de morir un olvido encerrado en su lírica. Y de un poema a otro borra sentimientos para que pueda surgir ese presente con el cual insinúa el futuro posible. Porque

El andar lento es una manera de callar.
En ese andar, en ese olvido,
luchan el celaje y el recuerdo
confiados en su mimetismo.

Rubén Darío descubre, con sus versos, ritos que buscan el plus de identidad que resguarda el tiempo vivido y sacia la sed poética, a sabiendas de que ella no agotará su tiempo lírico.

“Otro futuro o nada”, de Rubén Darío Carrero
Otro futuro o nada, de Rubén Darío Carrero (El Taller Blanco Ediciones, 2020). Disponible gratuitamente en la web de la editorial

Tragedias afectivas y madurez se dan la mano en este lirismo del retorno. Como dice el antropólogo Marc Auge: “La figura del retorno llega precedida del olvido y del recuerdo en el plano existencial lírico”.

En la orfebrería de la palabra el poeta expresa interrogantes sin respuestas, en un tono que angustia y desconcierta, por la densidad de un vivir que supera todo dolor. Naturalismo del alma como concepción lírica es la fuerza anímica que envuelve su misterio poético. Sesgos culturales que alimentan los niveles literarios de una lírica que se resiste a la comprensión.

No me voy a desviar en semánticas teóricas; deseo llegar al meollo de la palabra que potencia sus versos, en los cuales la oscura unidad de sentido es una exigencia del poeta, encerrada en la intención de cada poema. Así nos desconcierta cuando dice:

—Debo pensar menos.
—No escucharé conversaciones ajenas.
—Acepto el mandato de lo que sucede.

Su poética, plasmada en la ternura e ira de labiales y guturales, engola un pasado escondido entre la fortaleza lírica de su lengua originaria. Porque Rubén Darío quiere expresarse, busca la palabra. Cree en la eternidad del lenguaje lírico, en el vibrar de su palabra en el sentimiento del otro, ese otro que somos todos nosotros.

Julia Elena Rial
Últimas entradas de Julia Elena Rial (ver todo)