XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Arepita de manteca pa’ mamá que da la teta…

jueves 5 de noviembre de 2015
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Kevin Corredor y Constanza Insúa
Kevin Corredor y Constanza Insúa, hija de Ana Berta López, participantes en la muestra. Ana Berta López

Entre las propuestas artísticas que se presentaron en el 6º Festival Bordes de 2015 estuvo la del fotógrafo tachirense Kevin Corredor titulada “Arepita de manteca pa’ mamá que da la teta”, la cual consistió en una serie de fotografías tamaño carnet de varias madres solteras, sus hijos y un algo que para el hijo resultase representativo de ese padre ausente.

Un tema sin duda impactante y que jamás pierde vigencia pues las madres solteras existen y existirán siempre. Particularmente mi hija y yo nos sumamos con mucho entusiasmo a la propuesta pues somos parte de esa realidad, que en algunos casos puede llegar a ser muy dramática. Desde el momento en que Kevin nos habló por vez primera de la idea a nosotras nos encantó y corrimos la voz entre nuestras amistades buscando quienes se sumaran.

Más allá de considerar que este proyecto es interesante y una voz que se alza en nombre de esos muchísimos hijos que han sido abandonados por sus padres (padres que creen que botan a una mujer, cuando realmente lo que dejan a un lado es a su propia sangre) y pudiera tomarse como un llamado de atención para todas las personas que mantienen una vida sexual activa y que no piensan, ni siquiera imaginan la gran cantidad de problemas emocionales que puede producir en un niño el abandono, desamor y rechazo de un padre ausente, para que sean un poco más cuidadosos a la hora de ejercer su sagrado derecho del disfrute carnal. Y no que ese disfrute sea a la larga el motivo de sufrimiento de un tercero que no tuvo nada que ver en el asunto, un tercero que es sencillamente la consecuencia del disfrute de aquellos dos, pero ese es tema para otro cuento.

Para demasiadas personas la maternidad en soltería sigue siendo un tabú, un estigma, un bochorno. Y no, no debe ser.

Kevin Corredor es un joven talento andino que se ha ido labrando un camino y un nombre, sin prisa pero sin pausa, en el hecho cultural regional y nacional. Egresado en el año 2010 de la ULA en educación mención castellano y literatura, actualmente es becario de la Fundación Prada de Fotografía y presidente de la Fundación Párpado Elocuente.

Corredor es un exhaustivo investigador de la fotografía, del discurso fotográfico, del decir de la imagen. Uno de los puntos a destacar en él es ese empeño por hablar, mostrar, educar y hasta denunciar a través de sus propuestas. El tema trabajado esta vez le atañe directamente pues él hace parte de esa realidad tan común en Venezuela. Y de alguna manera fue una suerte de catarsis y exorcismo de los sentimientos que la ausencia del padre produjo en él y en quienes participamos. Un trabajo realmente conmovedor y altamente emocional. Sin duda estamos convencidos que el nombre de Kevin Corredor dará mucho de qué hablar en los próximos años y será un personaje que pondrá muy en alto el nombre de Venezuela.

Ya centrados específicamente en el tema de la propuesta, el punto que me llamó poderosamente la atención fue la actitud asumida por varias madres ante la invitación que sus hijos les hicieron de participar. Fueron muchas las progenitoras de hijos ya grandes, muchos de más de veinte años, incluso de gente de más de treinta, que se negaron rotundamente a sumarse. Alegaron algunas que eso era para volverse la comidilla, que con eso alborotarían el avispero, que era reabrir heridas. Y alguna asumió la actitud de que participar era poner en evidencia que ella tuvo sus hijos sin casarse, sin formalizar un hogar.

Y pregunto yo: ¿y es que acaso toda la gente a su alrededor jamás se dio cuenta de la ausencia de ese padre?, ¿es que acaso alguien vio a ese niño alguna vez junto al padre?, entonces ¿esa actitud no es querer tapar el sol con un dedo?, y es donde puede comprobarse que aún hoy, en pleno siglo XXI, de manera solapada se estigmatiza a la mujer que procrea sin estar “decentemente” casada. Y muchas de estas mujeres, aun cuando han sacado adelante a sus hijos ellas solas, han formado personas sanas, decentes, muchos profesionales, en fin, personas de bien, ellas aún se sienten —quizás muy en el fondo de su ser— que no son “buenas” o “decentes”, y es donde me pregunto: ¿hasta cuándo las mujeres seguiremos aceptando que vivir y disfrutar la sexualidad, ser dueñas y señoras de nuestros cuerpos y de nuestra sexualidad, es malo?

Claro, también está la posibilidad de la jugada emocional y subconsciente de que si ella participaba en el proyecto la obligaría a asumir su condición de madre soltera y de soledad en una tarea de dos, y tal vez ella todo este tiempo lo ha vivenciado, guerreado y sacado adelante sin personalizar esa soledad, llevando adelante con esmero la labor de madre sin concientizar la ausencia del padre. Sintiendo que sus hijos eran de ella por su decisión cuando en realidad fue una posición inducida por el abandono del compañero. Tal vez también sea, como alguien me comentó, el no querer a nadie husmeando en su intimidad.

En todo caso percibo que para demasiadas personas la maternidad en soltería sigue siendo un tabú, un estigma, un bochorno. Y no, no debe ser. Obviamente lo ideal es que los padres mantengan, si no una relación de pareja, al menos sí un trato amable y cordial en pro de la salud mental y emocional de esos seres que entre ambos procrearon, pero lastimosamente cada día es más patente el egoísmo de las personas junto con una enorme irresponsabilidad en todos los sentidos.

Conozco muchas madres solteras que han criado y educado hijos maravillosos, con talento, principios, educación. Personas maravillosas. Y aceptar que nos tocó solas, por la razón que sea. Que esos padres no fueran capaces de asumir su parte de la responsabilidad no nos hace menos. Al contrario, asumir sola el trabajo de dos implica mucha fortaleza y presencia de ánimo.

¡Gracias, Kevin Corredor, por honrar la maternidad en soltería!

Exposición fotográfica "Arepita de manteca pa' mamá que da la teta", de Kevin Corredor
La exposición “Arepita de manteca pa’ mamá que da la teta” fue parte del 6º Festival Bordes 2015. Ana Berta López
Ana Berta López
Últimas entradas de Ana Berta López (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio