Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Micología en la serie básica checa

martes 28 de mayo de 2019
¡Compártelo en tus redes!
Sellos checos dedicados a especies de hongos propias de la región
Sellos checos dedicados a especies de hongos propias de la región.

El 20 de junio de 2018 el correo checo emitió un carnet con diez efectos acifrados, alternativamente combinados, en formato autoadhesivo dedicado al mundo de las setas. Se trata de dos efectos (tarifa A, equivalente a 19 coronas al momento de emitirse). Carnet bellamente ilustrado con las especies filatelizadas (Amanita rubescens y Leccinum versipelle), aunque también encontraremos, en la contraportada, varias especies florales más, como es el roble o la fresa silvestre, por ejemplo. Una bella composición realizada por la pareja de artistas Jaromir y Libuse Knotek.

La Amanita rubescens fructifica en el verano-otoño en bosques y terrenos arbolados, es bastante parecida a la Amanita pantherina que se caracteriza por su alto poder tóxico —incluso provoca la muerte—, no suele producir olor y ofrece un sabor dulzón-acre cuando se degusta, suele tener un sombrero de hasta quince centímetros de circunferencia, generalmente se encuentra aislada, pero también hay ocasiones en que el aficionado la encuentra formando colonias, sobre todo en bosques arbolados (abedules, hayedos, robledales o pináceas). Su pie suele ser blanco o gris rosáceo, muy frecuentemente correoso, tiene un anillo bien grande, flojo y acanalado que suele llegar hasta el pie.

Su recolección se produce a principios del verano o finales de otoño, puede consumirse una vez que ha sido cocido, pero si tenemos en cuenta la toxicidad de las amanitas, debemos aconsejar mucho cuidado y, ante la duda, mejor no tocarlo. En el caso que nos ocupa es fácil de identificar por el cambio de color, la amanita rojiza suele volverse lentamente rosa, sólo basta frotarla y observar el cambio para cerciorarnos de haberla identificado correctamente.

Para el boleto rojizo (Leccinum versipelle) hay que señalar su gran tamaño, sobre todo su sombrero de color amarillo-anaranjado, suele crecer en asociación con abedules y brezales en terrenos húmedos, arenosos y ácidos y, a veces, con gran número de ejemplares: vaya que suele dar una gran alegría al buscador de setas. Como la primera especie, también podemos recolectarla en verano y otoño, muy común en toda la región escandinava y en la zona de la Europa templada, suele ser de carne blanca y consistente aunque, tras el corte, cambia a gris lavado y más tarde adquiere una tonalidad negra.

Juan Franco Crespo
Últimas entradas de Juan Franco Crespo (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo