Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Centenario de la Radio Checa

martes 9 de mayo de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Sello y sobre dedicados al centenario de la Radio Checa
El diseño de esta nueva estampilla radial lo realizó Pavel Sivko mientras que el grabador del sobre de primer día fue Václav Fajt.

Hablar de Radio Praga es como un sueño, y el día que dejó la onda corta (ya saben, llegó Bruselas y, parodiando a Fidel, mandó parar) fue un sepelio inesperado aunque a veces uno trasnoche para tratar de oírla vía WRMI desde Miami gracias al amigo Jeff que, desde allí, coloca un buen número de voces en el éter con su potente centro emisor.

Radio Praga fue una de las primeras emisoras con las que comencé a escribir y la que me alimentó a lo largo de sesenta años, posiblemente porque me permitía recibir unos preciosos sobres de primer día que, cuando salía de la escuela, escuchaba con delectación, en el comedorcillo de la casa familiar en el Callejón de la Parra número cinco al mediodía: uno siempre estaba atento a la melodía identificativa del Postillón, era el preludio de las famosas Novedades filatélicas; ibas tomando apuntes, escribías una carta con esos detalles y, prácticamente a vuelta de correo, apenas un mes, llegaba un sobre certificado con esas joyitas que tan primorosamente preparaban las chicas de la radio en la no menos célebre y familiar calle Vinohradská, casi en la praguense plaza de San Venceslao y donde alguna vez tuve la dicha de ser acogido.

Hoy toca recrearse en la conmemoración filatélica que el Correo Checo ha hecho del centenario de la radio. Digamos que, a pesar de ser una emisora relativamente modesta, en la onda corta de finales del XX gozaba de una gran popularidad, especialmente en el mundo de habla hispana, y por sus ondas salieron las voces de nuestros exiliados; muchos, por aquello de la seguridad, prácticamente quedaron en el olvido, aunque, si los archivos no se perdieron, seguro que aún están allí registrados para la historia y esperando que alguien los saque del anonimato. Algunos regresaron a España tras la muerte de Franco, y también bastantes de ellos acabaron regresando a tierras checas ante la sociedad que encontraron y que descubrieron que no era su mundo.

Hay un puñado de timbres con diseños realmente atractivos jugando, como ahora, con el escaso espacio disponible para dar cabida a todo lo que la radio representa.

No es la primera vez que la radio checa aparece en los sellos; hay un puñado de timbres con diseños realmente atractivos jugando, como ahora, con el escaso espacio disponible para dar cabida a todo lo que la radio representa: en mi caso sesenta años de oyente, de recuerdos y de personajes. Evidentemente, al margen de la historia y los políticos, hay nombres que nunca se olvidan; siempre tuve un gran cariño por mi tocayo Jan Proshazká. ¡Qué placer para un muchacho del medio rural oírle en una hermosa prosa y en español!, algo que hacía que muchas veces volvieras a la escucha, ya que la emisión se repetía varias veces al día y, en caso de no conseguir captarla, simplemente te quedabas hasta medianoche cuando comenzaban a transmitir hacia América.

Cuando pregunté por él, en Praga, el más absoluto silencio (estamos en la era comunista y el que caía en desgracia, para esa ideología, prácticamente desaparecía y se le amargaba la vida hasta cotas inimaginables), pero cada vez que aparece su apellido en las ondas o en la literatura yo vuelvo a mi infancia feliz, revivo mi adolescencia y llega el momento en que, aprobadas las primeras oposiciones, me veo impelido a abandonar la tierra que me vio nacer y marchar al destino que Madrid me asignó en tierras catalanas. Esos recuerdos son justo del mismo año que él moría hace ya más de medio siglo.

Pero volvamos al sello de 30 coronas que el 9 de mayo de 2023 comenzó a realizar su función: tener poder liberatorio para que el objeto que lo soporta tenga vía libre hasta su destino, aunque podría darse el caso de que esa liberalidad ya no se la apliquen ante la Taxud que en plena crisis sanitaria nos largó Bruselas y todo lo que llega desde fuera de la UE, dependiendo de las manos que lo tratan, se convierte en una pieza a gravar y te cae una media de 6,5 euros cuando, muchas veces, lo que recibes sólo tiene valor emocional, pero para ellos lo importante es trincar y no descansan: lo tienen fácil ya que la gran mayoría del correo internacional llega por el cuello de botella de Madrid.

Sello dedicado al centenario de la Radio Checa
El sello se imprimió en Hradištko en pliegos de cincuenta efectos y tirada de 400.000 ejemplares.

Se trata de un efecto en formato vertical donde los micrófonos y las ondas hertzianas son los elementos protagonistas, también elemento clave del matasellos para el sobre de primer día que va ilustrado con un viejo autobús de la radio checa y que uno puede visionar en la web de la emisora —por cierto actualmente hay un granadino en ella. Personalmente, ese vehículo me recuerda la célebre unidad móvil que inició la historia de RNE en tierras de Castilla cuando Franco comenzaba a poner los cimientos de esa gran emisora que hoy languidece ante la desidia y el “fórceps” que los sesudos políticos “democráticos” le han impuesto; con leves retoques, este tipo de vehículos radiales prácticamente están ahí y el último que pude contemplar fue en El Cairo cuando paseaba para la Ciudadela de Saladino; al margen de los equipos transmisores, estaba dotado de una buena antena, lo que indica su uso aún hoy y a pesar de las modernas tecnologías que todo lo controlan.

El diseño de esta nueva estampilla radial lo realizó Pavel Sivko mientras que el grabador del sobre de primer día fue Václav Fajt, tamaño de 23×40 mm, y se imprimió en Hradištko, pliegos de cincuenta efectos y tirada de 400.000 ejemplares. El autobús lleva un par de altavoces frontales, un mástil/antena con otros dos más pequeños y el potente faro que servía para iluminar el lugar. Digamos que el autor se inspiró y se recreó al montar esta figura que, en la práctica, no refleja fielmente la historia del citado vehículo, sino que libremente la recrea para el goce y disfrute del aficionado.

Felicidades a Radio Praga y confiamos en seguir disfrutando de su buen hacer radiofónicamente hablando, sus programas están colgados en la Web. Hasta bien reciente podíamos escuchar las estaciones de onda larga y onda media pero, como sucediera con la onda corta, también enmudecieron. Por lo visto en Bruselas molesta que cada uno tenga su propia voz y tratan por todos los medios de ir cortando alas y creando cada vez más distancia entre los europeos, que ven cómo crecen las estaciones de frecuencia modulada, insípidas, chabacanas, alienadoras, mientras enmudecen verdaderos tesoros de la radiodifusión pública continental.

Juan Franco Crespo
Últimas entradas de Juan Franco Crespo (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio