XXXIV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE • Hasta el 24 de junio de 2021
Saltar al contenido

Poemas inéditos de Ulises Varsovia

miércoles 5 de mayo de 2021
¡Compártelo en tus redes!

Curiosa criatura

Curiosa criatura el bípedo,
afanado desde la infancia
en forzar claves y cerrojos,
siempre a la búsqueda del rastro
de sus raíces por las edades,
de cabeza en el laboratorio.

Único entre los seres terrestres
cuya sabiduría es el fruto
de largas hileras de cruces
sobre los campos de batalla.

Miradle revisar el átomo,
miradle inclinarse, ceñudo,
sobre el embrión de la mies desnuda,
o irrumpir, altivo, en la antesala
del quid de las claves genéticas,
maravillado de su valía.

Ya en las cavernas indagó tinieblas,
y revestido de su traje argénteo
con lúdicas places tintineantes,
danzó emitiendo salmos agrestes,
atrapando con mágicos ritos
el ser animal en las paredes.

Pequeño dios del follaje cósmico,
cuando el arúspice inspeccionando
el hígado de las víctimas,
o abismado en las constelaciones,
allí ya el fatídico inicio
de las expediciones planetarias.

¿Hasta cuándo descenderá el ojo
para mirarse íntegro por dentro?
¿Qué hallaremos cuando el microscopio
salve los últimos obstáculos?
¿Y qué sentido tiene el dolor humano?

Curiosa criatura el bípedo.

 

Atributo cuántico

Sobrecogedoramente hermoso
el atributo cuántico
del íncola terrestre,
afanado en su ímproba labor
de transeúnte planetario,
interestelar con su herramienta
inspeccionando el orden
de las absortas esferas.

Aplicado discípulo
del sumo demiurgo
de los siete días,
de su celo empresarial
la preclara corrección
del orden originario,
y por la muchedumbre pluvial
ufano con su atributo cuántico
desmalezando el planeta.

Altivo el bípedo gris,
el amo sobre criaturas
caídas a la esclavitud
desde su inocencia salvaje.

Héroe interestelar,
tu imponente magnificencia
de monarca planetario,
tu arrogante señorío
sobre patas y metales,
sustentado en la hipotenusa
dividida por sus catetos,
y de una crin de extrema tensión
tu propia hez sobre tu cabeza.

Sobrecogedoramente hermoso
tu atributo cuántico
pendiendo sobre ti
con sus siete filos.

 

Buenas maneras

A veces, de repente, morirme
sin despedirme, a secas,
cerrar la puerta de un portazo,
o lenta, lentísimamente,
mirándolos de frente, desafiante,
disfrutando su íntimo furor.

Emitir un notorio exabrupto,
ofender sus buenas maneras
con un exagerado eructo
en la cena del arzobispo,
o una sonora carcajada
en el funeral del alcalde,
con mi solemne cara de tahúr.

De vez en cuando abofetearles
su irreprochable traje obscuro,
su corbata de pulcro nudo,
su exquisito perfume francés,
o su pronunciado acento
semipeninsular, semiinsular.

A veces sencillamente huir,
y dejarles días esperando,
semanas tocando a mi puerta,
ufano en mi cabaña bosqueril.

 

Vergüenza

El hombre impúdica bestia
de pillaje por los siglos,
obeso con su botín
de sumisión y sangre,
ufano en su arquitectura.

Desde hace miles de años
que mi corazón amargo,
que mis manos el hierro,
que mis pies desnudos
duros guijarros.
               
Adónde y ser hombre,
adónde y no cesar
de pertenecer, hermanos.

Adónde y la herrumbre
de todo lo construido
regreso a los metales,
heredad roturada.

Porque pudor y vergüenza
el hijo del hombre,
pudor y vergüenza
el hijo de la bestia
desde su atalaya.

Mil años más
y mi amargo corazón
infructuoso anatema.

Mil años más
y mis pies desnudos
sangrando la fuente.

(de Destinos, 1996; inédito)

 

Gusano virtual

En su capullo el gusano virtual
adueñándose penosamente
de sus volátiles atributos,
incierto vástago irreproducible
de un sonambular progenitor.

Horas de estupor y de ansiedad
girando en torno de los guarismos,
atisbando la huidiza cantidad
de los mágicos componentes,
demacrado en la larga vigilia
a orillas del arroyo sonoro.

Penosa, lenta la transformación
del singular gusano del sueño,
mudando su onírica substancia
en una azarosa travesía
por latitudes inextricables.

Pero he aquí que el salto del embrión,
he aquí que la locuaz crisálida
desplegando sus sutiles élitros
en la atmósfera del ensueño.

Y en un vuelo de inéditos fonemas,
el inquietante insecto sonoro
a zumbar sobre las páginas
de la indestructible poesía.

(de Pasto de las llamas, 2008; inédito)

 

Polizón

Tu vida un poema de nunca acabar,
una larga, interminable reflexión
del polizón que en tu íntima intimidad
su guarida, su claustro, su obscura celda.

No despertarás de tus ensueños,
no saldrás a la luz desde tu encierro,
hasta que un borbotón de tinta
salga de tu corazón y te aniquile.

Para entonces ya será muy tarde,
y el niño que se durmió en tu sueño,
y el adolescente que no fuiste,
y el joven envuelto en sus tinieblas…

Sí, ya será tarde para ellos,
ya será tarde para rescatarlos
de su nebulosa impenetrable
en tu interior de ciegos y sonámbulos.

Tu vida, entonces, un largo poema,
una metáfora indescifrable,
donde varias edades confundidas
y un polizón sobre tus párpados.

(de Pasto de las llamas, 2008; inédito)

Ulises Varsovia
Últimas entradas de Ulises Varsovia (ver todo)

El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio