Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Un hombre solo y mal acompañado, de Emilio Alberto Restrepo

domingo 6 de junio de 2021
¡Compártelo en tus redes!
“Un hombre solo y mal acompañado”, de Emilio Alberto Restrepo
Un hombre solo y mal acompañado, de Emilio Alberto Restrepo (Grámmata Editores, 2021).

Un hombre solo y mal acompañado
Emilio Alberto Restrepo
Ilustraciones de Carlos Marín
Cuentos
Grámmata Editores
Medellín (Colombia), 2021
ISBN: 978-958-49-2293-9
108 páginas
Ventas: emiliorestrepo@gmail.com

1

El encierro obligado, el escape al parque del edificio como auxilio para mirar el mundo. El paseo nocturno por los alrededores de la urbanización. El ladrido de un perro. La agonía de uno que se lanzó de un piso alto. La venganza. La búsqueda de justicia. La asimetría de las horas. El relato del silencio mientras el humo de un cigarro sale de la boca del personaje.

Un escritor comparte con un artista plástico el mismo sueño durante el confinamiento provocado por un virus, el que ataca sin piedad al mundo entero.

Son Emilio Alberto Restrepo, el narrador, y Carlos Marín, el dibujante y pintor, ambos colombianos, quienes desde distintas perspectivas, desde sus enclaustramientos, creaban, hacían ficción desde la insoportable levedad del ser en estos momentos aciagos, cuando la muerte, la angustia, la ansiedad, la soledad, los monstruos de la imaginación, las pesadillas son los habitantes más libres, por ser los más temidos y necesarios de vencer.

Ambos, en sus distintos espacios discursivos, y sin saber qué hacía cada uno, lograron encontrarse en este libro que hoy leemos en géneros abiertos, sin tapujos, reveladores del talento de quienes le sacan provecho a este paisaje donde la desolación es también personaje. A este paisaje donde abundan sujetos extraños, ligados a la naturaleza humana, es decir, a aquella que contiene el animal que nos vive.

El autor se consagró a decir, ir más allá: descubrir a sus vecinos, quienes son la representación de todos los vecinos cultivados por esta pandemia.

A través de ocho relatos, cada uno ilustrado por Marín, Restrepo cuenta, registra la experiencia de un personaje/narrador que se mueve en espacios limitados. En el patio o plaza de su unidad habitacional. En ese lugar ocurre el mundo globalizadamente enfermo, el que ahora es uno solo a través de infestaciones, tristezas, desencuentros, lamentos y muerte.

El autor se consagró a decir, ir más allá: descubrir a sus vecinos, quienes son la representación de todos los vecinos cultivados por esta pandemia que ha descubierto intimidades, secretos, sentimientos oscuros o transparentes, intenciones buenas o malas, elucubraciones. Y mientras un porro es consumido por el sujeto actante, transcurren episodios a los que quien cuenta les saca el mejor de los provechos: convertirse en referente protagónico de lo que podría ocurrir en otros lugares.

No obstante, no hay claustrofobia en quienes nos aproximan a estas historias, porque el creador se las inventa para ser libre de decir y trazar imágenes visuales. El narrador, en las personas que asuma o haya asumido, desde el punto de vista que haya escogido, hace del lector el otro que también forma parte del mundo insano. Se exhibe afuera, mientras el resto de su pequeño mundo respira, mal o bien, en el útero de sus residencias.

El lector es igualmente el personaje que se narra desde su propia soledad, desde su propia compañía, poco deseada. O desde la búsqueda de compañía para desahogar su curiosidad o ser oído de las palabras del otro que lo encuentra sentado en medio del silencio mientras los minutos se esconden en las sombras de aquella comunidad, la que él —el personaje— estudia, ausculta, huele, supervisa, revisa, describe y asimila como su costumbre, aunque su soledad sea el otro personaje, tan omnisciente como el silencio que lo hace tentar algunas aventuras riesgosas, producto del comportamiento de otros sujetos, animaciones de la nocturnidad cuando sale como un murciélago fumador.

 

“Un hombre solo y mal acompañado”, de Emilio Alberto Restrepo
Una de las ilustraciones de Carlos Marín para el libro Un hombre solo y mal acompañado, de Emilio Alberto Restrepo.

Restrepo podría hacerse de otro aliento: este se revela en la excelencia de su fuerza narrativa breve, en la ironía y el humor que se traducen como destrezas eficaces.

2

Este libro, compuesto a cuatro manos, forma parte del proyecto ganador de los Estímulos de Talento Creativo Modalidad Literatura “Nosotros en tiempos de pandemia” 2020 del municipio Envigado, editado por Grámmata Editorial en 2021, en Medellín, Colombia.

El lector se verá envuelto por las tramas de los cuentos “Intro”, “Caca de perro”, “Mariaengracia”, “Dientes de perro”, “El revuelvis”, “El encriptado”, “Una noche de perros” y “Otra noche de perros”.

Podría sentirse el libro como una novela futura, en la que se muevan los mismos personajes. Novela que recoja los temas aquí vertidos: los tres últimos forman parte de un mismo impulso. Son los mismos referentes con perfiles disímiles pero que podrían recoger los iniciales y crear un libro nuevo. Es decir, Restrepo podría hacerse de otro aliento: este se revela en la excelencia de su fuerza narrativa breve, en la ironía y el humor que se traducen como destrezas eficaces. Se trata, en consecuencia, de una sugerencia. Este que acabamos de leer es un libro denso, bien elaborado, que deja al lector con las ganas de que se resuelva con un más adelante en el que los personajes y sus peripecias sigan enriqueciendo las páginas.

El autor, en una suerte de epílogo, donde se traduce parte de la introducción, expresa:

Este es mi libro, nuestro libro, la expresión de una común inquietud creativa, sin esperar autorizaciones ni hacer concesiones, sin ofrecer disculpas, sintiendo (después de muchos intentos, algunos de ellos fallidos o no del todo satisfactorios) que estábamos haciendo el libro que queríamos hacer. Lo sentimos redondo, compacto, simétrico.

Libro de dos autores: las imágenes de Carlos Marín invitan a una lectura que trasciende: tanto la escritura verbal como la escritura plástica hacen una composición “redonda, compacta y simétrica”.

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)