XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Tres poemas de Ropaje

miércoles 15 de junio de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!

“Ropaje”, de Alberto Hernández. Fotografías: Alberto Hernández Cobo

Los poemas de amor

Los poemas de amor deberían andar desnudos.
Los poemas de amor deberían morderse entre ellos.

Un poema de amor es un cuerpo herido
Un trozo de emergencia.
Un poema de amor disloca la alegría
Y es el preámbulo de todos los tropiezos.

Los poemas de amor se descalzan y corren tras la locura.

A veces la cursilería los abruma.
La mayoría de las veces la cursilería los abruma y los destroza.

No hay un cuerpo desnudo
Para hacerle frente a un poema de amor.

 

Poética del pezón izquierdo

Subir a la cima con la boca abierta,
Describir cada pliegue, la redoma del seno.

El pezón izquierdo es el más delicado.
Cubre el corazón con sus latidos
Y alcanza la redondez de alguna madrugada.

Leer un poema desde un pezón izquierdo
Condiciona el evento de acercarse:

Desde ese ojo de punta revelada
Un verbo desligado de su párpado ardiente.

Si alguien habla desde la aureola
Podrá concebir que ha escalado la montaña más alta.

El pezón izquierdo nos despoja del alma.

 

Poética del pezón derecho

Liberado de alguna responsabilidad carnal
El pezón cruza el pecho de quien se cree siniestro.

Una teta silábica y lingual:
El pezón derecho también sabe de pálpitos y viajes:

Mientras el otro sufre las contingencias ventriculares,
El derecho se ufana de su sanidad cardíaca.

El pezón que se dice en el texto
No sufre soledades

Espera su momento.
Mientras tanto, hace colchón de un rostro

Y delira.

“Ropaje”, de Alberto Hernández. Fotografías: Alberto Hernández Cobo

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio