XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Galletas de suspenso, de Gloria Dolande

lunes 21 de octubre de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!

“Galletas de suspenso”, de Gloria Dolande

“…fui el último en percibir la tierra indiferente golpeando su ataúd, como sobre los de tantos cadáveres sin nombre en el mundo”.
Matthew Pearl: “La sombra de Poe”

1

En relatos cortos, breves, Gloria Dolande concentra crímenes, perversiones, atentados, traiciones. En estos cuentos cobijados con el título Galletas de suspenso (Ediciones Dirtsa Cartonera, Colección de CartoNarrativa, Maracay, 2017) nuestra autora se regodea en las “maldades” de sus personajes. Se asocia con Alfred Hitchcock y Stephen King para desarrollar una suerte de invasión de cuervos y avistarnos la tortura en “Misery”, en una apuesta gastronómica con ingredientes para que la muerte sea producto de un susto.

Este plato donde el miedo sustenta la teoría de que más vale leer que lamentar la realidad, nos convierte en protagonistas de cada una de las peripecias “malucas” de estos actantes que Dolande me imagino escribió con una sonrisa gozosa en los labios y también en los ojos.

Cada relato es una mala intención distinta. Claro, se vale de los ingredientes para que los platos invadan la mesa lectora y se puedan desarrollar las anécdotas donde el terror, el miedo y los temblores producidos por las sombras alberguen el suspenso mientras nos comemos un pedazo de pan bajo la luz tenue de una lámpara.

La clásica tradición que Poe, Quiroga y los mencionados en la preparación del plato, el de los cuervos y King, rey del suspenso, nos enseñaron desde nuestros primeros e inseguros sustos.

 

2

Veinticuatro (24) cuentos, relatos, historias breves le dan cuerpo a este libro de Gloria Dolande. Cuerpo y cuerpos porque en ellos el lector se topará con organismos vivos y muertos, apuñalados, personas de pesadillas, invadidos por el misterio. De manera que estamos en presencia de un experimento, como todo libro de suspenso o no, en el que se mide la calidad cardíaca del lector y la cantidad de insomnio padecido. Una buena fórmula para leerlo completo y echarse a volar en memoria de los cuervos del gordo cineasta y verle la cara a “La gallina degollada” de Horacio Quiroga.

Dos muestras:

Galletas de suspenso

Un lugar solitario
Ruidos de todo tipo
Música misteriosa de fondo
Una película de Alfred Hitchcock
Una novela de Stephen King
Luz tenue a plena oscuridad
Creer en lo paranormal
Fuertes vientos
Lluvia, rayos y truenos
Sin luz ni teléfono
Una camioneta accidentada
Sin nadie en casa ni vecinos alrededor.

Y, por supuesto, una mano generosa que mezcle todo eso hasta lograr la tensión que agite los músculos cardíacos, hasta la muerte del espectador, porque peor es si se está solo frente a la pantalla o las hojas del libro.

Realidad o pesadilla

La noche cercaba sus labios. Él se sentía realizado. Aquello era inefable. El beso lo acariciaba. Había soñado tanto ese momento cuando ella se le acercaba y él la tomaba en brazos. Podría ser una burla, un sueño, un cuento. Pero era real. La mujer de su vida, a su lado, yacía muerta.

Hasta ahora los lectores hemos salido ilesos y así recomendar la lectura de estos sustos.

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio