Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Dos mil diez y seis

domingo 15 de enero de 2017
¡Compártelo en tus redes!

Dos mil diez y seis, por Rolando Gabrielli

A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva oscura…
Dante Alighieri

2016,
año loco,
tiempo de máscaras
y fuegos artificiales,
la musa está de duelo
tocando campanas
a las puertas de los cementerios
arrastra almas en pena,
con sus cadenas la parca
recorre la sonajera musical
de la muerte global,
profunda, abismal
y el terror baila en los océanos,
las redes sociales se pasan
el mundo por las narices
Un hombre solitario,
Una mujer solitaria
¿Un selfie para dos?
¿No tienes nada qué decir?
La mano invisible del mercado
aplaude en la oscuridad
Fluye el bien y el mal
por las gloriosas alcantarillas
del presente
Tiempo líquido,
advierte el filósofo,
sin oxígeno,
pasa la historia,
tiempo mediático,
Luto, sombras errantes,
caen los abismos,
sin anestesia el dolor
atraviesa hospitales en campaña
Los drones vuelan,
asesinan inocentes
¿Quién arma estas almas desalmadas?

¿Dónde has estado, pregunto?
¿No hay esperanzas, dices?
Pon tu mano en el corazón,
pon tu mano en el corazón
Oh tiempos horrorosos,
la muerte se hunde
en el mar Mediterráneo
Los inmigrantes huyen en sus botes,
cargados sobre el mar,
vidas negras, vidas muertas
La muerte les acompaña
hacia algún lugar,
llegan a las costas, a las playas,
sólo ven ciudades desconocidas,
tierras despobladas, amuralladas,
alambres de púas creciendo
en los caminos,
miles caminan sin tiempo,
ni destino
En la noche árabe,
Europa se mira la cara sucia
al espejo de estos tiempos
“Es dura, muy dura la lluvia que va a caer”,
canta Bob Dylan
El mundo encontró un niño,
un niño sirio muerto
en las playas de Turquía,
los canales muestran el pequeño cuerpo
y la guerra continúa delirante su camino
Los inmigrantes son una peste
están en todas partes,
recorren Europa como un fantasma
Un Premio Nobel de la Paz
hace la guerra a medio mundo
¿Oslo, dónde está el sentido común?
La Tercera Guerra mundial
mece la cuna de la humanidad
en los viejos silos.

La Babel terrorista
peina la cola de Lucifer
El mundo mediático saca la lengua,
enseña los dientes al mundo real
Titulan: este es el año del conocimiento
¿La tecnología es el opio de los pueblos?
Siento que mi ordenador
quiere saber más de mí,
sabe que no formo parte de ninguna red,
que mi blog está bloqueado,
aun así me indaga, intimida,
acorrala con una pregunta ingenua,
apenas enciendo
esta máquina posesiva:
“Pregúntame cualquier cosa”,
me dice y reduce a escombros,
hasta mi inocencia
Aunque sea un slogan
y no lo es, me digo,
es inquietante la tecnología
¿Sólo quiere impresionarme?
¿Qué Dios está detrás de todo esto?
No lo sé
El celular abre con un mensaje,
que nadie puede ignorar,
ni quedar tranquilo:
Compañero de vida
Qué frase más amigable
Se presenta como un conviviente,
es parte de tu familia,
no te deja a sol ni sombra
y tu mano se extiende
desde el fondo de la espontaneidad,
sonámbula, poseída, embrujada,
asida a tu alma
y el pequeño artefacto
guía tus sentidos
por el ciberespacio,
como si nada.
Libia, Irak, Siria, Sudán, Yemen,
—no olvidemos—
bombardeados, saqueados, esclavizados,
humillados, negreados, despojados
del más mínimo sueño árabe-africano
Palestina, lo que queda de Cisjordania,
de la estrangulada Franja de Gaza,
de los muertos que salen de las tumbas
a abrir las puertas de sus antiguas casas
Esa Palestina, sus sueños,
sigue rodeada de muerte,
con su mar restringido, tierras ocupadas,
un muro por horizonte
y la muerte tan cotidiana
Muros, muros, muros:
¿siempre se lamentarán las mismas piedras?
La historia cuenta una historia ya contada,
algo así nos quiso decir Umberto Eco,
heredarnos lo más parecido a la verdad
Una niña se inmola en Damasco,
dice estar perdida,
lleva un cinturón de explosivos
atado a su infancia,
entra a una comisaría
y se hace explotar
Ángel del terror,
vuela a los cielos
en mil pedazos,
que los fragmentos de luz te amparen
niña bomba, niña extraviada
París, Niza, Bruselas, Berlín,
qué horror el terror,
viaja por el primer mundo en primera clase
Tiempo de iconos muertos
Leonard Cohen se despidió en el sueño
susurrando al oído del mundo
canciones que nunca olvidaremos,
David Bowie, Juan Gabriel, George Michael,
In memoriam, In memoriam
Bruce Weber, el legendario autor de obituarios
Del New York Times,
se ha retirado este año,
no murió escribiendo sobre los muertos,
quizás cuente ahora la historia de su vida
y que otro instale un epitafio sobre su tumba
Aquí yace un enterrador de oficio,
de lujo, de la Gran Manzana,
experto en el arte de despedir
la muerte, un gesto poco común
en estos días
El Chapo Guzmán se escapa de una cárcel
de máxima seguridad y lo vuelven a atrapar
por los caminos de la vida
México y el mundo
son un corrido muy mentado
El mal no le hace el bien
a nadie,
el hombre sigue sin convencerse,
en pleno siglo XXI,
que él es la piedra en el zapato
de una Humanidad deshumanizada
El Papa ya no es infalible,
no cree en el capitalismo
Dijo Urbi et Orbi:
El capitalismo es terrorismo
de base contra la humanidad
Mafalda habría dicho,
paren la globalización,
me bajo de este mundo,
en la primera esquina
azul del planeta
Pasa una estrella fugaz,
la luz tiene un mismo rostro
en todas partes
Los suecos enaltecen la poesía oral,
premian un juglar moderno,
un cantor popular,
un rapsoda contemporáneo,
un mensajero de la historia viva,
dicen que Bob Dylan
es el Oráculo de Delfos
El mundo se inunda de Pop
Se busca el hombre del año,
la frase del año,
la mujer del año,
la estupidez del año
y los candidatos hacen nata
sobre la leche derramada
y en la vitrina mediática
los exhiben como flor de un día,
pétalos lozanos
a punto de marchitarse
Este año murió Fidel,
después de más de 600 atentados,
sobrevivió al Moncada, Granma, Escambray,
Batista, a la CIA, Girón,
a los misiles de Octubre,
al bloqueo, al derrumbe de la Unión Soviética,
a la historia,
desde Eisenhower a nuestros días
El caballo viajó finalmente
por la Isla, como en el 59,
a la inversa,
hacia Santiago de Cuba,
su última morada
En Miami bailaron
Batista abandonó La Habana el 59,
después de un baile de gala,
el último del regente de un prostíbulo
Nos dejó Cassius Clay,
(Muhammad Ali),
un negro orgulloso, audaz,
símbolo de la libertad,
el más grande
Colombia,
más de medio siglo después,
la muerte perdió la guerra,
vuelan palomas ensangrentadas
Los niños de la Guajira aún
mueren de hambre
Las fosas comunes hablarán un día
por los muertos
El Daesh decapitó a decenas
de inocentes frente a las cámaras
en la soledad del desierto,
el horror subió un peldaño más
Sarkozy abrazó
a Kadhafi,
en París,
el abrazo de la muerte,
una loca reía al otro lado del Atlántico,
celebrando la muerte de un ser humano
(vini, vidi, vinci)
Salió electo Trump y tocó fuerte
su propia trompeta celestial
¿Comienza a abrirse el paraguas nuclear,
el mundo será un puñado de terror?
Qué comedia, este mundo, Divino Dante
El terrorismo sigue de terror,
el mundo se rodea de muros,
el muro de Berlín crece en Israel,
México, España, Hungría,
en una Europa acosada
por la peste migratoria
que desencadenó sin pensar
La mariguana oficializa su uso
medicinal y recreacional,
se extiende por el mundo,
la yerba mágica,
que los hippies sembraron
en los sesenta:
haz el amor
y no la guerra,
proclamaron al mundo la paz
Ahora las amapolas crecen libres
en Afganistán para financiar la guerra
Estos son tiempos brutalmente explícitos,
algunos son hechos perversamente cumplidos
La mafia deposita sus huevos de culebra
en los santuarios fiscales
El mundo es una golosina
de diamantes y estiércol
La poesía no sobra,
más bien, no alcanza
Bolt puso velocidad
a sus sueños,
en sólo cien metros
Es invierno en el Norte
y verano en el Sur,
donde vivo estamos entrando
a la zona seca,
una brisa suave viene del norte,
hacia el trópico húmedo,
un tiempo espléndido,
solo dos estaciones,
sobra agua y sol
casi todo el año
El Sur nos lleva invariablemente,
al Sur
¿Tú, dónde estás?
China está en todas partes
¿Hay un solo Dios?
Oriente y Occidente,
se miran las caras,
enseñan los dientes
no se ven los rostros,
ni se escuchan las palabras,
el mundo vive insomne
¿Están tan distantes?
La Antártida tiene una grieta inmensa,
los osos polares blancos,
caminan sobre su sombra blanca,
en la delgada capa blanca de hielo,
a punto de desaparecer,
en los blancos abismos antárticos
El cambio climático nos mudará de planeta,
es cuestión de tiempo
¿Tropezar con la misma Tierra
es un vicio terrestre?
Se extinguen las plantas
las lenguas,
las etnias,
los animales
¿Y el hombre cuando se extinguirá
por su propia bruta mano?
Cae muerta la última hoja
del calendario
África, África,
Alepo, Alepo,
Palestina, Palestina,
Venezuela sigue en el ojo de la tormenta
En esta parte del mundo,
nosotros,
el Sur,
el último confín.

Rolando Gabrielli
Últimas entradas de Rolando Gabrielli (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo