Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Cinco poemas escritos una tarde de julio

viernes 2 de agosto de 2019
¡Compártelo en tus redes!

Cuarenta kilómetros

el silencio prolongado de una mujer que quiere amar
debe resultarle una prueba de largo aliento
como si el amor fuera una caminata olímpica de cuarenta kilómetros

debe estar muy agotada
ojalá no muera sin conquistar el mundo que sueña
y que la sueña

ella sabe que en la acera de una calle que conoce
un hombre la espera por si aparece en su automóvil
abrirle la puerta del garaje de la casa.

 

Aromosa a jazmín

en algún momento
me siento a escribir mis versos
en el frente de mi casa

cuando eso hago
siempre pasa una vecina que me dice
—no llore
que esa vuelve
—y yo que no
que no vuelva
que venga ella
que está bien bonita
que se ve encantadora con sus sesenta años
y además aromosa a jazmín
que tumba cualquier gobierno

me mira sonriendo y con el rabito del ojo
me suelta besitos

yo entiendo el mensaje
espero que mi casa se llene de estrellas
y no aparezca una lejana canción de rómulo caicedo.

 

Ni alto ni bajito

un muerto no se siembra
se sepulta
se entierra

un muerto es un muerto
un despojo de la vida
no vuela alto ni bajito
no es pájaro
es un muerto

uno los recuerda como una película
y ya…

a mis muertos los lloro regularmente
les obsequio mi risa por pícaros
se me esconden y de pronto aparecen
en la fragancia de un perfume
en un paisaje

los muy pillos se hacen sentir
tanto mujeres como hombres
cuando pongo a sonar un disco de los panchos o pedro infante
aparecen
aparecen en manadas
como si fueran animales del monte
algunos piden canciones de abba y de la mouskouri
de los beatles se acuerdan muy poco
y si me hago el pendejo
si me descuido termino borracho
en el bar londres con avelino ospina
rodeado de lindas muchachas
que preguntarán cómo es apure
y por heraclio lozada
que se murió de las puras ganas
de irse a vivir a guasdualito
para curarse un amor venenoso
que le tenía el corazón hecho boñiga

pero a quién se le ocurrió
eso de que los muertos se siembran
qué tontería
lo que sí es verdad
es que en este país nos despoblamos a gran velocidad
pero los muertos no vuelan
ni alto ni bajito
son muertos
se entierran.

 

Los malos amores

los malos amores son como el diablo
están en todas partes
huelen mal
y hacen trampas
y uno ahí
defendiendo su turno al bate
guapeando
buscando ligar un jonrón
que limpie las bases
que el equipo gane
pero nada
se batea para triple play
nos sacan de la alineación de la franquicia
como dicen los narradores
buscamos otro equipo
quizás
se logre el estacazo de cuatro esquinas
que estremezca las tribunas
y el equipo
sea equipo de varios campeonatos
ganador de muchas series del caribe.

 

Un escritor de la selva

umbertico amaya es un escritor de la selva y de parís
aunque a francia no ha vuelto
y a mi casa tampoco
que no es como parís
pero sí como un exoplaneta

umbertico anda por arauca
empeñado en la pesca de cachamas
porque los bagres ya no dejan
y el río de allá que también se llama arauca
las cría de buen tamaño y bonitas
que resultan apetitosas en cualquier presentación

si allí no le ajila
torcerá a la zurda
se marchará a inírida
que según su afirmación
es la cuna de la belleza en la tierra

me perderé su conversa
y unos sedosos frijoles araucanos
seguramente cultivados por el mismo.

Alberto José Pérez
Últimas entradas de Alberto José Pérez (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo