XXXIV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE • Hasta el 24 de junio de 2021
Saltar al contenido

Poemas familiares y del pueblo

lunes 3 de mayo de 2021
¡Compártelo en tus redes!

El café

el café es una bebida milagrosa
si se le agrega
un poco de polvo de nuez moscada al servirlo
calma cualquier tormenta
obliga a decir
oye
qué le has puesto
sabe divino
gracias…
y enseguida llega la oración esperada
por esta vez no diré nada
pórtate mejor…
sírveme otra taza
por favor
cariño.

 

Del paraíso

iba a escribir un poema que dedicaría
a unas viejas bonitas
que siempre caminan en mi corazón
no pude llegar hasta ellas
unos pajaritos
con el negro y el rojo
en su plumaje
y el pico blanquísimo
llegaron a comer a mi patio
me pareció que no era suficiente lo que conseguían
regué arroz a mi alrededor
comieron
daban saltitos de contentos
acabado el arroz
cantaron muy lindo
y se fueron
creo que se marcharon al paraíso
desaparecieron en vuelo
ante mi mirada
esperé un rato por si volvían
tenían hambre
como yo
como este país
tenían que marcharse
se me aguaron los ojos al darme cuenta de que no volverían
a mí la belleza me conmueve
tanto como el dolor
mis lindas y viejas amigas
lo saben.

 

Unos pasos

unos pasos de mujer
que miren conmigo
en algunas madrugadas
las luces que caminan en el cielo
que me lean en voz alta
“las agonías de la razón” de Alfonso Reyes
cuando a la mía
se le aflojen los tornillos
que me lean también en voz alta
de vez en cuando
“el caballo de los sueños” de Pablo Neruda
para que la oscuridad
no toque nuestra puerta

unos pasos de mujer
que me digan
buenos días amorcito
necesito en este tiempo que vivo
y en los que vienen
que serán pesados
o como una bella flor

unos pasos de mujer
que no me pongan los zapatos
para que mis pasos no salgan de la casa
a vencer la intemperie.

 

Qué tal Vallejo

qué tal vallejo
su poesía es hermosa a pesar de ser dolorosa
para una tarde plomiza
de café y cigarrillos

una tarde para saberte lejana
apenas digas
está bien.

 

La sonrisa de mi hermana Lucía

la sonrisa de mi hermana lucía
cuando nos encontrábamos
en el centro de San Fernando de Apure
era musical
nos abrazaba su sonrisa
y dábamos giros a izquierda y a derecha
bailando el vals de la sangre

cuando se calme la fiera peste que nos azota
volveré a San Fernando de Apure
para verla en el aire de su ciudad
con su sonrisa diciéndome “hola poeta
hermano mío
qué bueno que llegaste”
seguro que será así
luego iré a sentarme un rato al tamarindo
a contar los tiempos de mi edad
respirando el amor de mi hermana

fue lindo abrazarla tantas veces
fue lindo tenerla
mi hermana lucía fue una antorcha
llena de vida que se nos apagó para siempre

Alberto José Pérez
Últimas entradas de Alberto José Pérez (ver todo)

El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio