correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Voces/escrituras de la literatura venezolana, de Blanca Elena Pantin

lunes 19 de julio de 2021

Blanca Elena Pantin

“Los escritores y otros creadores artísticos se conocen por sus obras. Aquello de ‘por sus obras los conoceréis’, no era una simple aseveración. Leyendo un libro, escuchando una pieza musical o contemplando una obra de arte, se puede obtener un fragmento más de conocimiento en relación con el escritor, el músico o el artista. La personalidad, qué maravilla, contiene un universo individual, que en el caso de los creadores alumbra con intensidad fascinante. Pero aparte de conocerlos por sus obras, también revelan el paisaje de sus interioridades cuando los entrevistan, porque el entrevistado juega con el entrevistador a desarrollar verdades y mentiras, como cualquier humano. Ya lo dije antes, los entrevistados tiene luz propia y ayudan con ello a reducir el área de nuestras oscuridades”.

José Pulido. Introducción a La sal de la tierra, libro de entrevistas.

1

Este libro atiende a dos lecturas: como texto periodístico y como material literario.

Uno: periodismo en el que el periodista esconde las preguntas para que aparezcan insinuadas en las respuestas. Se trata de una manera de abordar al sujeto entrevistado, sin preguntas visibles, para que quien se aproxime a su lectura pueda pensar, darle vueltas al mundo con el que se encara, y así aproximarse a lo que el periodista quiso indagar. Una fija acuñada por el llamado nuevo periodismo que hace años se impuso e hizo escuela para quedarse un tiempo y seguir progresando, andando caminos.

Pero, por supuesto, hay excepciones. En el encuentro con Miyó Vestrini, Salvador Garmendia, Elisa Lerner, Silva Estrada y Rafael Cadenas, Blanca Elena Pantin desliza unas interrogantes para darle más fuerza al contenido. Se trata de una necesidad. Es decir, las preguntas aparecen, emergen cuando el trabajo lo exige.

Dos: la otra lectura es la literaria, la que involucra obra y biografía. Cierta exégesis. El contenido de la vida de quien es cercado por quien por oficio sabe preguntar para conocer las interioridades del sujeto entrevistado, en este caso escritores venezolanos: escritores que se deshuesan desde sus respuestas en las que quien lee pueda recrear más preguntas a través de sus propias indagaciones. Vale decir, quien se asoma a este libro se convierte en sujeto interrogante, pero no el de la tradición: preguntas y respuestas obligadas. No; aquí quien crea es el entrevistado, mientras el entrevistador, en este caso la entrevistadora, es una presencia que registra lo dicho, que ha hilvanado antes el tejido de unas preguntas invisibles. Suerte de duende que sabe ubicar cada segmento en el texto que habrá de hacerse público en los medios, aquellos donde Blanca Elena Pantin laboró como reportera de la fuente de cultura: El Diario de Caracas y El Universal, desde donde ella amplió sus posibilidades, no sólo como periodista sino como poeta, porque el diarismo es una forma de hacer poesía, sobre todo si quien trabaja en un periódico anda siempre con poetas, artistas y locos soñadores. Y llena de lecturas, de imágenes, de la magia del lenguaje, de la lengua con que se habla en el patio casero y se sueña en el mundo universal.

De manera que la riqueza de esta lectura es doble. Se puede teorizar mucho acerca de esta muestra en la que nuestros autores, tanto Pantin como sus invitados, son personajes protagónicos, pese a que la reportera evite las preguntas en la mayoría de los encuentros verbales con sus entrevistados. En periodismo, sobre todo cuando se trata de entrevistas o textos informativos, la voz del reportero sólo debe ser puente, ligadura, pero no primera persona, a menos que se trate de crónicas o reportajes donde el redactor no pueda eludir su presencia.

 

2

Aquí están contenidas las voces y palabras de muchos escritores venezolanos. Sus rostros, sus perfiles, sus intimidades creadoras. Están los títulos de sus más importantes libros. Están sus geografías de origen, sus primeras aventuras lectoras, algunas manías, secretos por todos conocidos y otros reservados. Están los lectores que, como duendes, han pasado sus iluminados ojos por las tantas páginas escritas.

Antonia Palacios, Ana Enriqueta Terán, Armando Rojas Guardia, Lucila Palacios, Francisco “Pancho” Massiani, Julio Garmendia, Yolanda Pantin, Hanni Ossott, Salvador Garmendia, Miyó Vestrini, Alejandro Rossi, Elisa Lerner, Adriano González León, Alfredo Silva Estrada, Juan Sánchez Peláez y Rafael Cadenas son los personajes de esta publicación que la editorial Ítaca entrega a los nuevos y viejos lectores de nuestra lengua.

Para reforzar lo anterior, en el resumen de la publicación, la editora, Milagros Mata-Gil, afirma:

Son diecisiete entrevistas de diferente tenor y duración en las cuales se destaca solamente la expresión del escritor entrevistado. Y son notables no sólo por el aporte a la historia y el conocimiento de la literatura venezolana sino por el sonido íntimo de eso que, como en Spoon River, brota de una versión de música polifónica.

(Ediciones Ítaca / Colección Biblioteca Ítaca 1, Caracas, 2020).

Las fichas de los escritores entrevistados fueron hechas por José Antonio Parra.

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)