Sublime. Y hay quienes se jactan de que el libro en físico desaparecerá para dar paso a los digitales…

Responder