Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

La insubordinación de los márgenes: diarios 1988-1989, de Victoria de Stefano

lunes 7 de agosto de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Victoria de Stefano
Un diario, este de Victoria de Stefano, es ella más allá de sus ficciones. Es la Victoria real, personal, la que sonríe, abraza, saluda, conversa, teje, riega las matas, mira el Ávila.

1

Tardíamente… nunca es tarde, dicen, me encuentro con La insubordinación de los márgenes, los diarios de Victoria de Stefano escritos entre 1988 y 1989, todo un año de vivencias recogidas en un tomo que El Estilete publicó en el año 2016.

Leer los diarios, los de alguien que ha escrito tanto, que ha creado mundos a través de varias novelas, es una revelación que nos acerca a la intimidad del autor. Victoria de Stefano en este libro se entrega desde su casa, desde sus caminatas por parques de la Caracas que amó. Nos habla de sus amigos más próximos, de los libros que lee y de los que ha escrito y estaba escribiendo en ese momento. Nos dice de hechos violentos que marcaron la existencia de muchos venezolanos y que aún hoy los siguen marcando.

Es todo un acontecimiento. Es la voz de una mujer que entra a nuestro ámbito personal y se entrega para decirnos cómo anda en su habitación, cómo habla sola, a quién ama, en quién confía, cómo piensa una novela. En definitiva, un diario, este de Victoria, es ella más allá de sus ficciones. Es la Victoria real, personal, la que sonríe, abraza, saluda, conversa, teje, riega las matas, mira el Ávila, se convierte en la ciudad que habita. Es ella, la mujer entera. La creadora que duerme con los libros en la cama, que abre las ventanas y descubre el día, el mundo entero.

 

“La insubordinación de los márgenes: diarios 1988-1989”, de Victoria de Stefano
La insubordinación de los márgenes: diarios 1988-1989, de Victoria de Stefano (El Estilete, 2016).

2

En el fragmento que cierra el prólogo de su libro, la autora afirma:

Diarios 88-89, fueron por azar o por coincidencia años de grandes virajes históricos y quiebres ideológicos: la glasnost, la perestroika, que conducirían a la disolución de la Unión Soviética en 1991, la inimaginable caída del muro de Berlín, la masacre de la Plaza de Tiananmen, los días oscuros del Caracazo…

En efecto, esos hechos, todos, aparecen reseñados en estos diarios que nuestra autora destaca con claridad. El país era una advertencia desde el afuera mundial. Lo que sucedía en el extranjero se reflejaba en Venezuela, donde se perfilaba la llegada de una tragedia.

Victoria de Stefano comienza el 20 de febrero de 1988 y termina el 30 de diciembre de 1989.

Las primeras palabras mencionan a uno de sus más caros amigos: “Ayer tarde en casa de Juan Sánchez Peláez. Juan estaba alegre…”.

Y en el último bocado de ese diciembre del 89: “Las ilusiones de publicar Cabo de vida se desvanecen una a una…”.

Es decir, siempre la escritura: la poesía y la narrativa. La escritura como navegación.

Define Victoria el género de esta manera: “El diario sería una suerte de densificación del alma desde el yo para mí. En mi opinión el diario es un proceso reflexivo signado por la necesidad de revisar, reformular, repensar los valores en crisis y dar el salto al segundo advenimiento: como un renacer de las cenizas” (pp. 65-66).

 

3

Rafael Castillo Zapata, quien escribe sobre este trabajo de Victoria de Stefano, señala la presencia de autores referenciales en quienes nuestra autora ha confiado. Autores universales que escribieron diarios, entre ellos Tolstoi, Stendhal, Delacroix, Tsvetáyeva, Gide, Proust, Kafka, entre otros. Todos ellos como personajes vivos en las páginas de estos diarios que Victoria nos ha legado.

Victoria no deja de estar cerca de sus amigos, el ya mencionado poeta Sánchez Peláez, Salvador Garmendia, Isaac Chocrón, entre otros personajes de nuestras letras.

Estos diarios nos muestran parte de la historia de nuestro país, la rasgadura del pensamiento que hizo tanto daño durante las décadas de los años 60, 70 y 80, antecedentes de lo que luego sería el país de hoy. Estos papeles de Victoria nos dijeron premonitoriamente lo que seríamos luego.

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio