Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

La comedia urbana, de Armando José Sequera

lunes 5 de febrero de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Armando José Sequera
Armando José Sequera es uno de los representantes más influyentes de la microficción venezolana y de muchas partes de América Latina. Academia Urso

1

Una escritura de la ciudad, un viaje por distintos personajes, por distintos destinos que Caracas les ofrece a sus habitantes, a sus fantasmas, a sus invisibles transeúntes, a quienes entran y salen de su útero para usarla y desusarla, para amarla o violentarla.

Una escritura con la mirada mientras se ambula por la ciudad, por una ciudad que puede ser cualquiera, pero esta vez es Caracas, la horrible muchas veces, la amable otras tantas. Un escritura que se resuelve a través de unos relatos breves autónomos, independientes pero atados por la misma fiebre o por la misma porfía de quien la camina y la dibuja, de quien la habla, la describe, la narra, la borra y la vuelve a construir.

 

“La comedia urbana”, de Armando José Sequera
La comedia urbana, de Armando José Sequera (Monte Ávila, 2000).

2

Armando José Sequera es uno de los representantes más influyentes de la microficción venezolana y de muchas partes de América Latina. Experto en “maldades”, nuestro autor nos conduce por un laberinto de referencias, de detalles, de una gran metáfora cuyo nombre reposa frente a una gran montaña, otra metáfora que la mirada convierte en sacralidad. Pero la ciudad que se escribe no es la misma en cada relato, en cada instante: cada brevedad es una ciudad distinta porque cada una se representa desde ella como una urbe que se inclina como una representación, como un personaje que se desdobla frente a quien la mira, frente a quien la reconstruye con palabras.

Caracas, la que fue la de los techos rojos, ahora la de los altos edificios, las anchas avenidas, las esquinas peligrosas, los barrios inmensos, los rostros adustos, los labios cerrados o abiertos llenos de sonidos. La ciudad que a diario despierta con una historia nueva, con una tragedia o una travesura de sus habitantes, con una comedia donde se ríe y se llora.

La comedia urbana es una gran obra de teatro no para ponerla en escena porque ella es la escena.

Una ciudad de cuadros donde quien camina en sus calles se anima a seguir siendo la Caracas de antes pero también la de ahora. La humillada, la ofendida, la calculada, la robada, la sobada, la acariciada, la torturada, la sucia o limpia de acuerdo con el lugar donde el poder se aposente.

La comedia urbana (Monte Ávila Editores Latinoamericana, Caracas, 2012) es una gran obra de teatro no para ponerla en escena porque ella es la escena. Escrita en tres actos (“Civilizada barbarie”, “Metástasis de la locura” y “Escombros y reliquias”), cuenta con un prólogo como un epígrafe múltiple en el que se cuenta parte de la historia de la ciudad a través de la opinión de otros autores mientras Armando José Sequera se mueve entre ellos.

Expuesto como el adagio latino “vox populi, vox Dei”, La comedia urbana es un libro para leer mientras el mundo se derrumba. O se regresa de su tiempo perdido.

 

Una poética de brevedades, de cuentos o recuerdos, de relatos para usar como referencia, como tentativas.

3

Calles, sus nombres, avenidas principales o no, sus nombres, letanías de arrabales, apellidos y nombres de pila que aparecen en la ficción creada por quien ha fundado la ciudad desde sus miserias, desde sus locuras, de sus risas desencajadas, desde el río infartado, desde la gran montaña que la mira siempre asombrada.

Una poética narrativa despojada de poesía. Una poética de brevedades, de cuentos o recuerdos, de relatos para usar como referencia, como tentativas: este libro de Sequera podría ser leído en una semana o en dos décadas, el tiempo que pasó soñándolo, retándolo, escribiéndolo.

Para trazar este mapa verbal, nuestro autor se dedicó a estudiar su anatomía, sus órganos vitales. Una obra de investigación que lo condujo a recrear, a inventar, a reinventar, pero también a reflejar la realidad sociológica, política, económica y cultural de una ciudad que es todo un país. También es una crónica despojada de lamentos historiográficos.

Para los lectores, curiosos o críticos podría tratarse de un libro de cuentos. Pero igual de una novela fragmentada, escritura con los retazos de la imaginación que la misma ciudad conserva como sustento.

Alberto Hernández

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio