Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

El naranjo

• Lunes 6 de noviembre de 2017

“El naranjo”, de Carlos Fuentes1

En unas semillas está contenido el Nuevo Mundo. En unas semillas que viajan en un bolsillo se traslada la heredad: la vida y la muerte, la guerra y la paz, la agonía y la eternidad.

Y fue Carlos Fuentes en El naranjo (Alfaguara, México, 2003) quien, con su maestría narrativa, cargada de poesía y diversos climas, cuenta y descuenta (el tiempo llega a América y regresa a España) a través de una tesis resumida en cinco cuentos: “Las dos orillas”, “Los hijos del conquistador”, “Las dos Numancias”, “Apolo y las putas” y “Las dos Américas”.

Fuentes inventa todo. Inventa los personajes y recrea, reinventados, el continente recién encontrado y sus milagros, miserias y riquezas.

Las semillas de un naranjo metaforizan la historia: la llegada de Hernán Cortés, la muerte de Moctezuma, la caída de los dioses, la descendencia del conquistador, quienes se pelean la heredad; la guerra eterna de Roma contra la rebelde España, representada en la inexpugnable Numancia, hasta lograr su rendición y derrota; el dibujo de un personaje que ridiculiza la realidad a través de un actor de cine, y la visión de Colón, personaje de ayer y de hoy, quien termina, luego de sus aventuras contadas en un diario, de regreso a la España en un vuelo de Iberia mientras lee la revista Hola.

El fruto representa la redondez de la tierra. El círculo donde se acumulan todos los eventos imaginados. La teta de la tierra, las tetas de la madre de Colón. El zumo del cuerpo y de la tierra.

El maestro mexicano de la imaginación literaria se nutre de la anécdota historiográfica y la convierte en una ficción donde respira una poética que en su narrativa se hizo común.

 

2

En todos los cuentos está el naranjo. Símbolo referencial, se anuda como personaje en cada uno de los aventureros que pasaron por esta tierra. Unos regresaron a la España natal y otros quedaron enterrados en tierra ajena o ahogados en las aguas profundas del océano o en las torrenteras de los ríos.

Dentro de las semillas del naranjo está instalado el tiempo: la llegada y el regreso. Bajo la sombra del árbol, la espera.

Quien llevó las semillas y las sembró y quien las regresó a España son el mismo personaje. Sólo que cambia de nombres. Es Cortés, también Colón. Vince Valera, descompuesto y engusanado sobre la cubierta de un yate. Tanto los hijos del conquistador como los soldados que iban y venían de Roma a España a tratar de vencer a Numancia. Era el mismo árbol, la misma germinación, la misma muerte. El mismo nacimiento. El cadáver podrido de un personaje bajo el intenso sol del mar de Acapulco. La península de Arizona confundida con una isla y la fantástica imaginación del Almirante para atraer la atención del poder imperial.

 

3

Dentro de las semillas del naranjo está instalado el tiempo: la llegada y el regreso. Bajo la sombra del árbol, la espera. La sombra que cubre y descubre.

Hilo conductor de cinco historias que se unen para implantar la raíz de una cultura. Para dejar las hojas aromosas de un idioma, pero también el lado oculto de una travesía que aún está por revelarse. La savia del mestizaje.

Un continente que aún carga sus misterios en el bolsillo de unos aventureros, creadores de una orilla reflejada en la esperanza de otra orilla.

Alberto Hernández

Alberto Hernández

Poeta, narrador, periodista y pedagogo venezolano (Calabozo, 1952). Reside en Maracay, Aragua. Tiene un posgrado en literatura latinoamericana en la Universidad Simón Bolívar (USB) y fue fundador de la revista Umbra. Ha publicado, entre otros títulos, los poemarios La mofa del musgo (1980), Amazonia (1981), Última instancia (1989), Párpado de insolación (1989), Ojos de afuera (1989), Nortes (1991), Intentos y el exilio (1996), Bestias de superficie (1998), Poética del desatino (2001), En boca ajena: antología poética 1980-2001 (2001), Tierra de la que soy (2002), El poema de la ciudad (2003), El cielo cotidiano: poesía en tránsito (2008), Puertas de Galina (2010), Los ejercicios de la ofensa (2010), Stravaganza (2012), 70 poemas burgueses (2014), Ropaje (2012). Además ha publicado los libros de ensayo Nueva crítica de teatro venezolano (1981) y Notas a la liebre (1999); los libros de cuentos Fragmentos de la misma memoria (1994), Cortoletraje (1999), Virginidades y otros desafíos (2000) y Relatos fascistas (2012), la novela La única hora (2016) y los libros de crónicas Valles de Aragua, la comarca visible (1999) y Cambio de sombras (2001). Dirigió el suplemento cultural Contenido, del diario El Periodiquito (Maracay), donde también ejerció como director, secretario de redacción y redactor de la fuente política. Publica regularmente en Crear en Salamanca (España), en Cervantes@MileHighCity (Denver, Estados Unidos) y en diferentes blogs de Venezuela y otros países. Sus ensayos y escritos literarios han sido publicados en los diarios El Nacional, El Universal, Últimas Noticias y El Carabobeño, entre otros. Parte de su obra ha sido traducida al inglés, al italiano, al portugués y al árabe. Con la novela El nervio poético ganó el XVII Premio Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana (2018).

Sus textos publicados antes de 2015
12104119189208209210211212213216217222224225226227242259284290297299
Ciudad Letralia: Crónicas del olvido
Editorial Letralia: Libertad de expresión, poder y censura (coautor)
Editorial Letralia: Las nubes que pasan (poemas para Japón)
Editorial Letralia: Doble en las rocas. 18 años de Letralia (coautor)
Alberto Hernández

Textos recientes de Alberto Hernández (ver todo)