Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Una extraña habitación en Saturno & otros planetas infames, de Maikel Ramírez

lunes 25 de octubre de 2021
¡Compártelo en tus redes!
“Una extraña habitación en Saturno & otros planetas infames”, de Maikel Ramírez
Una extraña habitación en Saturno & otros planetas infames, de Maikel Ramírez (El Taller Blanco, 2021). Disponible en la web de la editorial

1

La imaginación encuentra en Maikel Ramírez terreno fértil para deshacerse de la realidad posible y crear otros mundos, tan cercanos como próximos que son capaces de ser creíbles en las pantallas del cine o de un televisor, pero tan creativos que posibilitan la existencia de personajes que siempre hemos sostenido mantener en la memoria, gracias a otros imagineros que no han terminado de invadir la Tierra con sus fantasmas o viajes interplanetarios, los mismos que no siendo ciertos o verdaderos nos aseguran el temor de llegar en cualquier momento. Por eso la ciencia-ficción o la ficción revelada como ciencia convierte al pobre ser humano en crédulo, cuando han defendido ver un platillo volador o a un marciano de los tantos que la literatura recrea en sus páginas. Digamos que nada de eso es cierto, pero cuando un narrador de carácter escribe sobre estas cosas, entonces hay que comenzar a creer, puesto que la locura literaria, la más creativa, es capaz de todo.

Toda esa imaginación nos induce a forjar la alineación de varios planetas que, fundidos en las revelaciones de Poe, Bradbury, Milton, The Doors, entre otros epigramáticos viajeros de la memoria, destacan la visión cósmica de ésta en la que nos sumerge Maikel Ramírez, quien con fruición, conocimiento de la Vía Láctea y otros espacios siderales, nos lleva a sentir todo lo que pueda sentir un astronauta lector o, en el mejor de los casos, terror ante un alienígena de esos que hemos visto en películas y nos han convencido de que hay vida en otros planetas.

Con este libro de Ramírez llegamos al convencimiento de que somos extraterrestres o visitantes a un planeta como Saturno, tan lejano pero tan cercano a la vez gracias a la densidad atmosférica creada por nuestro narrador.

 

2

Publicado por El Taller Blanco Ediciones en la Colección Comarca Mínima, en Cali, Colombia, este año de 2021, Una extraña habitación en Saturno… es una caminata levitante por planetas y sus satélites (aquellos que tienen satélites con algún significado), si nos referimos a palabras, oraciones, relatos, microbios verbales que nos inducen a creer que no somos más que hormigas en el inmenso concierto de los planetas y sus misterios. Claro, todo contado con la más insidiosa ironía y hasta crueldad, esa que suaviza el corazón y anida ganas de seguir leyendo, porque a la larga se trata de imaginación. Un desbordamiento de imágenes, de anécdotas, de ensueños, pesadillas, viajes, imaginación pura y cruda, formas y deformas, transiciones, afirmaciones y presunciones. Es decir, aquí, en este volumen, se concentran todas las características de un buen relato breve, de una brevedad que se vive un instante y se convierte en un pensamiento que no termina de escapar de la memoria.

Teorificción

El narrador omnisciente te vigila.

Nos entrega Maikel Ramírez y uno, lector, se siente realmente vigilado, espiado, visto a través de la hendija de unos ojos que precipitan la lectura, detenerla, volver a ella, medio sonreír, cerrar los ojos y hasta abrir la boca para admirar la destreza y calidad imaginativa de un escritor que nos tiene acostumbrados a sus ensayos, estudios y demás aventuras literarias y ahora nos amarra a esta línea, a este short-short story, y nos convence de que estamos siendo sitiados por alguien que nos lee por dentro, que sabe lo que pensamos, lo que no pensamos, lo que olvidamos, lo que somos y no somos porque nos piensa y relata y delata nuestros más profundos secretos.

 

3

Una vez más, El Taller Blanco se anota una muy buena: publica un libro de relatos cortos, de micro o minificción, donde el autor demuestra la capacidad para ir más allá del más acá de sus historias. Cuenta, relata para que leamos sin necesidad de perder el aliento. Leemos con el aire contenido, y si el lector no está preparado, podría sentir el mismo miedo que se siente frente a una película de invasores de Marte, aunque sabemos que en el planeta rojo no hay nadie. Pero Saturno sí provoca mucho temor (aunque sólo esté presente en una habitación) porque es un planeta que no hemos visitado, excepto Ramírez, quien nos lo trae a la Tierra, a casa, en estas páginas que celebramos con mucho gusto, aunque cierto empeluznamiento nos obligue a volver la mirada a la realidad y convencernos de que no nos secuestrará un alien, un marciano o un bicho de esos que vienen del más allá de la muerte o del infinito espacio.

Pero también Maikel Ramírez fabula. Nos ayuda a entender los misterios de alguna fauna casi humana. Terrestre y viajera al espacio exterior. Sabia y pensadora, trepadora o moneadora. Los animales siempre han sido bienvenidos a los cuentos cortos porque ellos conocen la cortedad brutal de los humanos. Y nuestro narrador, quien por omnisciente nos vigila, ha sabido armar este libro tan sabroso como peligroso. Si uno se descuida se lo lleva una nave espacial, tan planetaria de la infamia que no sentimos la abducción o como se llame el hecho de que nos conviertan en un cuerpo que levita o en polvo cósmico, chupados por un chorro de luz que sale del vientre de una nave espacial.

Alberto Hernández
Últimas entradas de Alberto Hernández (ver todo)