XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Que contiene divergencias

lunes 21 de noviembre de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Textos y fotografías: Wilfredo Carrizales

1

Que contiene divergencias, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Previas encarnaciones. También apariciones que vuelan y me observan. Mis pasos se mueven a través del paisaje que se lee a sí mismo. ¿Y el tótem? Pregunta el comentador. El tótem intima con la sugerencia del propio regalo.

Densos cielos en la oscuridad del corazón del buitre. Un tratado que consiste en líneas para convocar o llamar a las cosas para que cambien. La idea de un camino zigzaguea bajo la rúbrica de un ser repleto.

Arena y viento escondidos tras el eterno orgullo de la nada. Palabras que no conocen sus carruajes ni la travesía de sus pasmos. Escombros que acaso se calienten en la orilla del mar invocado por asociación.

Las pausas se han vuelto reflejas; las noches, vastas y terrosas. La primera visión del tiempo cuelga de un viejo retrato. Una cabeza atrae estrellas y ampollas de ganso. Quizá se mezclan piedras con polvo y lo tangible aparece ahí como ámbito de mentirosa realidad.

Unas naranjas se agregan al debate y el universo remueve sus trazos y densos círculos van perfilando unas auroras sugeridas. Un grupo de humanos se alarga y se acorta y afila su dirección. El comentador vuelve a preguntar: ¿y el tótem? Se inflama con fuerza, se complica, se sorprende, pero no se inmuta.

 

2

Que contiene divergencias, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

La existencia se ha clarificado, mas no prontamente. El miedo preexiste y las familias acorralan al escritor y le arrancan las vísceras para saciar su curiosidad.

El tótem permanece como remanente de un monumento colectivo desechado. Por doquier: ligaduras, botellas, zurrones, grietas, incisiones, astillas… Por un largo periodo un personaje se recurre y aparece en cualquier situación, aun en las más inestables.

Lo lúdico se alude y se traslada a otra esfera. Gratamente sorprenden los significados contraídos, sus muchas luces, sus aguas, de hecho, perecibles, pura decoración.

Empero se abren tapas de un natural sentido de trascendencia. Contrapartes orientadas hacia los desiertos o las tolvaneras que una y otra vez sacuden las huellas de ¿peregrinos?, ¿fugitivos?, ¿tránsfugas?

Los motivos marchan hacia su fin. Florecen los espacios que ocurren cerrados. Se reconoce lo tectónico por sus señales de incordio. ¿Habrá islas con moretones y sañas a remolque? Guindadas mariposas exhiben sus destinos marcados por el polen de sus anonimatos. Ampulosamente asciende un veneno engastado en historias de corral y de mediodía. Ilusiones que temprano se ladearon y luego se estiraron hasta lograr la misma importancia de los lenguajes recónditos.

 

3

Que contiene divergencias, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Tal vez una perspectiva me conduela. Se entiende que encima de un título adjuntado a un pasaje. Un distinto episodio me divide en planos enigmáticos: los huesos saltando por los lados; la piel extrañamente apachurrada; los dientes arrancados sin ritual; la cabellera, teatralmente, cercenada. Terrible ocurrencia sin presagio.

Mis texturas y mis preferencias fieramente expansionadas como símbolos de una carrera que conduce a un combate permanente. Casi que me asumo y articulo banalidades, aunque permeo las dificultades y el jaleo.

Me doy para el olvido; no lo recuerdo. ¿Aparecerá un ángel bajo mi almohada, tras mi maleta? Finalmente me arranco una canción y la quimerizo en extensa ambigüedad.

Llegó el turno y el camino desemboca en la costa y los barcos no han sido esbozados todavía. Entonces se arrastra el aceite y alternativamente se pringan los rincones y las caletas.

Ligas de importancia para las madres se distienden a lo largo de las antigüedades. Después se combinan y así existe la mendacidad y en el borde de la playa muchos maderos sin impronta.

Los números comienzan a fosforecer y por contraste se anuncian sus acentos o sus amontonados matices. Una lluvia puede acosar, de improviso, y frustrar el objeto de lo observado. Hasta la ribera insiste en reclutar al más puro de los misterios de hoy.

 

4

Que contiene divergencias, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Todo no dura. Busquemos la inmersión dentro de nosotros mismos. La emoción va camino de ser estridente. El coraje se resiste. Se mientan estrecheces en el viento de afuera y todavía desayuno en los patios y oídos cazando.

¿Quién trajo al anónimo? Posee tradición de mirón y finge haber vivido de costumbre en costumbre. ¿Cómo arrebatarle su actitud? La pócima duele y cansa y desnuca.

Las flores se ausentan, mas no sus perfumes. Recrudece el mal olor de la nostalgia y los aperos se tornan inviolables. Ayer se tantearon conchas y se defendieron trabajos de cuencos, monedas y pitos. ¿Qué fue de ello? ¿Dónde hubo repercusión?

Cartas del más allá se teme que hayan arribado. Nadie quiere recogerlas y hay una compuesta sensación de angustia e incertidumbre. ¿Brotará otro crepúsculo sin quejidos?

Más y más inscripciones me inmovilizan. No me ayudo en la altitud. Los machos se pulen a secas y en sus geometrías, curiosamente, se atan mordacidades de imperios desvanecidos. ¿O no?

Lo rústico se aviene y no se elude. Las connotaciones ya no nos pertenecen y los objetos han escupido tarde sus emociones. La dignidad de las llaves puede sustentar cualquier rebelión.

A la postre se eligen los motivos y se exaltan las respuestas que nunca se emiten. Los rumores se esconden detrás de imágenes abatidas por tempestades sin truenos. La resurrección de la soledad se aproxima con prevaleciente cansancio y trazas de condena.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio