XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

De la extensión y su sino

martes 25 de julio de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Textos y fotografía: Wilfredo Carrizales
De la extensión y su sino, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

1

Extensión manifestada en un canal y su sino sumergido, mas no ahogado. El verano a la vista y sus aires comerciando con las apariencias. Cáscaras para mostrarse con todas las fachadas. Amplitud de los cuerpos considerados desde la exterioridad. Una mujer paseaba por las orillas y llevaba sus cosas de buen grado. La expansión de su pecho fluía con la corriente. Con propiedad la superficie del agua, lentamente, se profundizaba. Los troncos crecían rebasando sus reflejos y logrando espacios apenas rendidos de fatiga. La luz se formó ayudada por los contornos y la atenuación de las rocas. El silencio y la soledad, en maridaje, participaban de la prolongación de la sustancia del trasvase. En muchos sitios se esparcían los barnices del suelo y segregaban manchas en busca de pies de paseantes ya agotados. Un incendio no visible pugnaba por encontrar al animal propagado en su costumbre de arder y no consumirse.

 

2

Aumento poco eficaz de la bruma exudada por golondrinas de la intuición. Las hojas tendían a disgregarse, gracias al expulsor de los rincones. Se abrazaban las escrituras de las cortezas en un concierto de belleza y avenencia. Existía una dimensión en el interés de los detalles volcados hacia el cortejo de las hierbas. Se repartían distensiones bajo la mística de lo colindante. A compás se hinchaban las enfermedades de las aves perturbadas. De lo sombrío repercutía un aroma de raza en fuga. Unos insectos se acatarraban y expresaban su sorpresa mordiéndose las colas. Especialmente se entorpecía el tránsito de la ardentía, a sobre haz. Muchas escenas rodaron en una sola, a semejanza de una curva tendida entre dos puntos sin sustento. Aplicadas a las copas de los árboles, unas rutilancias se asumieron como ofrendas o como pigmentos de resistividad. Un movimiento, en aquella intemperie, se desperezó y habitó, brevemente, los extremos de la debilidad.

 

3

Solturas y difusiones a granel. Encima de la llamada del verdor, la taxonomía de un individuo a punto de degradarse. En un momento inubicable, un modo de dilatación de los respiros. Se trataron voluntarias visiones para los oídos, especificidades de trinos sin retornos, sin asideros. Voces del subsuelo transustanciadas con porfía, en alegato de especies ajenas. En otro ámbito, paralelo e imaginado, una custodia para un apogeo. Partiendo de lo mucho no curvado, se demoró la vastedad de un vaticinio. Brotaron vástagos al cuidado de la humedad y luego se apartaron para continuar la retórica de sus deliquios. Otras raíces se extenuaban bajo el peso del manifiesto de las nubes. Estuvo muy extendido el oficio de virutas sin su correspondiente horizonte de intemperancias. Algo llegó en un pañuelo abrumado de fango y oquedad: ningún espíritu se vislumbró en su planura. La ramificación de los contrastes se repartió entre las rutinas del altar ácueo.

 

4

No estragadamente, sino con arreglo a la sujeción del apartamiento derramado. Generalizaciones de las delgadeces; asomos a las voluntades del calor; duraciones de los asilos de las sombras expurgadas. Y de esta guisa, se avanzó en los efectos de las dilataciones, en procura de una molicie que aflojara las junturas, los nudos de la exuberancia… Unas respuestas se estiraron cual artefactos de distancias pandiculadas. Se irguieron fluideces de una elasticidad propensa a subsistir por siglos y centurias. Abrochado al afuera, un extemporáneo fulgor produjo escozores sobre las pieles derivadas en su sangre. Se arrimaron los cuerpos a las brusquedades de las aventuras de los espasmos. Por muy tirantes que llegaron a ser las visiones de humos, nunca fueron lo suficientemente herrumbradas como para lograr un vuelco en la savia de las pupilas. De suerte que los pliegues de lo silvestre no se exfoliaron y ostentaron sus exhalaciones en pleno.

 

5

Donde se cansaron los extendimientos. Allí se consideraron argucias para evitar viudeces bajo los lodos. Ya se sabía acerca del hábitat sagrado de las lombrices. Así que los posteriores organismos se desafectaron al régimen que imperaba. Derechamente se regularon las esferas en sus pequeñeces. A empujones avanzó una ceniza sobre el aguachento vaivén de los destellos. No acudió ninguna razón a propalar la efusión de otro líquido. Aludidas, giraron alrededor de las horas impávidas, las libélulas de empuñaduras espejeantes. Descendió la dehiscencia de su quietud, sin riesgo ni expectación. El más común de los apartados dejó un rastro para proferir un futuro enlace. Acerca de la oportunidad esparcida, se pluralizó un hervor de espumas y burbujas que fortaleció el interior del cauce y lo supuso serpiente de regadío. (Una temprana hondonada se espurrió en su obra de énfasis y relación y asomó sus antecedentes nada triviales).

 

6

Al extendijarse las hormigas de los montículos, peligrosamente se le vinieron encima signos y sigilos desde un siempre hiperbólico. Además se ahuecaron las arboledas y contrajeron sus convulsiones en solicitud de un rezumadero en precario. Minucias de caracoles iban a remolque de la turbiedad y las ondas se replegaban por encanto de brisas de relance. Lo más sensato era mirar con los ojos cerrados hasta sentir la exquisitez de haces de plumillas vegetales que boyaban distraídas. Las huellas se dimensionaban como conceptos de una viscosidad orientada hacia la desmesura del ocre. Se oían, particularmente, las rajas de las axilas arcillosas. Se quiso la prioridad de los arrebatos del astrago, pero, al cabo, se impusieron unas viñetas del atropello de la pesca. ¿En algún momento se pensó en recoger la extensión desenrollada para ponerla al servicio de un declive más insólito? Se intentó una réplica, mas pronto la suplantó un subterfugio, un recurso de galería.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio