Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Apenas sería un atardecer con verja y zarcillos

• Martes 10 de octubre de 2017
Textos y fotografías: Wilfredo Carrizales

1

Apenas sería un atardecer con verja y zarcillos, por Wilfredo CarrizalesTextos y fotografías: Wilfredo Carrizales

Acaso contingencia al debilitarse la luz; quizá un crepúsculo que arrastraría la caída del día. Un signo de cerramiento que perturbaría el ánimo. Variación que podría asirse y trepar hasta las nubes, hasta los reflejos indecisos del azul.

Sustancia que se toma por donde quema. En la parte periférica una densidad, de la cual se extrae un fundamento para impresionar. Un sonido leve enamora, aunque se desconfía de su impermanencia. En potencia, se extiende la sutileza que agita las pupilas.

Multiplicidad de un atardecer único, ungido por el numen del reposo absoluto. La verja no cancela espacio alguno: más bien hace entrar en vereda que se deduce de formas fugaces. Zarcillos con el espíritu de la vida, designados a priori. Frente a todo el acontecer, un comienzo que se impone y que no culmina sólo con su despeje lento, patente, mortal…

 

2

Apenas sería un atardecer con verja y zarcillos, por Wilfredo CarrizalesTextos y fotografías: Wilfredo Carrizales

Ámbito de la ataraxia. Se afirma el sustento del lobreguecer. Vísperas de la atenuación de la luz y el atrevimiento para indagar lo que se encuentra tras la explanada divina. Se recogen virtuales adornos que pronto se rizan. No se manifiestan señales de duelo en el pasaje musical que se larva de silencios, de cremados sigilos.

Entrecruzamientos impulsados a la hora del ángelus. Un pedazo de universo reaparece dentro de su atavismo. Me diluyo en la acuarela de la acción momentánea: actor distinguible en la trama. Me concierne la alegoría si procede del espíritu que discurre.

La declinación no es desengaño; tampoco sospecha. Una cresta se retuerce al amparo de la anochecida. Ninguna cima se recorta aún sobre determinado cielo. Un ruido de texturas vegetales, oscureciéndose, rehúsa abrirse paso a través del laberinto donde se embrolla lo lábil.

 

3

Apenas sería un atardecer con verja y zarcillos, por Wilfredo CarrizalesTextos y fotografías: Wilfredo Carrizales

El sol parece descender, bajar hacia donde se cuece la nada. Aquí arriba, la totalidad se quema sin llamas, en ausencia de ardor. El estupor más vinculante se corre un poco hasta alcanzar el limen. ¿Entonces las yerbas se sostienen con el solo asentimiento del sequío? Se aspira la negación.

Según los espejeos, la austeridad se va imponiendo. Cierta miscelánea de la vistosidad se transfunde por medio de sobrias bocanadas. La esperanza de un alarido sordo se desvanece.

Mientras tanto, yo estaría (¿estuve?), pero mi sombra no. Me hubiera humillado un agobio, de ignota procedencia. Unas imágenes embebidas de grises señalaban horas de clausura.

Brisas o vientos se encorvaban. Así no trascendía el ensueño. (Una tinta se deslizó, alargada, en la lejanía y fue un esbozo de lomos). ¿Hubo ventanucos piróforos, concubinos de la yesca? Resurgí, sin apelación, en el hervidero de líneas y me plegué, sin queja, condescendiente.

 

4

Apenas sería un atardecer con verja y zarcillos, por Wilfredo CarrizalesTextos y fotografías: Wilfredo Carrizales

Nadie más oyó lo que vi; palpó lo que olí. ¿Zumbaría la gracia en los adentros de las siluetas? Una hojarasca sin curso supliría al ritmo del atardecer. Seguidamente, estallaría la eternidad o el ayer con retazos anteriores. ¿Qué saldría, en eso, desde atrás? ¿Una casa de paja, de insectos, de cercos? Tantos principios y de continuo, la espera, lo subsiguiente, ¿el vencimiento?

La consecuencia pertenecía al aire, ente rebotando en las estancias inestables. De la simultaneidad, supe la consistencia sagaz, aquel desplazarse entre tramos y tributos. Alguien que no fui yo, tramontó el atadijo para las gavillas y dejó nubosidades valladas como gallos ilusos.

¿Y si, al final, debió ser atarragado el crepúsculo y sólo recibimos una herradura ya debilitada? El ave sobre mi mano no se obliteró. Sus plumas se facultaron para volar, con el carácter que golpeó mi paladar. Mediante los rudimentos presentí que la luz entraría tranquila en su cobertizo.

Wilfredo Carrizales

Wilfredo Carrizales

Escritor, sinólogo, traductor, fotógrafo y artista visual venezolano (Cagua, Aragua, 1951). Estudió chino moderno y clásico, así como historia de la cultura china, en la Universidad de Peking (1977-1982). De septiembre de 2001 a septiembre de 2008 fue agregado cultural de la Embajada de Venezuela en China. Textos suyos han aparecido en diversos medios de comunicación de Venezuela y China, entre otros países. También ha publicado los poemarios Ideogramas (Maracay, Venezuela, 1992) y Mudanzas, el hábito (Pekín, China, 2003), el libro de cuentos Calma final (Maracay, 1995), los libros de prosa poética Textos de las estaciones (Editorial Letralia, 2003; edición bilingüe español-chino con fotografías, Editorial La Lagartija Erudita; Peking, 2006), Postales (Corporación Cultural Beijing Xingsuo, Pekín, 2004), La casa que me habita (edición ilustrada; Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2004; versión en chino de Chang Shiru, Editorial de las Nacionalidades, 2006; Editorial Letralia, 2006), Vestigios en la arena (Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2007) y Claves lanzadas al espacio o a las aguas (con fotografías del autor; Editorial Letralia, 2015); el libro de brevedades Desde el Cinabrio (Editorial La Lagartija Erudita, Peking, 2005), la antología digital de poesía y fotografía Intromisiones, radiogramas y telegramas (Editorial Cinosargo, 2008) y diez traducciones del chino al castellano, entre las que se cuentan Libro del amor, de Feng Menglong (bid & co. editor, 2008) y Lo que no dijo el maestro (selección), de Yuan Mei (bid & co. editor, 2015), además de la selección de cuentos largos Ocho escritoras chinas; vida cotidiana en la China de hoy, antología de varios traductores (Icaria, Barcelona, España, 1990). La edición digital de su libro La casa que me habita recibió el IV Premio Nacional del Libro 2006 para la Región Centro Occidental de Venezuela en la mención “Libros con nuevos soportes” de la categoría C, “Libros, revistas, catálogos, afiches y sitios electrónicos”.

Sus textos publicados antes de 2015
418244759192228232259
Ciudad Letralia: Muesca
Editorial Letralia: Textos de las estaciones
Editorial Letralia: La casa que me habita
Editorial Letralia: Merced de umbral
Editorial Letralia: Fabulario minimalista
Editorial Letralia: Libertad de expresión, poder y censura (coautor)
Editorial Letralia: Poética del reflejo. 15 años de Letralia (coautor)
Editorial Letralia: Letras adolescentes. 16 años de Letralia (coautor)
Editorial Letralia: El extraño caso de los escritos criminales. 17 años de Letralia (coautor)
Editorial Letralia: Doble en las rocas. 18 años de Letralia (coautor)
Editorial Letralia: Claves lanzadas al espacio o a las aguas
TransLetralia: Pu Sungling
TransLetralia: Leonardo da Vinci
TransLetralia: Entre las flores (sucinta muestra)
TransLetralia: Cuatro expediciones e igual número de miradas
TransLetralia: Sylvia Plath
TransLetralia: Feng Meng-long y otros: El bosque de la risa
TransLetralia: Arnold Bennett
TransLetralia: René Char
TransLetralia: “La noche”, de Dino Campana
TransLetralia: Hai Zi
TransLetralia: Carlos Drummond de Andrade
TransLetralia: El mar, el océano, en la poesía francesa
TransLetralia: Gu Cheng: poemas y dibujos escogidos
TransLetralia: Mario Quintana: “Mis poemas son yo mismo” (poemas selectos)
TransLetralia: Tsangyang Gyatso (sexto Dalai Lama): Poemas de amor (selección)
TransLetralia: Víctor Segalen: Estelas (selección)
TransLetralia: Breves y antiguas fábulas chinas (selección)
TransLetralia: Cinco cortos cuentos chinos contemporáneos
TransLetralia: Poemas de Li-young Lee
Wilfredo Carrizales

Textos recientes de Wilfredo Carrizales (ver todo)