XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Otoño

martes 17 de octubre de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Wilfredo Carrizales
Fotografía: Zhang Xinyue

I

El otoño duerme sin reparos
sobre los bancos de las plazas y paseos.
Ronca las borracheras;
pide limosna para comprar bebida
(le gusta el vino de aguja).
Se balancea el otoño
y si se descuida cae
y se arma un alboroto silencioso.
Le gruñe a los perros;
los azuza hasta hacerlos pelear.
El otoño se desviste,
se desnuda ante nuestros ojos.
Luego se disfraza
de brujo, fantasma o mendigo
trémulo de hojarasca
o de vejez corrida y volátil.
Al otoño lo pisan
los autobuses y las ambulancias.
Gracias al otoño
aprendí a querer
a los gorriones
y a las palomas
y a odiar a los turistas.
Del otoño se desprendían
fotografías de parejas
que envejecieron de improviso
y que no se reconocían en las imágenes.
El otoño circulaba a contramano
y alteraba de la ciudad el orden
que apestaba a monarquía y ranciedad.
(Dentro de mi libro de viajes
el otoño se escondió
y se aplanó con la totalidad de sus texturas
clasificadas y en vigor).
Llegaron todos los soles figurados
y el otoño hizo mofa de ellos.
Una gran sombra es el otoño
y en el suelo no se proyecta;
es muerte que apenas duele.
El otoño fluye con su río
que arrastra ningunas manzanas.

Madrid, 19 de octubre de 2007.

 

II

Al parque Chaoyang
desciende el otoño
por los ramajes
con vestimenta de láminas de oro.
O impulsa su áurea gravedad
contra las espigas del lago
hasta lograr brillos de dobladura.
Las oropéndolas y los cuervos
cuentan, a saltos, la amarillez
de los billetes foliáceos
que pronto revolotean
impresos por el viento
constante que cedió el equinoccio.
Estaban tristes las cigarras
al sentir sus vidas en declive
y dolerse por el acortamiento del atardecer.
(Se columbraba a la luna
meciéndose sobre su columpio de frío).
Desde los lotos marchitos
se me allega una brisa de nostalgias
y caricias de mujer en su agua límpida.
Los insectos ya han cosechado
sus abanicos entre armonías y despejes.
En retirada, sobre una gasa de seda
unas miradas seductoras
siguen al ruido de mis hojas.

Peking, 28 de octubre de 2007.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio