XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Como quien escruta carreteras

lunes 30 de octubre de 2017
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Textos y fotografías: Wilfredo Carrizales

1

Como quien escruta carreteras, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Como quien escruta carreteras y desea descubrir viajeros que acumulan tautologías de itinerarios y escudriña, al vuelo, las maletas y bultos y aciguata las escalas para afirmar que todo está en orden y avizora los horizontes en su empeño de evadirse y esculca en las velocidades de los vehículos —sin importar de qué tipo, clase o marca— para entender los mareos y curiosea, por si acaso, bajo las mantas para alejar las malas intenciones.

Como quien escarba caminos pavimentados y no muestra indiferencia si ha llovido y pronuncia nombres de trayectos ahora extintos y busca caravanas o romerías y las traslada al lugar de las estaciones y administra los viáticos, aunque no sea asunto de su incumbencia y circunda las travesías para asegurar sus éxitos e investiga en las emociones de los rostros viandantes y observa, en detalle, los disgustos o las alegrías y espulga los sombreros existentes y ajusta sus hados.

 

2

Como quien escruta carreteras, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Como quien escruta carreteras y, de improviso, se pone a arrancar hierbas de los bordes y, sucintamente, adorna con ellas los mojones y, de hito en hito, atiende las vueltas y revueltas de las circunstancias y mezcla sus pensamientos con los representantes de los periplos y reduce las horas a minutos y los minutos a pizcas y junta curvas con rectas e incita a cambiar de dirección y envía recados que rebotan sobre los techos de los vehículos y enreda la topografía con señales personales.

Como quien otea vías de circunvalación y se trepa a la ilusión y pedalea y se cansa y baja y continúa espiando, a la intemperie, y cazcalea y altera los desniveles y se desagua y se echa encima los compromisos de los conductores y aparenta reverdecer los árboles y se desentiende de la sequía y estropea los velocímetros con su impaciencia y no facilita el libre avance de la jornada y siente galopar los caballos de fuerza y relincha y cocea y encoleriza a los andariegos.

 

3

Como quien escruta carreteras, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Como quien escruta carreteras y gana posesiones de aire y polvo y desmejora su salud y adelanta su muerte y se aloja en la habitualidad que se mueve y traslada y rompe a hablar para conjurar la incertidumbre de las etapas e imagina una secta de caminantes que no acaba de llegar y le arma un jaleo al progenitor de la ardentía espacial y borronea su nombre sobre los papeles desechados y macera sus penitencias para alcanzar la luz de los peregrinos y nace en él una posta sin igual.

Como quien divisa rutas arrolladas y oscila entre confusión e insignificancia y topa luego contra un compromiso antepuesto y se estaciona para pensar acerca de su suerte y no saca nada en claro y procura no turbarse para no perder oxígeno y no abusa de la paciencia, aunque le duelan los pies y descansa en compañía de arbustos y rastrojos y se conforma con un poco de agua y con el graznido de cuervos imaginarios y empuña su palabra y no la hunde en la escatología.

 

4

Como quien escruta carreteras, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales

Como quien escruta carreteras y no palia su desazón y no quebranta su severidad y estima los tizones que todavía arden y aquilata los relumbres de la lejanía y no mutila el paisaje y se ralentiza para apresarse en porciones y rasca el asfalto para que asombren los brillos y contrasta los ocasos y los declara nunca consumidos y rectifica los errores de los trazados y no rebaja los colores de ninguna de las orillas e intensifica su pasión por la trashumancia y los movientes.

Como quien ojea desviaciones y encrucijadas y recela de aquellos que gritan sin necesidad y actualiza las cartas que jamás recibe y recuerda sus andanzas antes de que ocurran y ajusta su cerebro para ampliar la memoria y se enriquece con la música de los cascajos y refluye con el vigor de las garzas y escurre el aceite que refunfuña y evacua los temores de los transportes y celebra las coincidencias que aporta el destino y se marcha en el carruaje carente de esquinas y prosigue.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio