XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Muro mudo muriendo de murmullos

lunes 9 de marzo de 2020
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Muro mudo muriendo de murmullos, por Wilfredo Carrizales
Fotografía: Wilfredo Carrizales
Textos y fotografía: Wilfredo Carrizales

1

Muro mudo muriendo de murmullos y, acaso, de murria, revestido de erosión, alejado del agua y no del tiempo, con empuje para soportar la techumbre, mientras los ladrillos ignoran el estuco y se aferran a los grises del entendimiento y la comunicación.

 

2

Muro sin murajes y con puerta para el encuentro y la reclusión, disminuido tras los derrames, contenido en su sequedad, costrado, de pecho fuerte y carente de esquinas, preñado de cal para sobrevivir a los huecos.

 

3

Pared alta que no hostiga, que apuntala recuerdos, épocas, sucesos, que enluce tenaz en la callejuela de astas y huesos, que no se encajona, que es medianera entre el pretérito y el ayer.

 

4

Muro macho con dentellones, con brasas imaginadas, con la sustancia de un macizo cajón para preservar la cohesión de la familia y evitar el roce brusco de las tempestades.

 

5

Tabique cual muralla con cortes que no suenan, que hablan muy quedo, que dicen verdades que permanecen colgadas de las pupilas: perspicacias encendidas.

 

6

Notable remedo de tajamar, en pleno centro de una ciudad cercada, a espaldas de los silbidos que señalan las lejanísimas arenas y los mascarones y los rostros hendidos.

 

7

Rumor de un como parapeto, casamuro para las arañas aficionadas, macizo superando al tapial, muñidor que avisa acerca de las escasas lluvias, panel que no permite gruñidos ni hostigamientos.

 

8

De los sentidos, el muro, munificente, recinto alienado de adobes y barreras estacionales, piel enorme con orejas de contención, amigo de las estrellas y los astros, costado sin cavidad vana.

 

9

Maestro mampostero, conductor de rendiciones y apuros, anulador de las aceras, tomador de la mejor parte de la calleja sin flores, odiador del empapelamiento y de la espuma de cañón.

 

10

Elevación para otear los eclipses que no se lamentan, imán de las posibilidades exteriores, potencia que resiste y combate los límites, detención de las alturas mal vistas.

 

11

Muro que protege de las particularidades de los embates de la atmósfera, que permite desechar lo absurdo, lo hipotético, que captura las aserciones del cúmulo de rociaduras, que se opone a los cambios bruscos, que corresponde al llamado para imponerse.

 

12

Horma no decumbente, horópter para centrar al observador, alzamiento de los misterios para precisar los grados y la chorreadura de las sales dispuestas, impedidor de quiebres y grietas.

 

13

Citara por alusión y necesidad, elevalunas para ornamentos del estío, testera no mútila, pero sí mutuante, escena tiesa para la refriega y los chirridos de los grillos contumaces.

 

14

Nutricia pared de las novedades antiguas siempre descargadas, andadora de los arreboles aglomerados, nudo casi liso con gracias de garganta, dureza que no desciende de lo mustio.

 

15

Respaldo de las voces que se avientan a través de la inmensidad, mazonería que se mece entre semejanzas de leche y harina, nicho de los rápidos borrones infantiles, verdugo de los canes meones.

 

16

Apuntalamiento que borbota con el aroma de las cenizas, que se preña de astas y caliza, que se radica para examinar con asiduidad su fisiología de revoques, que advierte troneras temprano.

 

17

Recolector de emplentas y precintos de plumas echadas, pregonero de las bondades que la materia no deja fugarse, permutador en el centro de los escalafones, sazonador del polvo escrutado.

 

18

Soñador con adarajas, con adarves y adarces, candil para el azimut, engañador de las azoteas que se desgracian, azaroso con escasos riesgos, impulsor del encuentro con los zócalos.

 

19

Capialzo para un proyecto no realizable, rocadero sin soltura, reflejador de las aguadas de marzo y mayo, aguja monumental en la explanada de los caminantes, cerca con los tizones nunca extintos.

 

20

Muro inexpugnable, justo, astrágalo en oposición, suela que sube entre la ambigüedad del azor, hito tutelar contra los derrubios, cobertizo y valimiento, badajo al amparo de la resolana, dique a cuerpo limpio, ceñidor de auxilios y corajes, patrono de las envolturas del alba y los toques de luz.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio