XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

El cuerpo: esa armadura en ofrecimiento

lunes 20 de abril de 2020
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Textos y fotomontaje: Wilfredo Carrizales
El cuerpo: esa armadura en ofrecimiento, por Wilfredo Carrizales
Fotomontaje: Wilfredo Carrizales

1

Expresión que no esquiva las calidades de sus sentidos. Se llama desde las extremidades al talle y cubre el cuello con la crasitud preliminar que signa su imposta. Se yergue en lo extraño del bulto.

 

2

Varía su humor según la sensibilidad del ejercicio de sumisión. Es consecuencia y estructura de lo que antes fue amorfo entre el anonimato. Pende de su luminosidad para mejor seducir.

 

3

Provoca el calor en la solubilidad de la pasión y se exalta ante la afinidad de otras formas. Influye en su inestabilidad la presencia de una mano femenina armada con una jeringa al borde de una cama.

 

4

Cuerpo ordenado bajo los elementos meridianos y que existe, premiso, en la entereza mayor de las proposiciones discutibles o en las épocas del año cuando se resuelven sus aciertos.

 

5

Cuerpo sin callos, extendido sobre láminas de cuestas leves y que, incoloro o sobrio, deposita sus comisuras en los hemisferios deseables de lo accesible y en derechura acaba con buena suerte.

 

6

Cuerpo adscrito a lo colegiado, a lo anatómico de la individualidad. Desde el principio supo de su manejo y desechó la daga más caudalosa por una menos climática y oscura y advino entusiasmo.

 

7

Cuerpo aromático dentro del juego con émbolo y clítoris y que en lo hidráulico fluye para no diezmarse y llegar hasta los días exentos de reglas y lesiones y egresar con glándulas enterizas.

 

8

Cuerpo que ocupa tanto espacio como el de un caballo al galope y que se aparta en segundas nupcias para evitar el envenenamiento más común. Cuerpo no evacuado y casi preclásico.

 

9

Cuerpo con innúmeras divisiones en ejercicio y que continúan en los epicantos si están nublados o, si no, cesan en los pesares que yerran sus sinos en las jornadas de anhelos desiertas.

 

10

Cuerpo con las escrituras tatuadas, después de haber sido dictadas desde cornisas con sangre y poco gnosticismo. Cuerpo demiurgo sobre su gobernáculo de pulpa y erección, susceptible y solar.

 

11

Cuerpo en guardia en cualquier paraje donde haya asiento de caderas voluptuosas y en donde las controversias sean del tamaño de los orgasmos proclamados con efusión y sabiduría.

 

12

Cuerpo nunca incluido en las iglesias, por propia decisión, ni siquiera en los colaterales ámbitos con hedor a esperma. Cuerpo gladiador sin ostentación de suturas y soldado al polvo pasajero.

 

13

Cuerpo en el centro de la batalla de los números y las cifras, cuyos rasguños se multiplican a medida que crecen las astillas y las falanges se pliegan en pleno desenfado.

 

14

Cuerpo con ruido de máquina tras bastidores y que, tal vez, delinque para estimular a sus lamparillas en pobre eclosión y que anticipa, entretanto, lo que encajará en la cruz de su adorno carnal.

 

15

Cuerpo en la infracción de lascivia durante el sueño y que deberá eximirse de dormir vestido para conjurar roturas de tejidos y magullamientos innecesarios. Cuerpo en desdicha y franco retroceso.

 

16

Cuerpo situado en las estrías del manoseo, con la vista sobre lo vulvar, llameado y compilado. Cuerpo eruptivo, con la lava en actitud de libérrima alhaja para las seditabundas.

 

17

Cuerpo facultado para guindarse de los ramos y las ramas, militante del gozo, pleno en sus efectos, tránsitos y estancias. Cuerpo atravesado por sedimentos nocturnos y procaces.

 

18

Cuerpo en la gloria, desmayado sobre sus frutos posteriores, los más descollantes y rotulados. Cuerpo consintiendo a la espesura para aliviarse en su eros que encandila y no lima.

 

19

Cuerpo al amarre, jamás muerto, borbotante, en el resguardo manifiesto. Cuerpo anfibio, sapo de oro, salamandra velluda y tierna. Cuerpo encima de la ola que va pescada y fuera de la red.

 

20

Cuerpo exonerado de la negrura del alma displicente. Cuerpo volante, a ras del suelo, colector de senos y labios en agraz. Cuerpo en el apretamiento para lograr sudores, efluvios, canciones.

 

21

Cuerpo que se patentiza en otro cuerpo y se conduce al sumergimiento y emerge de gracia y pájaro empavonado y revoluciona los señoríos de entrepiernas y los pubis en elevación mordaz.

 

22

Cuerpo presente y del mañana y del después con atardeceres anejos y jubilosos. Cuerpo en la concurrencia de la desnudez y los jadeos y las lamidas y un vástago desenredado y gémino.

 

23

Cuerpo favorecido por el negocio del peligro y contrario a ser herido en las refriegas de entronización de la ebriedad. Cuerpo guardado para la complexión que saca partido.

 

24

Cuerpo pelado en la cañada, al sereno, en depuración con encausto. También propenso a la obstinación y a la discordia que atonta. Cuerpo lengüeta y cerradura, anverso del anzuelo.

 

25

Cuerpo con bálano de córvido, contorneado para la excepción de la regla. Todavía hermético, a duras penas, y fraguado en los caudales de las divisas sin renuncio. Afiliado, a dedo y tinta de ficus.

 

26

Cuerpo de agujeto profanador, a hurtadillas, sin chiflar ni venirse a tierra. Cuerpo de pecho nunca hundido en el puñal de sarmiento, pero beodo por vía de contagio monjil, exento de bufanda.

 

27

Cuerpo de la comunidad escalonada, catártico en todo contorno, cómico por obediencia rectora. Cuerpo en una de las suyas, injerto de tafetán y lema fálico. Cuerpo en el derribo más palpable.

 

28

Cuerpo para el bronceado sobre las playas del interinato, porque respondió los cuestionarios, porque se refirió al águila cansada. Cuerpo sin demora y puro acontecimiento, visivo y trajinante.

 

29

Cuerpo merendero, sentencioso y frutal, con hollín en la frente, a título de estrechez. Perdurable en las vibraciones que se reciclan y de amplio porte, aunque no more en astuto tinglado.

 

30

Cuerpo del mal vino y del buen plato, hidalgo a conveniencia, asistido por su alter ego que lucra a expensas de la resolana. Cuerpo benéfico creado para los cortes en los lóbulos que se marginan.

 

31

Cuerpo rochelero, embebido en canelas de audacia y móvil sobre goznes de hongos y rubor. Cuerpo sucedido en la sintaxis, donde no hubo jurisdicción intocable y donde el colibrí chupaba sus venas.

 

32

Cuerpo en la frescura de los cactos y apostando a los veleros truncos. Cuerpo con un disco para ser arrojado por encima del trampolín de los gusanos sobrios. Cuerpo vallado y apenas bañado.

 

33

Cuerpo para estar y, en ocasiones, ser y nutrido con chaparrones de jugos y, sin pesar, cumplido hasta la papeleta abrupta. Cuerpo en la fajina de sal y yedra y sólo con tilde ecuménica.

 

34

Cuerpo que boga mirando los astros al revés y que avanza troceando manzanas con metales sin fundir. Cuerpo a la par de su cocción, con tiempos y caprichos de domingos y copas de rodio.

 

35

Cuerpo para el baile de los ojos corresponsales y espías detrás de las aceitunas y acometidos por sogas de vapor. Cuerpo de los cernidos cartílagos y de los dientes costaneros en íntegra enjundia.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio