Lecturas de poesa en apoyo a afectados por el volcn en La Palma

Saltar al contenido

Prohibiciones

lunes 6 de septiembre de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Textos y ensamblaje-dibujo-collage: Wilfredo Carrizales
Prohibiciones, por Wilfredo Carrizales
Ensamblaje-dibujo-collage: Wilfredo Carrizales

1

SE PROHÍBE la asimilación de las suaves sonoridades, de las leyes de la fonética. Se proscribe el silencio absoluto, el mutismo como rebeldía, la mudez estudiada y tenaz, la falta de voz en los debates públicos, la afonía con el pretexto de un resfriado, la pronunciación correcta de las palabras.

Se ordena abolir el uso de la cítara, la vihuela, la guitarra y la bandolina (el arpa queda sometido a revisión). Se condena hacer señales con timbres y otros aparatos similares, voltear las campanas y los relojes de pared, los bandos anónimos y las consejas y los altavoces en manos de los disidentes.

 

2

SE CONDENA la cría de cisnes o su paso clandestino por encima del territorio nacional. (En entredicho permanece el cisne mudo hasta que aprenda a cantar antes de fenecer). Se prohíbe cabrillear detrás de gansos con trompetas y patos que barruntan sediciones y ánades devoradores de almejas y ocas preñadas por anfibios vacilantes y ánsares cansados de tantos vicios fungosos.

 

3

SE PROHÍBEN las torceduras de pies y de pensamientos, los retortijones de tripas durante alocuciones oficiales, las sinuosidades en las esquinas y los rincones de las plazas, los repliegues para escapar por los tejados, las torsiones y las distorsiones (de cuerpo y de alma).

Se somete a restricción el dibujo de espirales y su utilización en pinturas murales, las circunvoluciones y los circunloquios para explicar las verdaderas causas de la felicidad reinante. Se vetan los codazos al amparo de escuadras, el manejo de hierros invertidos, los repliegues de los corazones tras las cortinas (cuando las hubiere) y las entretelas para quienes gusten solaparse.

 

4

SE MANDA la inhibición del fuego libérrimo, el salpullido en los adultos que aún leen periódicos, las ampollas en los talones de las caminadoras, los eczemas editados para causar escozor o picor en los transeúntes, las bubas que puedan confundirse con los frutos de la vid.

Se prohíben los arrebatos y las cóleras que pongan en peligro la paz general, las congestiones de los perros y sus amos, las olas de calor ilegales y que no cuenten con su debida regulación.

Se niega el derecho a repeler las tandas de golpes, el hervor de la sangre, el paroxismo del mes de agosto, la vehemencia de las lluvias y el hambre cepillante.

Se proscribe el mosqueo en las pólvoras, el bochorno que producen las inflamaciones de las desesperanzas, la libertad para asarse vivos y sin yerbas aromáticas, el encendimiento del cacumen y los sesos en procura de un rescoldo en contra de las tinieblas.

Prohibido el ajuste de cuentas con la pandemia y con el alto precio en las panaderías, el desasnarse para obtener una pelambre más digna, el fallecimiento de altura con brindis celebérrimo, el juramento para ser sumamente sabio, lo declamatorio que no desemboque en oquedad.

 

5

SE REVOCAN las ronchas de toda índole (incluidas las políticas y las demagógicas), los cánceres de las orejas y los gritos, los bollos de pan ofrecidos en rebatiña o en subastas clandestinas, las abolladuras del cráneo por falta de calcio y calcomanías de primera, los chichones producidos por los vencimientos y derrotas constantes, los bodoques en los colchones de mala calidad.

Se restringe la roya del maíz, pero no la peste bubónica; la agitación en busca de documentos, la licencia para vender urnas (electorales o cinerarias), el remordimiento por haber apoyado fantasías estatales, el jaqueo a los malhechores, el soliviantar a los locos y a los maniáticos sin partido.

 

6

SE PROHÍBEN las pústulas que desgasten la buena fe en los gobernantes, las gangrenas para convertirse en pordioseros en las estaciones de autobuses, los muladares sin permiso policial, la colección de escarabajos para asustar a los dueños de fruterías, las carnazas como noticia mórbida.

No se consienten las distancias hediondas a pies de exiliados, los botones de las camisas caídos en los pasos clandestinos, los sombreros que nunca descansan del sol acuciante, los gastos por reparación de zapatos de cuero, los equipajes lanzados de un lado a otro sin arte ni buen estilo.

 

7

SE SUPRIME la timidez para reconocer que el presente es maravilloso y que el futuro será doblemente fantástico, el apocamiento frente a los ingentes retos para ocultar una ruina de proporciones megalíticas, la cobardía que resulta del afinamiento de la incredulidad, la meticulosidad para examinar los bienes del Estado que han ido a parar a patrimonios privados.

Queda totalmente prohibido ser tenaz en el trabajo (más si es funcionario), viscoso con los bizcos, pegajoso en los despachos de los jefes recién nombrados, espeso en las reuniones proselitistas inconsistentes, melcochudo ante las vitrinas de las dulcerías en quiebra, duro con los más duros.

 

8

SE REVOCA el comercio a escondidas de taladros, de ladrillos y de cajas vacías, el desangramiento por cuenta propia, la marchitez para salir del encono, la soledad como acto para pasmar a los tontos, el consumo de enmiendas y correcciones, el contrabando de teléfonos para submarinos.

Se decreta interdicción en contra de: calvos por naturaleza y por asiduidad, facinerosos que no sepan disertar acerca de la fascinación, confinados en barracas con corrosión en las ventanas, vacunados para prolongar la ingenuidad y el atractivo marginal, intrépidos con corta diferencia de edad y poseedores de cadenas libres, embaucadores sin carnet de la oficina correspondiente, pecadores de cariño por comisión, tumultuarios lectores de la historia de la revolución francesa, deportistas a rienda suelta, sátiros no enchufados, sodomitas con césped prestado, lactantes de leche de perras callejeras, luchadores ensortijados, cirujanos con demasiados posgrados, reductores de cordeles y de sogas para potenciales suicidas, anticuados observantes de la buena conducta ciudadana, buhoneros hacedores de nieblas a treinta y siete grados a la sombra.

 

9

SE ESTÁN PROHIBIENDO las aldabas, los pulsadores y los llamadores, los pomos bellos de las puertas, los nudos de las corbatas, los pasadores de las camisas de mangas largas, las botonaduras de la ropa interior y los alamares, los zapatos con abrochaduras y los ojales muy anchos.

En proceso de restricción: las caricaturas de corte político y social, los espaldares de las sillas en todas las oficinas de empleo, las tostadas con mantequilla y huevos fritos, los héroes atribulados, la pintura negra para labios, los ojos saltones y los ojos de buey cansados, las pipas sibilantes o sibilinas, las cabezas de ajo como remedio casero y los consejos deliberantes.

 

10

QUEDAN EXCLUIDOS los charlatanes de vejiga de cerdo, las tarimas para representar apariencias de tragicomedias, las diligencias extraordinarias y con idiosincrasia, las traviesas en las vías férreas y los traviesos en las vías pías, los insultos de bufones aficionados y de locuras, los recién llegados de paraísos portátiles, las jarras de zumos de frutas norteñas y los saraos parecidos a combates.

De obligatoria abstención: la caza furtiva de gatos y perros realengos y mostrencos, la trituración de la moneda nacional, el barrido de aceras con escobas de paja, la andadura correcta de cojos por antonomasia, la ventilación de fanfarronadas por televisión y el arrodillamiento con crujidos.

 

11

PROHIBICIÓN INSTANTÁNEA de los libros que inflamen, que disgreguen, que relumbren por sus ideas novedosas; de las inhumaciones en alto relieve; de los baluartes para batracios; de lo que atañe a los orates lúcidos; de la sangre fría para las sanguijuelas; de los relatos de consunción…

Se incapacita a los perturbadores y críticos contumaces, a los recogedores de latas, a los distanciadores de la escarcha, a los encorchados con automóvil en servicio, a los adversos y a los reversos, a los aprovechadores de viudas achuchadas y a los contempladores de las sacudidas de los ombligos en las playas vacacionales.

 

12

SE PROHÍBE y se prohíbe con redundancia nacer por primera vez, aglutinar hechos y desechos, conciliar gases con mortajas, andar con trompetillas en los balcones, deificar a los ninguneados, repartir las perfidias entre muchos usuarios, versionar de modo expedito las historias ministeriales, desairar a los raspaollas, cruzar mensajes entre cautiverios y enfermar de opulencia y suntuosidad.

No se permitirá jamás ni se tolerará la delicia de ultramar, la estaca empedrada, el membrillo mestizo y enjaretado, la espalda con residuos de miramientos obscenos, el hombre con mujer centrífuga, la guadaña en manos inexpertas, el urbanismo sin ubres ubérrimas, el mango alargado ni el mango bajito, el avión picado por viruelas terrestres, la brocha venenosa y criminal, el ser inmaduro para el desenfoque, la estafa de ganchos para colgar ropa, la ordenanza con rúbrica que no se repite, la canilla entablillada, el alfiletero con resabios, la muchacha que friega con autoridad, la academia de ciencias y de artes, la mandíbula móvil con exageración y el alarmista flojo.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)