XXXV Premio Internacional de Poesa FUNDACIN LOEWE 2022

Saltar al contenido

Súbditos del papel

lunes 17 de enero de 2022

Textos y dibujo-collage: Wilfredo Carrizales
Súbditos del papel, por Wilfredo Carrizales
Dibujo-collage: Wilfredo Carrizales

1

Súbditos del papel y ningún rey los invita. Alardes de germanías en los criados de contraparte. Los viejos acaban llagados de lepra. En esas ocasiones se llenan las compuertas con cobres y preceptos.

Vasallos en las clases de los feos. El soberano gobierna sin ciudadanos y su nacionalidad se pone en entredicho. Subdivisiones que suben por la pendiente, detrás del tren hilando capullos.

 

2

La flexibilidad le incumbe a los caramelos. Las hojas han sido escritas con caracteres de dulzura. La música es destrozada en los balcones y en los pisos que no se alquilan. Afluyen los dueños de lo metálico con sus valores que se negocian en los teatros y en los cines.

Cada dosis de rectángulos planea sobre las farmacias; cada dificultad representa una obra en cierne.

 

3

Quehaceres para las posiciones en la vida. Madres que renuncian a sus señores llevándose cartones y pantallas. Pronto los periódicos se ensucian con las noticias de esas funciones.

Se arman sustancias, huelen a semejantes y luego se queman, recordando los tiempos de los inciensos que asustan. Pliegos flotan en un agua con granos y más tarde se envuelven en ácidos del palpo. Son trazas las que imitan a los añales de las familias dentro de sus abusos.

 

4

Higiénicos se componen en los baños y se cortan en los bordes de las tinas. La importancia de las barbas resiste toda prueba. En lo blanco de la espuma desaparecen las biblias y se dobla el satén.

Calcos de caras con carbón, mientras la tinta pasa sin ser advertida. Pajas que han jurado pintarse de grisuras y ahora repelen al viento que las engrosa. ¿Dónde multicopian las máquinas de los cristianos? Las cartas ya no se baten en lo blanco y se rasgan tocando las esquinas de las puertas.

 

5

Con sus finezas, las cebollas se ponen a llorar por los celos de los cuchillos. La humedad atrae las transparencias hasta lograr un aspecto de esponja recién comprada. Las servilletas y las envolturas brillan con sus rayas de manualidades. El confort gana en longitud y se olvidan las deudas.

De continuo, se siente el tráfago de las fotografías. ¿Irán camino a lo vegetal? Hay cristales que recogen el evento y lo estucan para las colecciones del futuro.

 

6

Milímetro a milímetro se desplaza el caolín, educado e ilustre. Subyuga a la cúrcuma que se embala y traga sus ocres. Pronto se hablará del charol en bandeja. Y ni hablar de las cintas que se enrollan buscando un porvenir. Y las gomas proceden según las reglas. Y los tabiques adornan su égida.

En el retrete, células y losas y un hedor de trapos sin consistencia. Da la impresión de vuelos de plumas en medio de clichés de moda. Lo extraordinario es el tamaño de la pasta que sucumbe.

 

7

Harinas para la vastedad de las lijas. Machacamientos y recados. De las cortezas, los sellos para la espontaneidad de los vientres. Interioridades de las marquillas que se fijan a su destino.

Documentos de los ingenios al uso. Efectividad de su causa en mora. Romances de una legalidad de billetes de banco sin licencia. Pues, ¡las matrículas enseñan a diferir carteles y tedios! Oficios de la colectividad estrujada por los ruidos de la burocracia. Las superficies trasladan a su haber los estancos de las nomenclaturas, a la espera de la dispersión del confeti en el aire sin primor.

 

8

Se cansan las cañas después del enfrentamiento contra los almanaques del rehielo. Ahí mismo uno escucha las refriegas de los meniscos sin posibilidad de ser serenados por los sirvientes. Se pautan sedas con manos esmeriladas y encoladas, pero todo en vano. La eficacia estriba en las mojaduras, aunque sean pocos quienes entiendan el problema. Así, se ingresa en los estancos o al horno.

Por ejemplo: los documentos se arrugan y luego, a fuerza de lavazas, se pretende alisarlos. Unos paños debían perderse entre tantas leñeras, se dice, mas, ¿quién decodifica los caracteres de grietas?

 

9

Hay que vestirse sobre paredes rebajadas por los orines. Preservarse de las corrientes del ambiente y tomar chocolate en su hervor. (Este año, el aluminio se torcerá cuando no pueda mutar en teletas). ¿Alguien recuerda a la calandria girando entre armonías en torno? Desde el presente los pesos comienzan a costear para alejarse de los exámenes y los empeños. Cierta excrecencia sufrirá.

Blancura o comercio y cuerpos de hembras extendidos por el piso. Los timbres de las voces tienden a secarse con los zigzags y los quince de los rones en levitación. Y las sangrías son desafíos.

 

10

De modo oficial, los ácidos se rocían encima del papelero para provocar relapsos y disipaciones entre los amanuenses que no heredan. En moldes, se pliegan las paces desechadas de las guerras.

Los que llevan trajes a rayas no necesariamente son convictos. Por lo general, suelen ser papirólogos en situación de retiro. Las vitelas no se prestan para efectos de signos de la mordacidad.

(Me gusta emborronar y emborronar trozos de cartulinas, por el mero placer de ver sobresalir garabatos sin revocación. Además… además fumo en sustitución de un ocio de sobra).

 

11

Hicimos el papel en el misterio que nos correspondía. Elevamos los volantes con la ejemplaridad de turno. Llevamos puntizones por si se presentaba algún fuego. Las variedades no se hicieron esperar y las sutilezas tampoco. Incluso hubo plumas que adornaron a los nombres de los circunstantes.

Un carácter de esparto se esparció conforme a lo pautado. ¿Es de imaginar que aparecieron querellantes desde todos los recovecos? ¡Aquello fue el derroche de la inconsistencia de los desaires! Los galanes dejaron de ser graciosos; las coquetas ensuciaron sus dramas.

 

12

Conjuntos librados a su albedrío. Cuadernos encima de resmas, entre lo imaginario y lo herbáceo. ¿Quién imita al atlante flotando sobre sus olas de angustia? Lo que estaba en lo plateresco fue a dar a la madre de las aguas. Cada aroma impregnó los oídos de texturas matamoscas.

Álcalis de las reacciones de salón. Filigranas para asombro de las culebrillas. La delgadez de lo basto superó la totalidad de las contradicciones. Entonces, se recurrió a las medidas del sastre de las inflamaciones. De esta suerte, se alegó el desmantelamiento de las bolsas roídas por ratones de feria.

 

13

Nada de señales de duelo ni cenizas ni paralajes. Lo que se da, se torna hacia el astro que apenas fulgura. Distintos intereses para distintas costuras. A favor de las adherencias, todo es válido.

Valen las alteraciones de la movilidad de los insectos en tránsito. Escasean los problemas y si hay remanentes se depositan en las cubas de las monedas. En lugar de perfilar coloretes, se perfilan pulpas que se obligan a la blandura. En corte, esquemas y filtros de amor embutidos.

Al embarrarse los actos de la pasión, cesan los temblores, pero advienen los alardes.

 

14

Privilegios de los chillidos durante la impresión de papelinas. A riñón de residencia le brota su pedernal de alcurnia. El origen se funda en la emisión que circula y simula un correlato.

Eran los rizos sobre los pliegos los que se desleían y no arrancaban. Máxime lo convertible en su afán por desaparecer y suprimirse. ¿Y por qué no acudir a la red de agravios y rodearse de diezmos y alzadas? Siguiendo los empalmes se alcanza el nuégado que jamás se niega

 

15

La idea devino en manual para papelote. Mejor apostar por los preceptos de la cal y su pulcritud de diccionario. Ahora, de pronto, uno piensa en la lejanía de la avena u otras espigas y la cámara del hambre se ensancha sin aplazamiento. Después interviene la vejez de la alfalfa y se recogen los bagazos. Sin embargo, la médula se cuida de girar mucho encima de su hélice.

Analogías de los polvos que vi sulfatados y, en su momento, ataques contra las rigideces de la soda infracelosa. Pues, es de nosotros conocido el par de semillas en el lagrimal. Virutas, las difusoras. La música, a ratos, se desecha y se prensa en los aniversarios de bodas no efectuadas.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)