correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

De sal, ojos
(Desalojos)

lunes 25 de julio de 2022

Textos y dibujo-collage: Wilfredo Carrizales
De sal, ojos (Desalojos), por Wilfredo Carrizales
Dibujo-collage: Wilfredo Carrizales

1

DE SAL, OJOS en su desenvoltura, no queriendo desmayarse, produciendo atractivos sin pausas y su visión de sabor se acerca al agua de mar para sollozar con gracia y universalizar los sainetes de sus párpados y condimentar las agudezas destinadas a las rasgaduras de las olas.

(DESALOJOS de las vasijas por las costumbres de torcerse ante las adversidades y el vacío que dejan es ocupado por las ansias de enemistarse y alrededor las digresiones no tranquilizan el estado de zozobra y la ambigüedad no se pierde de modo voluntario, sino que es rehusada sin más).

 

2

DE SAL, OJOS en las salinas con un manantial de salientes colgados de un borne del horizonte y la monotonía se vuelve común ondeando para condimentar los sagrarios de los peces en su reluctancia y los ingenios que se bambolean enflaquecen tras los escritos sobre las arenas.

(DESALOJOS para expulsar los desamores y los desaires y echar de los sitios extemporáneos a las cáscaras sin aspectos de tales, mientras se obliga a los pulmones a deshacerse de su tirantez con el fin de que se disperse en el exterior de la magnitud que suelta figuras retóricas al sereno).

 

3

DE SAL, OJOS en la química de las aceras donde ocurren sombras oxidadas y hay desmayos de amoníaco y manchas de tinta resalada y de modo parcial se sustituyen las penalidades de un hidrógeno radical hasta en sus tumores y los ácidos se acogen a un suelo en puridad.

(DESALOJOS en un ambiente de papeles vacantes y conjeturas de accidentes y también se sacan de unas almenas intranquilas las bufandas que se hayan abultado adrede y los procedimientos imputables a los hoscos, poco a poco, recorrerán los ángulos de las excrecencias).

 

4

DE SAL, OJOS clonados en su atipicidad nunca postergada ni tanteada y serán encontradas otras sales moteadas de negro y, de sopetón, se soplará sobre ellas hasta desplazarlas a los umbráculos, donde puntos luminosos les aportarán volumen y volteretas, de mala gana.

(DESALOJOS con la intención de desambiguar los estucos que ya se han deformado a causa de las mordidas de los moscardones y al perderse la quietud, entonces se aparta el deslumbramiento y puede ocurrir un despliegue de alas que no se atisban pronto, pero que se envuelven en granizo).

 

5

DE SAL, OJOS desmayados por la risa o por el gracejo innato y en ellos acuden consejos binarios para ser halados en su totalidad, haya o no haya terremoto o convulsión en las ventrechas de los pescados y un humo semejante a neblina anochecida debe estamparse sobre sagitario.

(DESALOJOS de andrajos y desapegos aun si constituyera delito y coladas de cuerdas chillonas en las madrugadas sin moldes y sin esviajes y nada importa que la estupefacción ciña las entendederas, porque de los extremos de la inocencia vendrán rellenos y nueces para satisfacción general).

 

6

DE SAL, OJOS en el ático con alharmas y ningún susto y un albur corriendo tras su contingencia para sacarse un aborto de diatomeas y recuerdos de bagarinos y un cacareo de gaviotas se impondrá allende los espumeros, aunque surjan pleitos entre cangrejos de sodio y un oprobio de fluorescencia.

(DESALOJOS de los enemigos que no guarnecen corales ni empluman pichones de albatros, empero hay que tener cuidado cuando las vergas se curvan hasta el extremo de la costa y producen frotis de hipocampos que adornan las esquinas de los témpanos diluidos por las resacas de la hemencia).

 

7

DE SAL, OJOS jamás dulces por toses unánimes o atezos y recelos, porque muy temprano se evitaron chichones de la salobridad, misma que ya no condimentaba por carencia de iones benéficos y gracias a un precedido carbonato se pudo subsanar el método inaplazable de la conserva.

(DESALOJOS de orejas para esquivar las brasas al socaire y empujar más luego a las sentencias del eterno, de modo sereno y sin apuro mediante, y aun más después lograr el despegue de la vitalidad para oír sin escuchar hasta desarropar las cargas de cera que en todo momento entorpecen).

 

8

DE SAL, OJOS al margen de las aguas de menguante, las que rompen cejas y pestañas con gran asertividad y sin camuflaje y los elementos encerrados en las bahías verán cómo labran cosas parecidas a legañas y se hacen dueños de las distancias de los magnetos que fluyen al ocaso.

(DESALOJOS más que desahogos, pues abroncan las tildes de la geografía y son capaces de dejar descolocados a la inmensa mayoría de poseedores de yemas y encajaduras, mientras que los hormigones no se repitan ni erupcionen ni los remiendos se subleven tras el paso de las cales).

 

9

DE SAL, OJOS por meses con gemas y gemidos (suaves y chicos), pegados a lo común de los cristales en gracia y convocar a la higuera al regazo de la costumbre que cunde y desde lo no alumbrado avanzar entre gorduras de insólita candidez y rogar para que los panes distraigan a la sosa y cruz.

(DESALOJOS de estropeadas espaldas sometidas a una constante tristeza de otoño y llevarlas en lo sucesivo a los estamentos de las sepulturas para que se vayan adecuando a los destajos de las herrumbres y puedan descollar en las futuras huesas, sin riesgo de pasmos o blanduras).

 

10

DE SAL, OJOS cuadrados encima de sus arenques, espectáculo y trinquete libres de aberraciones, y tanto y tanto de valía bien observada y mejor tasada para las consabidas alternativas de días menores y la deshora saliente medirá su artillería en contra de los atolladeros de la miopía.

(DESALOJOS de las ajorcas incrustadas en tobillos de aislamiento e ignorancia de afecciones cutáneas sufragadas a crédito y divorciadas de la más elemental de las higienes y desfogues anteriores en las pasarelas de los vicios jamás proclives de ser domados ni constreñidos).

 

11

DE SAL, OJOS dolidos en sus ocultaciones de rigor y dejadeces de saludos ausentes de pestañeos y tal vez se desgracien a lo saladillo para contenerse y salmodiar en los jornales dirigibles y bajo los toldos del alba atribuirse destellos que no le pertenecen, a pesar de las circunstancias.

(DESALOJOS y cabeceos encima de las esteras que se ensanchan de un lado y del otro no y un ambiente de vacancia se insinúa desde arriba, desde el techo entornado y en los descansos se extravían las llaves y las fíbulas y enseguida, a gatas, aparecen los huyentes con garrotes apretados).

 

12

DE SAL, OJOS irguiéndose en lomitas de accesos y de compases y quitan los arbustos que los inhabilitan y lo neutro se aploma para llegar a ser más necio y las dobleces de los sustratos se consumen sin purificación y un breve infierno surge desde lo estricto.

(DESALOJOS de los desafíos cuando comienzan a caer los sujetos celestiales y las especies suceden con encantamientos y las redes no acogen a los síntomas de la plata moribunda y los manejos de la lástima se salen de los parámetros, donde hallaban ocasión para agitarse y prenderse con chispas).

 

13

DE SAL, OJOS salederos, pero sin obsequios y aproximándose a los untos esforzados desde las molleras y unos tales desvanecimientos zahieren a los novios de la cólera durante sus malabarismos de amputaciones y, aunque no se salven las tierras, las minas permanecerán cautivas.

(DESALOJOS escamoteados por los jugadores de asombros, mientras la ceguedad avanza desahijada y los portales empujan sus dolencias hacia lo incurable y lo eliminado en un instante se esfuma, mas larga temporada aún se siente el alzarse de enaguas en los álbumes de otrora).

 

14

DE SAL, OJOS de la prescindencia en las salas no satisfechas y algún desprendimiento vuelve a su morada y lo anuncian los estigmas de las avispas y entonces penderán los badajos sin victorias haciéndoles tajos a las redes de la expresión y se anticiparán salpicaduras sobre un manual.

(DESALOJOS con la exactitud de las tutelas y unos cuantos correos se demoran como si hubiese mucho polvo en la atmósfera y las ausencias todas se padecerán con los vínculos de las encrucijadas y estarán los granados en rebelión hasta que de sus ramas surjan hondas y guijarros merecidos).

 

15

DE SAL, OJOS que ruegan bajo las corrientes de los piélagos y los signos demorarán su fin para salgar de modo tardío y compilando alcances de mixturas y surcos en la nada e ilustres rocallas peligrarán al no darse por entero y en los informes de consuno un yacimiento extrañará su pureza.

(DESALOJOS de las espuelas y las obediencias y en el ser descenderá un favor desvalido y la misma soledad resumirá un pálpito de sinrazón y entre advertencias y pasatiempos se colarán los occisos y sus golosinas y se lanzarán aparejos porque estará la oscuridad a espaldas de los quicios).

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)