Servicio de promoción de autores de Letralia

Saltar al contenido

Imaginerías con sentidos

lunes 28 de noviembre de 2022

Textos y dibujo-collage: Wilfredo Carrizales
Imaginerías con sentidos, por Wilfredo Carrizales
Dibujo-collage: Wilfredo Carrizales

Sónicas

1

ENLUTECÍA mi abuela con el sonido del humo   ya no estábamos de nido con trinos ni de mojaduras de aspavientos: sólo elucubrábamos trasteos bajo la hojarasca   hubo huesos que se tornaron salinos por repulsa de chirridos   unos tiznes en las orillas del horno aumentaron su clamor en mis ojos tronadores   al unísono un par de escolopendras cruzaron el pálpito del olvido   las lenguas de las iguanas soñaban con vocabularios para los ocasos

2

CARRASPEOS de los difuntos en sus horas de vigilia   sonajas encima de los tejados con gatos nunca maullando   rumores de muecas a destajo, influidas por los veranos del yugo   la acústica se violenta y transgrede los sellos que roncan   y desde los agujeros susceptibles se oyen palmadas de los mancos   se expulsan sondas de los drenajes entre vetos con andrajos mustios

3

GORGOR tras gorgor y un soneto que vibra en su bóveda   mientras se trastorna, el sonámbulo chifla su ponzoña y abandona su punzón    ¿para qué retumba la trompa del milagrero de esquina?   hay que celebrar la puesta en escena de la puja que contiene los lloros   así los sordos se ofenden, así les rechinan los dientes falsos   a repetir: los hondeos van con tarumbas de bajo coste y gargantas que no se han formado   si alguien enarbola un sistro recibe bandas con el sereno   recordad: las aldabas suenan con el soporte de las figuras dentro de cobertizos sin asma

4

ESTALLIDOS de faroles encontrados en los mitos   portazos de quienes jamás fueron moradores de hotel   por los altavoces se citan a los invitados a los fusilamientos eternamente postergados   ¿cómo apropiarse de los balidos de las tormentas si éstas a duras penas acaecen?   mediante lo que se calla con ruidos se logran morfemas sobre los naranjos, al tiempo que las flores se hambrean   empero el complemento de los peces chapotea en el interior del estaque otrora risueño

5

TRAQUETEOS en el vacío y mocos sobre castañuelas   es de esperar que zumben los cachetes del prójimo con la armonía más que displicente   recrujen los legados de las celebridades de cartón y longaniza y una murga se expande por las noches sin calma   por casualidad lo extraño se parece a los cucos y nadie los objeta   mas los chasquidos poco se difunden y la cuestión no se torna grave   con seguridad se proponen utensilios para que tintineen bajo las almohadas, en tanto que una música resuena en las almas detenidas   decir “bello” implica asumir el aplomo de las carracas y las causas tempranas de su arribo frustrado   entonces habrá —por cierto, por cientos— quien borbolle hacia dentro y se conduela su pito o su sirena   total: el despojo se asume al margen del diapasón y con piano en forma de leño   ahora recuerdo: el armonio se puso amargo pisado por el trombón

 

Táctiles

1

PERCIBO con los dedos entre sus labios mayores la olorosa suavidad de su pulpa de guanábana   y las semillas se resbalan al ritmo de grititos   el sudor se posiciona, lábil, para permitir un hormigueo de mis uñas   aciertan mis falanges con la temperatura exacta de sus cosquillas   de pronto tengo tentáculos que tiran y aflojan los catetos de sus senos   aseso con la particularidad de la fruición sobre la cama con harta mesura    ¿y la planta labiada —acaso tomillo— pronuncia un ornamento para ser palpado?   su cabellera tañe mis horas y mi pulso jalona la esencia del cinabrio

2

AYUDA mi lengua a gotear la saliva por los pliegues de su ombligo   ondea mi aliento tras la vela que no se desplaza   dos pieles se exploran con la habilidad de guías de la noche   tiento la noria de su pelvis y abrasantes cangilones hacen subir el agua que me lava las sienes

3

BORDONEO  sus nalgas a coro y recibo de ellas un empinar de contagio   el tafetán se aglutina sobre sus muslos e incita a un manoseo sin cesura   de otro corusco llega a sus corvas la porción de plumas para el deleite   hinca la rodilla y tiembla el rojo trasero que, por instantes, me amilana   rozo luego —ya pulpo— su horquilla de rubí y me enriquezco sin renunciar a la altiva joya

4

SOBAJO a ciegas sus pies desde los talones al dedo gordo   ¿fui un califa o un toparca?   gimió ella en su soberanía, auxiliada por su cauce   hurgo  en sus rastros de heridas ficticias y hallo la plenitud de secretos tatuados   avanzo con sus pasos quedos   el contento me encuentra asido a su vientre

5

TÁCTICA que dispongo y ella arregla   tajos contra la reticencia   maniobra con su grupa femenina y me obliga a dislocar la sintaxis del deseo   me difundo con el cerebro en punta   ella lo celebra con todos sus nervios   nuestro tálamo se tornea y nos atañe lo que se adelanta y abre   sobre las palmas (de las manos) ojos con letras lascivas   un fuego interno salta para que lo recojamos y esto adoba nuestros pellejos   (se han propagado pichones dignos de ser manoseados)   su peinado quiso velarse temprano y lo evité con tocata y fuga   anduve en su cresta de gallo con mi nariz astuta y comenzó a hincharse sin trastabillar   aguardé el canto del ave y me entregué a su delectación

6

CONTACTO todos sus acertijos: los de los codos y los indiscretos   mido la prudencia al vaivén de la brisa de adentro   con buen tino damos con nuestros cuerpos en la concavidad de la bañera   el jabón de sándalo se desplaza por la gruta que sabe de espumas   la velocidad se adecua a su tobogán   flamean sus espasmos entre mis puños   su matorral ya no está cencido y mi empalme lo gratifica con el gusto exacerbado   se calientan las ecuaciones, abundan en porrazos   donde no se quiso ducha se anheló un eficiente caldario   al fin el bardo soltó su bagaje pegajoso y ella le ofrendó un beso que la transportó

 

Visuales

1

DIRIJO la vista hacia el pajarero que simula volar y que en realidad vuela   vislumbro un reino formado con trozos de naturaleza penetrante   comienzo a vivir en la carne hecha mansión   y son mías las hojas de vidrio que cubren las paredes   me inclino para mirar las vísceras de yodo de ciertas flores sobre tarimas   ¡ah, condición de lo híbrido yuxtapuesto a la llama del erial!   veloces se desplazan los velos por los vericuetos  del musgo   entretanto una remesón de migas me pide asombro, extrañeza final   me quedo a contemplar mis pies mientras me marcho y nada advierto

2

MIRRA cayendo del espacio llamado a fenecer   soflama en el planisferio que inventa sus ruedas a contraluz   frente a mí un veranillo interpreta su otoño y aunque me ofusca, lo columbro y participo de él   las pestañas son un espectáculo que disuade porque niega   al segundo golpe de vista abrevio los instrumentos destinados a rasgar las alfombras   parpadeo y recojo la miopía sin desespero

3

INDISTINGUIBLES los espejuelos dentro de los anuncios   sin embargo, atisbo los pivotes de medianoche y enmiendo la astronomía del paralaje   coincido en una atalaya con el lince de fosfeno y lo tuteo por seis meses y luego hago su sinopsis   y vierais el espejismo más erizado que se recuerde   aquí la brújula insinúa un examen y de inmediato surge la sospecha   al revisar los mapas nada entendemos a través de las pupilas, pero reparamos en los caminos y las vías en franco deterioro   opto por encimarme a una veranda y encandilarme con las luciérnagas en plena sequía

4

VISÍTANME los bisojos y gastan mejor sus alucinaciones en mí   mi corazón entonces llora legañas de olvido y ellos se las apropian sin advertirlo yo   la verdad ejecuta su justicia aferrada al sinsentido   por mi boca expulso venturas para ser catadas sin coyunda   y hay revistas en sus insidias para descubrirlas con orzuelos   la merced se hace con los párpados quebrados y un casamiento ocular

5

MIRANDO arcanos llevados de sobra por los figurantes sin venas   me ignoro y soy cosa que encaro y consigo abundancia   traslumbro la vitalidad de los vituperios, lo untuoso de su usurpación   las mudanzas tienden a encandilar allende las lejanías, aunque no oscurezca a ninguna hora   imagino verecundias y verrugas y después las residencio para que los escarbadores las presientan

6

DOMINO las telarañas con la visión inasequible   viejo no victimario quien arraiga en los remiendos del reposo   estimulo las entelequias destinadas a los de clamorosas ojeadas   desde el mirador conozco al árbol antes de doblarse y lo celebramos entrambos   no respeto a los micos que saltan dentro del tren subterráneo y les arrojo utópicas bananas para que revienten   (todos los milanos son milagrosos    y a ellos me acojo y raspo mis uñas con su acierto zahorí    y no miento para verme más fuerte, sino para avistarme en la cumbrera loca del precipicio   y a la vera de la senda invisible me siento en el zócalo que jamás fue abstracto y sí imponente entre bastidores)

 

Olfativas

1

HUELO el desprendimiento de la bocanada que porfía   entre resinas del tenesmo se pierde mi olfato, graciable y voluntarioso   claras las miasmas mientras no se las olisque   después una inspiración se torna perenne para las aves de paso   sin más aprovecho el olambre que sahuma mi existir   estadiza, la trementina intercepta la ceremonia de las fosas nasales en su raimiento

2

OLFATEA la doña los pedos de su perrita tontaina   la fragancia la eleva a guisa de viento levantisco y ella se juzga inodora   mas un almizcle sobrepuja a cualquier odorancia y las imitaciones resultan insufribles

3

HEDORES de las alteraciones de los saludos   influjo de las azotainas   en lo reciente los olores transportados en carruajes y distribuidos con criterio de abreviación   antes los presagios venían sobre capas de ozono y las esposas cooperaban para corromperlos   perfumaderos en lo irrespirable de las permanencias   quien rastrea lo odorífero se topa con el husmo al acecho

4

OMNIPRESENCIA de las olfacciones: razón del venteo consagrado a los pituitarios   me hermano a una oncena que curiosea dentro del amoniaco   dicen que huele mal y es censurable   empero la batalla por las esencias aún no ha empezado   ¿y si esto suena a raque será estoraque o estorbo?   pronto husmean debajo de los cadáveres embalsamados con ausencia de fumigatorio

5

APESTAN los tigres tatuados dentro de las axilas   rugen en medio de su bastardía   y los colmillos ya están cariados   hircismo de antigua prosapia   y conduce a la histeria como debiera   mi humanidad prefiere los aromas brotados de pubis femeninos   y por ellos bien vale un dislate o una reducida atrocidad   apenas se presienten las oleadas que no son para oler   y bienoliente asumo mi pebetero

6

MEFÍTICOS vaivenes de lo volátil   viciados suelos sin desodorantes   gálbanos para los penados en las prisiones carentes de ventanas   y de las raíces de las pocas brisas se desprenden grajos que no levantan vuelo por el peso del desaseo   adivino el petardeo contraventor, su fato de repugnancia exclamativa   doy fe de apostasías similares a proezas de fetidez y hegemonías de tréboles no hedónicos   he de postular otras pestilencias para otros doctrinarios   hasta configurar un callejón ahíto de empireumas   ¿disosmia alrededor de los ruidos no buscados?   mas empuñando mi cazoleta produciré humaredas con opuesto humor   e inflamaré el tabaco, moreno y refinado, y apremiaré a los cazcorvos a vincularse con las fragancias que los obliteran de continuo

 

Gustativas

1

LLEVO lo amargo estando en la mesa agorera   para lo dulce alargo la lengua y que quede lo combinado, si lo hubiere   me echo de un plato a otro y derramo lo que me pertenece (creo)   que lo mucho no se descomponga, porque me atrofiaría mis papilas para degustar   con sentido de origen discierno entre los sabores que están en los dichos   voy comiendo exento de groserías y cortés oficializo mis preferencias gastronómicas   lejos concluiré con la sal sobre los hombros y los jamones en sazón   por fortuna no se presentan disgustos y por mi garganta pasan especias caldeadas

2

ILUSTRE prioridad para los oros carnosos   placer intransmisible ni en agosto ni en febrero   cosas que se mueven como arrullos de gusanos comestibles   derivaciones de guisantes amortajados en su salsa   guiño el ojo del remolque y me vuelco hacia las guindas más dulces

3

GUISO del gallo menudo   aquel que nunca quiso cantar   había habas y de eso poco se habla   mi hábito es de antorcha que cuece con propiedad y experticia   desde hace mundos he notado la inclinación hacia el embeleso gustativo   pensar en el saboreo de su almeja y proceder: un solo arrebato   y el contento que asombra   y la satisfacción que agranda el paladar y lo ahonda también

4

PALADEO el vino ofrecido en el hisopo de su pubis   embriaguez para prolongada estancia   y un dejo que es eterno consuelo en época de ausencia   me aplico con los ojos volteados   ni pizca de empalago   a gloria y extracto agudo   buscando la delicadez hasta más allá de los labios

5

BOUQUET para el triunfo del paladeo   sabroso halago para el músculo que deglute y mueve recuerdos de cocinas vivas   no se frena la libación   se suelta y se convence de su atrevimiento y necesidad   y lo riquísimo de la sabiduría del caldo logrando viñetas de la ebriedad

6

COMPOSTURA en homenaje íntimo para los aliños   y las salsas sofistican sus sainetes   y son exiliados los tastos   y ocurro con mis condimentos de ultramar   y certifico la sarta de divinas sensaciones   salivo y naranjas con el ánimo distinguido   y el aprecio por la clásica cocción

7

PICOR de los ajíes convencidos de su función   raja que chorrea generosa su mezcla de dulzores   chuparse los dedos y estar en contra de lo soso   lo sabrido imponiéndose a cualquier perplejidad   y una erudición para elaborar los menús    (sé saciarme sin hartazgo   y me faculto en beneficio de los muslos suyos   y expongo las líneas que con elegancia signan la presa hacia la olla en fervor de multitud   y ostensibles cervezas   y sólo palidecen los hambrientos no vencedores)   factibles desayunos con orujos mientras llovizna y titila   y la niñera te muestra su terciopelo apetitoso

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)