XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Me figuro

lunes 9 de octubre de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Textos y dibujo: Wilfredo Carrizales
Me figuro, por Wilfredo Carrizales
Dibujo: Wilfredo Carrizales

1

Cámbaros, paños, arpeos, dipluros, estopas, faltosas hileras. No había ni un hueco donde lograr la espontaneidad; no existía armonía para vibrar más allá de los símbolos subyacentes, las cesiones.

 

2

Y se tomó el aire sin enajenación y los pájaros, atontados, pensaron en el limbo y las nubes se descuidaron produciéndose el robo de sus excedentes y el holgadero se mustió en oscitancia.

 

3

Los cantos de los desterrados, convulsos y espontáneos para crispar con asombro. Siempre viejo el espectáculo: particularidad que dormita de consuno con la gangrena del habla.

 

4

Enemigo de los enemigos, ¡qué violento para falsarios y ladrones! ¡Qué rival de los rivales! ¡Qué sometedor de vacilantes y pusilánimes! ¡Qué lengua sirviéndole a la mordacidad!

 

5

La bondad que finaliza en mezquindad no es bondad sino mezquindad. El disgusto que no escuece mucho no resulta en disgusto sino en repugnancia. ¡Y ya vendrá lo que no amortigua!

 

6

Y no así existía sin padecer las centurias y en las centurias y allende las centurias, y lo eterno acababa con frecuencia y las estructuras se fueron apartando de lo sólido y caían sin ruido.

 

7

Gobiérnate, gobiérnate y luce tu rebeldía, pueblo dislocado; gobiérnate con la sabiduría que construyas a diario, al margen de ilusiones y retruécanos y vivifica tu audacia y tu intrepidez.

 

8

A enormes candelas, candelas supremas y el esplendor soltándose y persiguiendo sus comarcas, sus estancias de rectitud. A destellos inmensos, destellos depurados y claves que ocupen.

 

9

Hipócrita con máscara jamás se torna en hombre fiel y si lo acompaña el justo adular, regresa pronto al pudridero y allí contiende consigo mismo y allí se certifica en su desempeño.

 

10

Y de una tal guisa se afirmaba: el perro a su amo, el amo a su dueña, la dueña al amante, el amante a la fregona, la fregona al tendero y todos chupaban sus huesos y la grasa escanciaban.

 

11

Regala la muerte bienes imperecederos: cuando mortajas, estelas; cuando estelas, mortajas y así mismo fija las herramientas para cavar los sepulcros parecidos a morteros, a morteros parecidos.

 

12

Sueños de sucesos ilusos y los caballos desengarzados y los hombres a sueldo echados sobre el piso. Sudores sueltos en la superficie de los cuerpos y en los sitios a propósito unos sofocos sufridos.

 

13

De trompetilla los mosquitos buscan la orilla. En el trópico abundan tropezones y turbulentos corazones van de acometida. Surge un cuerno en un desliz y surge un cierto cornudo.

 

14

Ni sentía ya su vientre de tan corrupto que estaba y sentía la pesadumbre de las tripas. El carácter le dejaba sentirse y el arrepentimiento lo envolvía como capullo a su gusano.

 

15

Traviesos rompiendo las traviesas para descarrilar al tren. Amasijo de hierros sobre el tremedal y tremenda escena de espanto y los cadáveres con las caderas cuarteadas y cadillos colgados.

 

16

El don dotado de gran asistencia monetaria, pero incapaz de dar dote a su hija entregada al convento. Esa muchacha cautivaba por su juego de baraja y por la dotación de sus asentaderas.

17

Apareciendo, apareció la apariencia del apartado, quien había transitado puentes, quebradas y caminos y su aspecto apenas había cambiado y afectaba una edad más insólita que veraz.

 

18

Citándole para que viniera a mí y luego testimoniándole un afecto presencial. Teniéndole a mi alcance, aflojándole las riendas y patentizándole la libertad más difusa y, sin embargo…

 

19

Camina, anda, viaja y su marcha no se entiende y ni alforjas necesita y tampoco destino. Trafaga o peregrina y las distancias le quedan cortas y los días son su equipaje y la velocidad aminora.

 

20

Sangradura de los vinos y el terreno reseco de sed. Sanan las sanguijuelas de sus santísimas profecías y discurrimos y descubrimos nosotros y ustedes la reconquista de la sedición.

 

21

Era más el pan encallado en la memoria de hambres irresueltas y los canteros encegueciéndose ante la vista de brebajes de pujanza y un rumor de retoños brotando de algún rincón.

 

22

Juicios del calor sin agobio. ¿Quién lo diría? Los asiduos de las playas propagando sus ampollas. (Poco seso en esos cerebros). Desde que se descubre la falta de prudencia a deshora.

 

23

Teníamos fatiga y los bardos ciegos dándose palizas con los libracos. Lo que viniera después sería inútil renuncia a las pretendidas composiciones para alejar los giros enclaustrados que amábamos.

 

24

Cuando salgan de las puertas serán vencidos por las heridas de la intemperie. La congoja podría sumirlos en una desesperanza tan pronta que luego no se reconocerán ni en los resquicios.

 

25

Un canon para el embustero; otro para el rufián. Las poblaciones los mal soportan a ambos. ¿Para qué prohibirles su permanencia en tertulias y festejos, si al cabo ellos están marcados por su sino?

 

26

La intangible elocuencia de los gestos de las manos. Lo sonoro se desmaya entre quietudes poseyentes. El olfato obligado a la liviandad y reducido a los atajos más indignos, más inertes.

 

27

¡Oh, sabiduría de los necios! Y nada la suplanta y nada sustituye su tersura. ¡Oh, necedad de los sabios! Y todos la siguen, la emulan, la protegen. ¡Del necio al sabio cuántos desvaríos!

 

28

La democracia no nos azota: nos acosa o nos acogota. Sin embargo, se le alaba y se le lustra de vez en vez para eliminarle la polvareda y las arrugas de los años y los descalabros asaz notorios.

 

29

¿Quién mató a las piedras que hablaban? ¡Cosa extraordinaria fue! Y aún se comenta el hecho y todavía sigue sin aparecer el asesino. ¡Pobres piedras que a nadie avergonzaban ni seducían!

 

30

Se quiebran los contrarios bajo la canícula enunciada de antemano. La raridad del hecho obliga a expresiones que insolentan. Empero las discordias se mezclan y producen un deslavazado relieve.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio