Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas

viernes 12 de febrero de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Introducción, selección, traducción del chino clásico y notas: Wilfredo Carrizales
Sinograma “niu”
Sinograma niu, que designa al ganado vacuno (toro, vaca o buey).

Introducción

El 12 de febrero de 2021 se inicia el nuevo año lunar chino y finaliza el 31 de enero de 2022. El año xinchou le corresponde al segundo animal del ciclo sexagesimal, el buey (o toro o vaca), y estará regido por el elemento metal, el otoño, el planeta Venus, el color blanco, el sabor acre y la justicia.

El sinograma niu designa al ganado vacuno: toro, vaca o buey. Se ha hecho tradicional denominar a este año, año del buey, aunque en China las pinturas, papeles recortados, grabados y demás imágenes de celebración usan indistintamente las figuras de toros, vacas, bueyes e, incluso, búfalos.

El buey ha sido el compañero de los campesinos, en sus buenos augurios de una cosecha floreciente. Por lo tanto, el buey es un símbolo de la fortaleza y la valentía, de la honestidad y la sencillez, de la capacidad de soportar humillaciones y sobrellevar penalidades, de la laboriosidad y la diligencia. El pueblo considera que el buey es un dios. Existen numerosas historias y leyendas que tienen al buey como protagonista. Los taoístas decían que los inmortales, con frecuencia, cabalgaban sobre un buey. En el sur de China se le rendía culto al buey por ser el símbolo de la primavera y cada año, después de la llegada de esa estación, se comenzaba a labrar la tierra con los bueyes uncidos y se realizaba una ceremonia propiciatoria. Además, existe una íntima relación entre el buey y el agua y, por ello, la gente común labraba imágenes de buey sobre piedra o las fundía en bronce y las arrojaba a los ríos para detener las crecidas o las inundaciones.

Ya en la dinastía Shang (siglos XVI-XI a.C.), la primera dinastía histórica de China, se encuentra el pictograma que representaba a los bovinos en inscripciones sobre caparazones de tortugas o huesos de animales o sobre vasijas de bronce. También se han encontrado en los hallazgos arqueológicos de esa dinastía instrumentos de bronce con rostros de toros y figuras en piedra de este animal. En las subsiguientes dinastías, así mismo, se muestran diferentes vacunos en figuras de arcillas, en relieves sobre tambores de bronce, sobre ladrillos o tejas.

Desde temprano, el toro, convertido en buey, sirvió para halar el arado o las carretas y, además, como animal de sacrificio ofrendado a los diversos dioses. En el Diccionario etimológico de loscaracteres (Shuo Wen Jie Zi), célebre obra de Xu Shen compuesta hacia el año 100 d.C., se describe al animal visto desde atrás: la cabeza, los cuernos, dos patas y la cola.

No podían faltar en la cultura china diversas referencias al buey en refranes de cuatro caracteres (chengyu) y en dichos, locuciones y modismos. A continuación se mencionan algunos de ellos:

Niu yi dui qi: Vestidos con ropa burda (literalmente: vestidos con piel de buey) llorar el uno frente al otro: vida triste de esposos pobres.

Niu gui she shen: Demonio buey, dios serpiente: monstruo.

Niu dao xiao shi: Emplear el cuchillo de matar bueyes para cosas pequeñas: emplear a un hombre de gran talento para una tarea insignificante; medios desproporcionados al fin.

Niu ding peng ji: Cocer un pollo en un caldero para cocer bueyes: significado igual al anterior.

Niu tou bu dui ma zui: La cabeza de buey no concierta con el hocico del caballo: no hacer venir al caso; no venir a cuento; ser incongruente.

Niu jin: Fuerza de buey: gran energía; enormes esfuerzos. / Testarudez, tenacidad.

Niu er: Oreja de buey (que asía quien presidía la ceremonia de los pactos, sellados con sangre de buey): estar en el poder.

Niu yin: Beber como un buey: beber con exceso.

Niu ma zou: Su humilde servidor (fórmula de cortesía). Literalmente: andar como caballo o buey.

Niu pi qi: Temperamento de buey: testarudo, obstinado, terco.

 

Relatos de Registro de la búsqueda de los dioses
Gan Bao (c.280/289-c.345/356)

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas, traducción del chino por Wilfredo Carrizales
Pintura: detalle de Cinco bueyes, de Han Huang (723-787); dinastía Tang. Color sobre seda. 20,8 x 136,8 cm. Museo del Palacio Imperial de Beijing.

64

Fang Shubao de Yixing1 contrajo frío y estaba pronto a morir. Invitaron a Guo Pu para que adivinara2 y el resultado no fue propicio. Guo Pu sugirió encontrar un buey blanco para que suprimiera el mal. El buey blanco no fue logrado. Sólo Yang Zixuan tenía un buey blanco, pero no accedió a prestarlo. Guo Pu usó la hechicería para atraer un buey blanco. Ese día, un gran buey blanco vino desde el oeste y avanzó directamente hasta la casa de Fang Shubao. A punto de llegar, Fang Shubao se aterrorizó y se curó de la enfermedad.

 

82

Guo Pu cruzó el río. Yin You, gobernador de la prefectura de Xuancheng,3 le dio un cargo en el ejército. En ese entonces había un extraño animal, grande como un búfalo, de color gris, patas cortas del tipo de las del elefante. Su pecho y su cola eran por completo blancos. Su fuerza era grande, pero él era torpe. Vino a las afueras de la ciudad. A las gentes les pareció extraño. Yin You envió hombres para que lo sometieran y capturaran. Invitó a Guo Pu para que adivinara a través de los trigramas. Encontró que el trigrama dun mudaba en el trigrama gu y por eso se le podía llamar rata burro. Finalizada la adivinación, los hombres que lo capturaron usaron una alabarda para pincharlo y la punta de la alabarda penetró más de un chi.4 El magistrado de la prefectura fue al templo a solicitar al dios permiso para matar al animal, pero el brujo del templo dijo: “El dios no está de acuerdo. Expresó que el animal es un enviado del dios del monte Lu y del lago Gongting, camino al monte Jing.5 Por poca duración, atravesará nuestra zona. No se permite tocarlo”. Entonces, el animal partió y no se le volvió a ver.

 

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas, traducción del chino por Wilfredo Carrizales
Pintura: detalle de Cinco bueyes, de Han Huang (723-787); dinastía Tang. Color sobre seda. 20,8 x 136,8 cm. Museo del Palacio Imperial de Beijing.

116

En el quinto año6 del gobierno del rey Hui Wen de Qin, éste hizo un viaje de inspección a Quyan y alguien le ofreció un toro de cinco patas. En aquel tiempo, el Estado de Qin estaba afligiendo al pueblo con trabajo forzado. Bajo el cielo, todos se le oponían. Jing Fang7 dice en sus Comentariossobre el Libro de los cambios: “Un toro con cinco patas es un mal presagio cuando excesivo trabajo forzado es demandado y es sustraído el tiempo del pueblo para la producción”.

 

124

En el décimo sexto año8 del gobierno del emperador Jing,9 Xiao, rey de Liang, fue a cazar en las montañas del norte. Alguien le ofreció un toro, cuyas patas le brotaban del lomo. Liu Xiang10 consideró que el toro engendraría desastres. En lo interno, había confusión y desorden en los pensamientos; en lo externo, la construcción excedía la norma. Por eso, el toro engendraría calamidades. Las patas del toro emergiendo de su lomo es un símbolo de los subordinados ofendiendo a los superiores.

 

185

En el noveno año del período Tai Kang,11 la cabeza de un buey muerto habló en la frontera norteña de Youzhou.12 En ese entonces, el emperador enfermaba con frecuencia y estaba profundamente preocupado por los asuntos después de su muerte, pero él no confiaba en que sus ministros pudieran asumir los grandes asuntos. Esto era el presagio que indicaba la cabeza de buey al hablar.

 

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas, traducción del chino por Wilfredo Carrizales
Pintura: detalle de Cinco bueyes, de Han Huang (723-787); dinastía Tang. Color sobre seda. 20,8 x 136,8 cm. Museo del Palacio Imperial de Beijing.

204

Durante el período Tai An,13 el funcionario Zhang Cheng de Jiangxia14 montaba un buey. De pronto, éste dijo: “Habrá un gran desorden bajo el cielo. Yo estoy muy cansado. ¿Adónde me conduces?”. Zhang Cheng y sus varios acompañantes se aterrorizaron. Entonces, le engañó, diciéndole: “Te invito a que regreses, pero no hables de nuevo”. En la mitad del camino regresaron. Al llegar a casa no le quitó el arnés. El buey habló de nuevo: “¿Por qué volvimos tan temprano?”. Zhang Cheng estaba muy preocupado y aprensivo. Había que mantener el asunto en secreto y no divulgarlo. En el distrito Anlu había un experto en adivinación. Zhang Cheng fue a buscarlo. El adivino dijo: “Un presagio de gran desgracia. No es la calamidad de una familia. Bajo el cielo habrá guerra. En la prefectura habrá destrucción y muerte”. Zhang Cheng regresó a casa. El buey andaba erecto y caminaba como una persona. La gente se aglomeraba para mirarlo. En el otoño de aquel año, Zhang Cheng se levantó en rebelión. Primero ocupó Jiangxia. Engañó a la gente al decirle que la dinastía Han había sido restaurada y que había el buen augurio de la pareja de fénix macho y hembra15 y que un hombre sabio y virtuoso surgiría. Todos los soldados que participaban en el ejército rebelde se tiñeron de rojo el pelo, como un símbolo auspicioso del fuego. La gente común, conmovida, se unía con entusiasmo al ejército rebelde. Zhang Cheng y sus hermanos fueron nombrados generales y oficiales de alto rango, pero en poco tiempo fueron derrotados. La prefectura fue destrozada y más de la mitad de sus habitantes murió o fue herida. El clan familiar de Zhang Cheng fue aniquilado. Jing Fang, en Mutaciones de los demonios, dice: “Cuando un buey puede hablar, los asuntos suceden como él los expresa. Predice buenos o malos augurios”.

 

217

En el séptimo mes del primer año16 del período Jian Wu17 del emperador Yuan de la dinastía Jin, en la puerta oriental de Jinling,18 una vaca parió un ternero con un cuerpo y dos cabezas. Jing Fang, en sus Comentarios del Libro de los cambios, dice: “Una vaca que pare un ternero con dos cabezas y un cuerpo es el símbolo de que bajo el cielo ocurrirá una división”.

 

219

En el tercer mes del primer año19 del período Tai Xing,20 Wang Liang, gobernador de Wuchang, tenía una vaca que parió un ternero con dos cabezas, ocho patas, dos colas y un estómago. La vaca no podía parirlo por sí misma. Más de diez personas usaron una cuerda para halar al ternero y sacarlo. El ternero murió y la vaca sobrevivió. Tres años después, en el jardín imperial posterior una vaca parió un ternero con una pata y tres colas que al nacer murió.

 

249

Yu Liang,21 de nombre de adulto Wen Kang,22 oriundo de Yanling, era comandante militar en Jingzhou. Fue a una letrina y, de pronto, vio a un ser extraño, de aspecto cuadrado, dos ojos completamente rojos, el cuerpo brillante, que poco a poco emergía de la tierra. Yu Liang se enrolló las mangas de su vestido y lo golpeó con el puño. En seguida, escuchó un sonido como respuesta a su puñetazo. El ser entonces se hundió en la tierra. Como consecuencia, Yu Liang enfermó. El hechicero Dai Yang dijo: “Este asunto viene del tiempo de la rebelión armada de Su Jun.23 Usted en el templo ancestral de Baishi24 rogó por felicidad y prometió ofrendar un buey en sacrificio. Después usted no cumplió la promesa. Por eso, fue castigado por ese monstruo. No hay manera de salvarle”. Al año siguiente, Yu Liang murió.

 

270

El emperador Wu de la dinastía Han occidental fue al este en viaje de inspección. Aún no había atravesado el paso Hangu cuando un ser le obstaculizó el camino. Su cuerpo era de varios zhang25 de largo; su forma era la de un buey; de ojos azules y fulgurantes; sus cuatro patas se internaban en la tierra y se movían, pero no avanzaban. Los funcionarios de la comitiva se aterrorizaron. Dongfang Shuo26 sugirió irrigarlo con vino. Lo irrigaron con varios hu27 de vino y el ser desapareció. El emperador preguntó la causa. Dongfang Shuo le contestó: “Su nombre es huan.28 Es producido por la tristeza. Este lugar con seguridad fue una prisión de la dinastía Qin29 o un lugar donde los delincuentes eran reunidos y forzados a trabajar. El vino puede hacer olvidar las preocupaciones. Por eso, pudo disipar al ser”. El emperador dijo: “¡Ah! ¡Un erudito que posee tal capacidad!”.

 

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas, traducción del chino por Wilfredo Carrizales
Pintura: detalle de Cinco bueyes, de Han Huang (723-787); dinastía Tang. Color sobre seda. 20,8 x 136,8 cm. Museo del Palacio Imperial de Beijing.

415

En la época del Estado de Qin30 había el templo Nu Te,31 en la localidad de Gudao de la prefectura Wudu.32 Sobre el templo crecía un árbol de catalpa.33 En el vigésimo séptimo año34 del gobierno del rey Wen del Estado de Qin, él envió a sus hombres a cortar el árbol. Al comenzar a cortarlo, se levantó un fuerte viento y cayó una gran lluvia. A cada corte dado al árbol, le seguía su cierre. En un día no había sido talado. El rey Wen entonces despachó a unos soldados, hasta unos cuarenta, portando hachas. Tampoco pudieron talar el árbol. Los soldados, cansados, regresaron a descansar. Uno de ellos se había herido en un pie y no podía caminar. Se acostó bajo el árbol. Escuchó a un fantasma que le decía al dios del árbol: “¿Fatigado por la lucha?”. El dios del árbol dijo: “¿Qué es suficiente para estar fatigado?”. El fantasma dijo: “El rey Wen con seguridad no descansará. ¿Qué hacer?”. El dios del árbol respondió: “¿Qué puede hacer el rey Wen contra mí?”. El fantasma dijo: “Si el rey Wen envía a trescientos hombres con el pelo suelto, con hilos bermejos para rodearte, vistiendo ropas enrojecidas, mientras esparcen cenizas al tiempo que te cortan, ¿no estarás en una difícil situación?”. El dios permaneció mudo. Al día siguiente, el hombre herido contó lo que había escuchado. El rey ordenó a sus hombres que vistieran ropas enrojecidas. Por un lado, comenzaron a cortar el árbol; por el otro, a esparcir cenizas. El árbol fue talado y de su interior salió un toro negro que, corriendo, penetró dentro del río Feng.35 Después el toro negro salía del río Feng a causar trastornos. El rey Wen envió soldados a caballo para que lo combatieran, pero no pudieron vencerlo. Uno de los soldados cayó del caballo y volvió a trepar en su montura. Su cabellera se soltó y el toro negro le temió. Entonces, ingresó en el agua y no se atrevió a salir. Esta es la razón por la cual, en la caballería del Estado de Qin, desde entonces el jinete que iba a la cabeza portaba una cola de yak.

 

Relatos de Registro de lo extraño durante conversaciones ociosas en un estudio
Pu Songling (1640-1715)

Peste bovina

Chen Huafeng era oriundo de Mengshan.36 En los días de la canícula se hastió del calor. Se acostó con un libro bajo un árbol silvestre. De repente, un hombre que andaba de un lado para otro vino con la cabeza cubierta y el cuello rodeado por una bufanda; rápido se dirigió hacia la sombra del árbol. Tomó con las manos una piedra y se sentó. Se enjugaba sin cesar el sudor que fluía concentrado. Chen se levantó y, sonriendo, dijo: “Si se quita la bufanda, no rezumará más sudor y podrá refrescarse”. El huésped dijo: “Desprenderse de ella es fácil; colocársela de nuevo, difícil”. Entonces, Chen se inclinó para conversar con él, ladeado en extremo, y guardó el libro. Luego, el huésped dijo: “En este tiempo, nadie piensa, pero el enfriar y empapar es bueno para fermentar. Un aroma frío, bajo el grado de doce pesados edificios, puede eliminar la mitad del calor del verano”. Chen, sonriendo, dijo: “Esto se desea fácilmente expulsar. Su humilde servidor este mismo día satisfará al señor”. Chen le tomó la mano y dijo: “La casa fría está cerca. Le invito a ponernos en camino”. El huésped sonrió y le siguió. Llegados a casa, Chen sacó vino escondido en una cueva de piedra, cuyo frescor hacía temblar los dientes. El huésped se alegró grandemente. De una alzada bebió diez copas.37 El sol llegó a su ocaso; de repente, llovió. Entonces, desplegaron lámparas en los cuartos. El huésped se quitó la bufanda; su fisonomía era majestuosa. En las siguientes palabras Chen vio que detrás del pecho del huésped, de vez en cuando, salía brillo de la lámpara. Entonces, sospechó de él. Un poco después, el huésped estuvo muy borracho y dormía en una cama baja, larga y estrecha.38 Chen trasladó la lámpara para observarlo furtivamente. Vio que detrás de su oreja había un enorme agujero, grande como una copa y varias vías con gruesas membranas; en el medio, una especie de trípode39 como un enrejado colocado sobre una ventana;40 fuera del enrejado, una blanda piel curtida colgaba, ocultándolo; dentro parecía vacía. Extremadamente espantado, Chen extrajo a escondidas una horquilla para el pelo41 y movió una membrana para escudriñarla. Había un ser de la forma de un ternero, el cual siguió la mano y salió volando; rompió la ventana y escapó. Aún más espantado, Chen no se atrevió a mover la membrana de nuevo. Justo en el momento en que deseaba tornar sus pasos, el huésped ya había despertado. Sorprendido, dijo: “¡El maestro me espió a escondidas! Al soltar la peste bovina, ¿qué hacer?”. Chen hizo una reverencia42 y censuró su motivo. El huésped dijo: “Hoy ya sucedió así. Todavía se puede evitar de nuevo. En realidad, le comunico: tengo seis animales dioses de las epidemias en el oído. Precisamente el que fue libertado es la peste de los vacunos. Temo que en cien li43 no haya especie de vacuno que no haya enfermado”. Chen tenía como oficio criar vacunos y al escuchar lo que dijo el huésped tuvo gran miedo. Hizo una reverencia y solicitó resolver el asunto a través de la adivinación. El huésped dijo: “Yo por ahora no puedo evitar el error. ¿Qué adivinación puede resolver el asunto? Sólo participar del sufrimiento repartirá el mayor beneficio. Ampliamente divulgar esto en cada sitio; no guardarse privadamente la información”. Al terminar de hablar, se disculpó, se despidió y salió. Entonces, tomó tierra con ambas manos del interior de una hornacina. Dijo: “Cada uso de una unión también produce efecto”. Juntó las manos ante el pecho44 y no se le volvió a ver. Un poco después, el ganado vacuno enfermó; la peste bovina se desencadenó. Chen deseaba especiales beneficios. Guardó en secreto la información para su conveniencia. No accedió a divulgarla; sólo se la transmitió a su hermano menor. El hermano menor probó a verificarla con el dios local. Chen, por sí mismo, cortaba las reses, seducido y muy engañado con los beneficios. Hubo trescientas vacas que cayeron muertas, poco más o menos. Despachó cuatro o cinco vacas viejas, pero vacilaron en marchar y entonces murieron. Desazonado, Chen no usó la fuerza. De repente, recordó el interior de la hornacina y tomó tierra con ambas manos. Pensó que no necesariamente habría beneficios; por el momento, los desechó. Ya de noche, las reses se levantaron. Chen comenzó a comprender que el medicamento45 era ineficaz. De modo que el dios lo castigó en secreto. Varios años después, las vacas comenzaron a criar; paulatinamente, de nuevo, por su propia causa.

 

El buey voló

Un hombre de cierto distrito compró un fuerte buey. Por la noche, soñó que al animal le brotaban alas y escapaba al vuelo, y consideró que era un mal presagio que le anunciaba la pérdida del buey. Lo condujo al mercado y lo vendió a menor precio. Envolvió el dinero con una pieza de tela, hizo un ovillo y se lo colgó de un hombro. De regreso a casa, en mitad del camino, vio a un halcón que devoraba los restos de un conejo. Se le acercó y resultó ser muy doméstico y manso. Lo capturó y le amarró una pata a la punta de la tela. Continuó su camino, mientras sometía al halcón con una mano. Éste intentó liberarse en sucesivas ocasiones. En la última tentativa, el hombre disminuyó la presión de la mano, sin intención, y el halcón alzó vuelo llevándose la pieza de tela. No podía el hombre escapar, acaso, del destino fijado, pero no ignoró ni dudó del sueño ni evadió recoger algo del suelo. ¡Cómo podrían volar los seres andantes!

 

Un relato de Lo que no dijo el maestro
Yuan Mei (1716-1798)

Catorce relatos chinos sobre bueyes, toros y vacas, traducción del chino por Wilfredo Carrizales
Pintura: detalle de Cinco bueyes, de Han Huang (723-787); dinastía Tang. Color sobre seda. 20,8 x 136,8 cm. Museo del Palacio Imperial de Beijing.

El Gran Rey Cabeza de Toro

En Liyang,46 en el campo, había uno llamado Zhuang Guanyu, quien en sueños vio a un demonio que tenía cuernos en la cabeza, golpeaba la puerta y entraba a su casa. El demonio le dijo: “Yo soy el Gran Rey Cabeza de Toro.47 El Emperador de lo Alto48 me ordenó que viniese a este lugar a comer la sangre de los sacrificios. Ustedes deben hacer una estatua y ofrendarme sacrificios. Necesariamente obtendrán retribución”. Cuando Zhuang Guangyu despertó le transmitió la noticia a los aldeanos. En la aldea había una enfermedad epidémica. Todos dijeron: “Es preferible que creamos en el sueño”. Recolectaron diez mil monedas, erigieron tres salas hechas de paja y colocaron una estatua sedente del dios de cabeza de toro. Después la enfermedad epidémica desapareció. Quienes venían al templo con rogativas creían en la eficacia de éstas. El incienso y las velas para las ofrendas aumentaron en mucho. Así transcurrieron unos cuantos años. En la aldea había uno llamado Zhou Man, cuyo hijo tenía viruela. Fue al templo y ofreció animales en sacrificio al dios. Luego procedió a adivinar mediante los ocho diagramas.49 Obtuvo un resultado fausto. Zhou, alegre, le dio las gracias al dios. Pocos días después, el hijo de Zhou murió. Zhou, enojado, dijo: “Yo me apoyaba en mi hijo para labrar el campo y para que me alimentara. Mi hijo ha muerto, ¡mejor sería que yo también muriera!”. Con una azada en la mano y trayendo a su esposa golpeó al dios con cabeza de toro, le hizo pedazos el cuerpo y derribó su templo. Los aldeanos sintieron gran miedo, porque consideraron que les acarrearía sin duda una extraña calamidad. Desde ese entonces reinó la calma. No se supo adónde se fue el dios de cabeza de toro.

Wilfredo Carrizales
Últimas entradas de Wilfredo Carrizales (ver todo)

Notas

  1. Prefectura ubicada en la actual provincia de Jiangsu, en la China central.
  2. Valiéndose de los trigramas del Libro de los cambios.
  3. Localizada en la actual provincia de Anhui, en la China central.
  4. Unidad de medida de longitud equivalente a un tercio de metro.
  5. Ubicado en la actual provincia de Jiangsu.
  6. Año 320 a.C.
  7. Jing Fang (77-37 a.C.) fue un erudito, pionero en el estudio del Libro de los cambios.
  8. Año 144 a.C.
  9. De la dinastía Han del oeste (206 a.C.-25 d.C.).
  10. Literato estudioso de la doctrina confuciana y compilador de textos antiguos. Vivió aproximadamente entre los años 77 y 6 a.C., durante la dinastía Han del oeste.
  11. “Gran Tranquilidad o Felicidad” (280-289): era del emperador Wu de la dinastía Jin. En el año 140 a.C., reinando el emperador Wu de la dinastía Han del oeste, se introdujo la costumbre de dividir los años del reinado en diversos períodos llamados nianhao, procedimiento que continuó siglo tras siglo hasta el fin de la dinastía Qing en 1911.
  12. Lugar situado al suroeste de Beijing.
  13. “Gran Paz” (302-303): período del gobierno del emperador Hui de la dinastía Jin.
  14. Prefectura localizada en la actual provincia de Hubei, en la China central.
  15. Aves de buen augurio que aparecían cuando iba a ocurrir un suceso extraordinario y favorable.
  16. Año 317.
  17. “Jian Wu” significa “Establecer lo militar”. El período comenzó el año 317 y finalizó el año siguiente.
  18. Localidad situada en la actual provincia de Jiangsu.
  19. Año 318.
  20. “Gran Prosperidad”.
  21. General que sirvió bajo las órdenes de tres emperadores de la dinastía Jin oriental (317-420).
  22. Nombre propio público dado al llegar a la mayoría de edad, a los veinte años.
  23. General (¿?-328) oriundo de la provincia de Shandong, en la China oriental. El año 327 se sublevó con un ejército en contra del emperador Cheng de la dinastía Jin oriental. Fue derrotado y muerto.
  24. Localizado en la actual provincia de Jiangsu. Baishi significa “Piedra Blanca”.
  25. Unidad de medida de longitud equivalente a tres metros y un tercio.
  26. Importante erudito de la dinastía Han occidental.
  27. Antigua medida de capacidad equivalente a diez dou. Un dou es igual a un decalitro (después, durante la dinastía Song del sur (1127-1179), un hu equivalía a cinco dou).
  28. Huan significa desastre, calamidad, catástrofe.
  29. 221-207 a.C.
  30. Durante el llamado “Período de Primavera y Otoño” (770-476 a.C.), el Estado de Qin era uno de los doce Estados existentes.
  31. Nu Te significa “Iracundo Toro”. El carácter te etimológicamente designa al toro. Ya se encuentra con este significado en el Libro de los cánticos (Shi Jing), cuya compilación se atribuye a Confucio.
  32. Localizada en la actual provincia de Gansu, en la China occidental.
  33. Catalpa ovata. Catalpa china. Árbol de la familia de las bignoniáceas.
  34. Año 739 a.C.
  35. Ubicado en la actual provincia de Shaanxi, en la China septentrional.
  36. Antiguo distrito ubicado en la parte meridional de la provincia de Shandong.
  37. Se trata de unas copas llamadas gong, hechas de cuerno.
  38. Llamada ta.
  39. Llamado li.
  40. “Enrejado colocado sobre una ventana” se expresa con el carácter ling.
  41. Horquilla para sujetarse el peinado.
  42. Inclinándose con las manos juntas en la frente.
  43. Unidad de longitud equivalente a quinientos setenta y seis metros.
  44. Reverencia usada para saludar o despedirse.
  45. El “medicamento, remedio o droga” se refiere a la tierra tomada de la hornacina.
  46. Distrito ubicado en la actual provincia de Jiangsu.
  47. Desde la antigüedad, en China se adoraba al buey como a un dios. Un soldado del inframundo llamado A Bang se transformó en un demonio con cabeza de buey y cara de caballo y de allí parte la creencia en ese ser. Posteriormente pasó a ingresar el panteón de la religión taoísta, simbolizando las cosas malas y oscuras en el mundo.
  48. Máxima deidad en la que creen los chinos y que rige desde el cielo. Podría equipararse con la noción de Dios.
  49. Sistema de adivinación que consiste en lanzar al suelo los ocho hexagramas del Libro de los cambios.
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo